Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

El gobierno español reforma y endurece el acceso a jubilación

Esperan disminuir la carga de pensiones en 6,500 millones de dólares con los duros cambios

Las duras reformas dificultarán acceso pensión anticipada voluntaria y forzosa. foto edh/archivo

Las duras reformas dificultarán acceso pensión anticipada voluntaria y forzosa. foto edh/archivo

Las duras reformas dificultarán acceso pensión anticipada voluntaria y forzosa. foto edh/archivo

MADRID. El Gobierno español aprobó ayer nuevas medidas para garantizar la sostenibilidad del costoso sistema de pensiones, mediante el endurecimiento de las jubilaciones anticipadas y parciales y el fomento de la continuación de la vida laboral más allá de la edad legal de retiro.

La nueva reforma endurece también el cobro del subsidio del desempleo por parte de los mayores de 55 años, al tener en cuenta la renta de toda la unidad familiar para poder optar al mismo, y penaliza los despidos colectivos en grandes empresas que afecten sobre todo a mayores de 50 años.

Con este real decreto-ley- que puede afectar particularmente a los bancos en proceso de saneamiento o a grandes compañías en restructuración-, España pretende ahorrar unos 5,800 millones de dólares al año una vez que estén plenamente en vigor todas sus medidas, lo que no sucederá hasta 2027, cuando la edad legal de jubilación se situará en 67 años.

"Hoy las jubilaciones anticipadas y las jubilaciones parciales suponen un coste anual para el sistema de más de 11,700 millones de dólares y está previsto que cuando esté en vigor esta medida suponga un ahorro de casi un 50 por ciento de esta cantidad anualmente", dijo la ministra de Empleo y Seguridad Social, Fátima Báñez, tras el Consejo de Ministros.

Quienes se jubilan de forma anticipada cobran de media una pensión de 1,413 euros ($1,860), frente a los 1,206 euros ($1,568) de quienes se mantienen en el mercado laboral hasta los 65 años o más.

Con esta reforma, el Ejecutivo quiere reducir las tensiones provocadas por la crisis económica en las cuentas de la Seguridad Social ante el descenso del número de trabajadores cotizantes y el envejecimiento de la población.

La Seguridad Social cerró 2012 con un déficit de 10,131 millones de euros, el 0.96 por ciento del Producto Interior Bruto, frente al equilibrio previsto inicialmente.

El pago de pensiones supone alrededor de un 10 por ciento del PIB español, y ese peso podría subir en más de 3.5 puntos hasta el año 2060 en caso de no implementar reformas, dijo Báñez.

Los principales sindicatos del país, Comisiones Obreras y la Unión General de Trabajadores, criticaron en un comunicado conjunto el decreto aprobado por el Gobierno, al que acusaron de burlar el diálogo social y el Pacto de Toledo, el marco donde los partidos políticos debaten la situación de las pensiones.

La reforma de las pensiones es uno de los grandes cambios estructurales pendientes en el país, y forma parte de las tradicionales demandas de Bruselas y otros organismos internacionales al Ejecutivo español, que está abordando los cambios en el sistema de forma escalonada —REUTERS.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación