Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Hacienda dará $2.8 Mlls. a CSJ para carros nuevos

A pesar de que hay carencias en otras dependencias, Hacienda deberá transferir el dinero

La Corte Suprema de Justicia ha pedido más dinero para comprar autos. Hacienda se lo tendrá que dar. Foto EDH / archivo

La Corte Suprema de Justicia ha pedido más dinero para comprar autos. Hacienda se lo tendrá que dar. Foto EDH / archivo

La Corte Suprema de Justicia ha pedido más dinero para comprar autos. Hacienda se lo tendrá que dar. Foto EDH / archivo

El Ministerio de Hacienda tendrá que desembolsar $2.8 millones a la Corte Suprema de Justicia (CSJ) para que ésta compre más de 260 vehículos nuevos , a pesar de que la mismo administración tributaria acepta que las finanzas del país son complicadas.

"Se los vamos a tener que dar conforme a la disponibilidad porque no podemos hacer nada. Le tendremos que hacer la transferencia", dijo.

Por Constitución, la CSJ tiene cada año un incremento del 6 % en su presupuesto.

A pesar de que el ministro de Hacienda, Carlos Cáceres, aseguró que le pidió a la Corte no solicitar ese desembolso, asegura que debe cumplir con esta transferencia, a la que lo obliga la Constitución.

La ley primaria estipula que aunque se quiera utilizar ese dinero en otra institución no puede hacerlo. De igual forma ocurre con la Asamblea Legislativa, que a pesar de haber sido criticada por el uso que hace de sus fondos, no puede transferir los fondos a Hacienda, hasta que termine el año fiscal.

El pago contrasta con las carencias económicas que afrontan otras instituciones del Estado, como la Policía Nacional Civil y los ministerio de Salud y Educación, que a pesar de ser de las instituciones que más se les ha incrementado el presupuesto tienen problemas para solventar las demandas de la población.

También contrasta con la falta de fondos con el que el Ministerio de Hacienda justifica el retraso en el pago a proveedores, que tienen que esperar entre 60 y 90 días para recibir el pago por los bienes y servicios que prestan al Gobierno. La mayoría son pequeñas empresas.

Panorama fiscal

Este desembolso no sería problema para Hacienda de no ser por los constantes problemas fiscales que ha afrontado en los últimos años.

En la rendición de cuentas de dicho ministerio, Cáceres comunicó que el país terminaría al final de año con un déficit fiscal del 4.2 %, que representa un aproximado de $900 millones.

Eso a pesar de que desde 2009 los ingresos tributarios se han incrementado en el orden de los $850 millones, obtenidos a través de más impuestos.

Sin embargo los ingresos no han sido suficientes porque un buen porcentaje ha sido destinado a transferencias para programas sociales y subsidios, que a juicio de economistas está presionando cada vez más las finanzas públicas.

El Grupo Técnico de Sostenibilidad Fiscal, formado por economistas de Fusades, Funde, el PNUD y universidades privadas, indicó recientemente en un diagnóstico sobre las finanzas públicas que el Gobierno debe reducir su gasto y hacer más eficientes los ingresos que le llegan.

La deuda es parte de los principales problemas que el Gobierno enfrenta y que el ministro Cáceres reconoció ayer que no ha podido controlar.

Según los datos oficiales, la deuda total del país asciende a 56.7 % del PIB.

El fisco ya trabaja en una Ley de Responsabilidad Fiscal que podría equilibrar los ingresos y los gastos, aunque la medida es criticada por otros como una alternativa tardía, de acuerdo con los tiempos políticos.

El analista Juan Héctor Vidal, uno de los invitados a la rendición de cuentas de ayer, dijo que a pesar de que el ministro se muestra preocupado por la situación fiscal del país hasta el momento no se han visto medidas concretas.

"No hemos visto ningún esfuerzo", aseguró.

Presupuesto equilibrado

Mientras se ejecuta el plan de gastos actual, el ministro Cáceres ya está elaborando un nuevo presupuesto para 2014.

El funcionario dijo que el proyecto no variaría mucho respecto a la cifra que fue aprobada el año pasado, aunque aseguró que hay varios gastos que deberán incluirse en él, como los $350 millones en bonos que la administración anterior adquirió para Educación y Seguridad a través del Fideicomiso de Educación (Fosedu), que vencerán pronto.

Además deben agregarse $40 millones de las elecciones presidenciales e incluir el gasto de los subsidios al gas propano, transporte y agua. Solo en el gas propano el gasto sería de $105 millones, aproximadamente, dijo. "Estamos queriendo racionalizar el presupuesto a niveles bien similares a los del año pasado".

Tampoco detalló cuánto podría incrementarse el presupuesto de la CSJ ni el de la Asamblea Legislativa, que han sido los órganos de Estado más criticados por los gastos innecesarios.

Sin embargo, el funcionario dijo ayer que ya están preparando un nuevo presupuesto 2014, que aplicaría mecanismos de evaluación cada cierto tiempo. Con este "presupuesto por resultados", Hacienda determinaría si los fondos asignados a Salud, por ejemplo, han sido utilizados de forma eficiente y para el bien de la población.

Cáceres dijo que algunas de las dependencias gubernamentales ya están aplicando este mecanismo y que el próximo año se incorporarían otros ministerios.

Agregó que todavía se está recibiendo la información de los diferentes ministerios, por lo que aún no tiene claro si la cantidad que se solicitará para 2014 será mayor que la que se pidió este año y cuáles serán las proyecciones sobre las que se formulará.

La economista de la Fundación Salvadoreña para el Desarrollo Económico y Social (Fusades), Carolina Alas de Franco, dijo en esa oportunidad que uno de los retos del Gobierno es crear un presupuesto realista.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación