Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Gobierno de México reducirá gastos

En informe de tercer año de gestión, Peña Nieto anunció que se apretará cinturón ante entorno económico

Peña Nieto, presidente de México

 No habrá aumento de impuestos ni a medicinas ni a alimentos, anunció el presidente mexicano, en cambio,  gobierno reducirá gastos | Foto por Archivo

El presidente mexicano, Enrique Peña Nieto, reiteró ayer que no habrá aumento de impuestos para enfrentar la caída de ingresos públicos, sino que el Ejecutivo se ajustará el cinturón para bajar los gastos. 

“Ante la reducción de los ingresos petroleros no vamos ni a aumentar impuestos ni a endeudar al país. Le toca al Gobierno apretarse el cinturón, el Gobierno tiene que gastar menos y gastar mejor”, dijo con motivo del tercer informe de su gestión. 

El mandatario prometió un presupuesto austero y “sensible con la prioridades” de la población para el 2016, que incluirá una reducción del gasto administrativo y operativo con el fin de aumentar la inversión “en lo sustantivo”. 

Tendrán prioridad los programas de combate a la pobreza, la seguridad pública, los recursos para las universidades y el desarrollo científico y tecnológico, así como los programas de impulso al crecimiento de la economía y los proyectos de infraestructura en curso, detalló. 

Peña Nieto explicó que había “tres opciones para enfrentar el faltante de ingresos públicos” y la “situación compleja exterior”, caracterizada por una “alta volatilidad de mercados financieros”, que está repercutiendo en la economía mexicana. 

La primera, subir los impuestos, que “no la vamos a tomar” porque “para crear empleos las familias y empresa necesitan tener certidumbre tributaria”. “No habrá IVA ni a medicinas ni a alimentos”, insistió.  

La segunda  sería “endeudar al país” y “esta alternativa tampoco la vamos a tomar”, ya que el “capital internacional se está volviendo más caro y escaso” y además “hay que apostar por abonar a la credibilidad y confianza”, afirmó. 

Así, dijo, se optó por la tercera opción, hacer un “ajuste preventivo al gasto del Gobierno” y una “reforma hacendaria” con la que el país ha podido enfrentar de mejor manera el impacto de la caída de los ingresos petroleros en las finanzas públicas. 

Esta reforma tuvo cuatro objetivos que “se están cumpliendo”, entre ellos incrementar la recaudación tributaria, que en 2014 subió en 186,000 millones de pesos ($11,006 millones) y en el primer semestre de 2015 alcanzó un máximo histórico, 13.6 % del producto interno bruto (PIB), 5.2 puntos porcentuales más que en 2012, apuntó. 

Además, señaló, se han logrado “despetrolizar” las finanzas públicas. En el primer semestre de 2015 los ingresos petroleros solo representaron el 18.6 % de los ingresos totales, lo que “contrasta” con el casi 40 % que había en el 2012. 

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación