Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Gobierno dispuesto a flexibilizar reformas

ANEP presentó sus objeciones y Gobierno se comprometió a revisarlas

Roberto Lorenzana y Franzi Hato Hasbún del FMLN, en los extremos, con Jorge Daboub de la ANEP durante el encuentro de reforma fiscal.

Roberto Lorenzana y Franzi Hato Hasbún del FMLN, en los extremos, con Jorge Daboub de la ANEP durante el encuentro de reforma fiscal.

Roberto Lorenzana y Franzi Hato Hasbún del FMLN, en los extremos, con Jorge Daboub de la ANEP durante el encuentro de reforma fiscal.

El Gobierno se mostró dispuesto a modificar las reformas fiscales que ha propuesto para recaudar al menos $200 millones, tras la tercera reunión que sostuvo ayer con los principales directivos de la Asociación Nacional de la Empresa Privada (ANEP).

"Esto es perfectible. Estamos dispuestos a llevarle a los diputados una modificación de la propuesta a la que lleguemos (con la empresa privada) para que ellos consideren también. Ahora ellos forman parte de esta discusión", dijo el ministro de Hacienda, Carlos Cáceres, al salir del encuentro con los empresarios, en el que también participó el próximo secretario Técnico de la Presidencia, Roberto Lorenzana y el secretario de Diálogo Político y Social, Franzi Hato Hasbún.

En la reunión, la empresa privada le presentó a los funcionarios una lista de los efectos adversos que podría enfrentar el país si se aplican las medidas tributarias que el Gobierno ha propuesto. También le presentó una serie de alternativas en las que se debería trabajar desde ya, como el crecimiento económico y una ley de responsabilidad fiscal.

El presidente de la gremial empresarial, Jorge Daboub, aseguró que el Gobierno les prometió llevar esas consideraciones a la Asamblea Legislativa y a programar otra reunión dentro de dos días, para discutir el tema a nivel técnico. Vieron apertura del Gobierno y Daboub espera que no hayan "sorpresas" en los próximos días.

Entre las reformas planteadas por el Gobierno están la aplicación de un tributo a las transacciones bancarias así como un impuesto a los bienes suntuosos y a las imprentas y periódicos.

A juicio de Daboub, ninguna de estas reformas tendría que aprobarse en la Asamblea Legislativa pues muchas de ellas terminarían afectando a toda la población e incluso, algunas de ellas podrían reñir con la Constitución de la República, mencionó sin dar más detalles.

Cáceres reconoció que en la discusión del tema, habrán algunas observaciones en las que será más fácil lograr acuerdo, pero en otras, tendrán que consultar a los "tributaristas".

La discusión del tema tomará su tiempo. Lorenzana dijo ayer que las conversaciones podrían durar un par de semanas, pues están dispuestos a escuchar propuestas para mejorar la reforma.

La discusión en torno a la aprobación de los $800 millones de bonos que el Gobierno urge para pagar sus responsabilidades y dejar "la mesa limpia" se tocó en la reunión, pero según Daboub no se profundizó en ella.

El próximo lunes está programado que Cáceres llegue a la Comisión de Hacienda de la Asamblea Legislativa para discutir, de nuevo, el tema fiscal y las medidas tributarias a aplicar.

Esta es la primera vez que el Gobierno accede a discutir las medidas fiscales antes de aprobarlas en la Asamblea Legislativa.

Otras dos reformas fiscales aprobadas en 2009 y 2010 fueron avaladas por los diputados sin que el Gobierno diera a la empresa privada una posibilidad de discusión previa o de hacer alguna modificación.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación