Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Gobierno topa la tarjeta de crédito y paga más intereses

El saldo de Letras del Tesoro (deuda de corto plazo) a diciembre fue de $793.9 millones.

dólares

Solo en el mes de febrero ingresaron al país $354.8 millones de remesas familiares, logrando un crecimiento de 11.7% con respecto al mismo mes del año anterior.  | Foto por Archivo

Solo en el mes de febrero ingresaron al país  U.S. $354.8 millones de remesas familiares, logrando un crecimiento de 11.7% con respecto al mismo mes del año anterior. 

Las Letras del Tesoro o Letes, que son utilizadas por el Gobierno como una tarjeta de crédito, cada vez que necesita liquidez, han llegado una vez más a su límite máximo, y la tasa de interés que se paga por ellas es ahora más cara de lo se pagaba a inicios del año. 

De acuerdo con el Ministerio de Hacienda, el saldo de esta deuda de corto plazo a diciembre de 2015 sumaba $793.9 millones, y las últimas colocaciones efectuadas  en la Bolsa de Valores reflejan que este dinero cuesta hoy una tasa de interés de entre 4.5 y 4.8%, cuando en enero de este año apenas pagaba una tasa del 2.9%. 

El uso de este dinero fácil, pues no necesita de la aprobación de la Asamblea Legislativa, ha compensando el déficit que el Gobierno ha tenido en otras áreas, como la baja recaudación del IVA y la renta respecto a lo que Hacienda pensaba recaudar este año. 

También ha compensado la falta de los $900 millones de deuda (bonos) que el Gobierno quiso emitir en abril pasado y que la Corte Suprema de Justicia le frenó por supuestas inconsistencias en la manera cómo se aprobó en la Asamblea Legislativa. 

Cada semana, de los últimos cuatro meses, el Gobierno tomó prestado más de $20 millones. Solo en mayo el Gobierno no emitió nada, según las cifras del Ministerio de Hacienda.

Además, la tasa de interés que se paga por las Letes se ha elevado porque, de acuerdo con el economista de Funde, Carlos Pérez Trejo, el riesgo soberano del país también ha crecido, lo que significa que   calificadoras de riesgo como Fitch Ratings, Standard & Poor’s y Moody’s. ven a El Salvador como un país con una elevada deuda que es cada vez más difícil de pagar. 

De hecho, la última calificación negativa la dio Moody’s en noviembre pasado, y su argumento fue que “las autoridades tienen una capacidad limitada para frenar una tendencia alcista del endeudamiento del Gobierno en un escenario de un alto déficit fiscal”. 

La deuda del país ya supera los $16,000 millones, según datos del Banco Central de Reserva. Esto representa más del 50% del Producto Interno Bruto (PIB); mientras que el pago de intereses ya supera los $578.9 millones a noviembre de este año, según el Banco Central de Reserva.

En 2014 el país pagó $610 millones solo en intereses, una cantidad con la que se podría construir dos veces la Presa Hidroeléctrica El Chaparral, cuyo costo se estimaba en $291 millones.

Además el Gobierno tiene la presión de un sistema de pensiones cuya deuda crece cada año, así como un menor margen para subir los impuestos, después de tres reformas tributarias impuestas desde 2009 hasta la fecha. 

Trejo asegura que esto obligará nuevamente al Gobierno a recurrir a la Asamblea Legislativa a solicitar un nuevo préstamo que borre la deuda de corto plazo y la vuelva de largo plazo, como ya ocurrió en más de tres veces desde 2009. No obstante, aclaró que, debido a que Hacienda teme que  la Corte Suprema de Justicia le frene otras emisiones, las Letras del Tesoro bien podrían llegar a los $1,000 en marzo de 2016. 

Lo mismo cree el economista Luis Membreño: “el Gobierno tendrá que hacer ineludiblemente un refinanciamiento de esta deuda”, concluyó días atrás. 

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación