Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Gobierno contempla otro impuesto a la gasolina

Impuesto sería de 1 % y se aplicará cuando el precio del barril de petróleo baje de $50

Los consumidores serán los que percibirán el nuevo impuesto sobre el precio de la gasolina. foto EDH/archivo

Los consumidores serán los que percibirán el nuevo impuesto sobre el precio de la gasolina. foto EDH/archivo

Los consumidores serán los que percibirán el nuevo impuesto sobre el precio de la gasolina. foto EDH/archivo

Con la baja de precios de los combustibles los usuarios de vehículos han encontrado un gran ahorro en sus gastos mensuales; sin embargo, el Gobierno evalúa aplicar la Ley de Impuesto Especial sobre Combustibles, creada en 2009, que estipula que cuando el precio del barril de petróleo baje de los $50 se cobrará un impuesto del 1 % a los precios del combustible. La Ley fue aprobada en diciembre de 2009 por diputados del FMLN, PDC, PCN, CD y GANA, sin la presencia de ARENA.

Según Nelson Carrillo, jefe de la División Reguladora de Análisis de Mercado del Ministerio de Economía (Minec), el impuesto se genera por primera vez cuando el precio del barril baja de los $70 y explica que entre los $70 y $50 se cobra 0.5 % de impuesto sobre el precio del combustible y se cobra el 1 % abajo de los $50.

Curiosamente, aunque la ley ya está aprobada y en vigencia, el impuesto todavía no se ha cobrado. Y es que el Ministerio de Hacienda, será el ente que aplicará dicho tributo, y está evaluando la posibilidad de ponerlo en marcha.

De acuerdo con Carrillo, el Ministerio de Hacienda se estará reuniendo con las petroleras para establecer el impuesto; añadió que "la aplicación de este impuesto se hará sobre las ventas que diferentes estaciones de servicio están generando, el Ministerio visitará las estaciones y sobre esa metodología (establecida en la ley) iniciará el proceso de cálculo.

Sin embargo, Salvador Durán, presidente de la Asociación de Empresarios Distribuidores en Estaciones de Servicio (Adepetro), expresó que a ellos no se les ha informado de ningún impuesto.

Durán explica que en un momento de disminución de precios el Gobierno no debería de imponer más tributos, ya que solo logrará que las ventas del combustible disminuyan.

Para la industria de las estaciones de servicio, la baja de precio es un factor clave en el crecimiento de las ventas. Desde el 2008, las estaciones de servicio habían experimentado una baja en el consumo de combustible, con un crecimiento de ventas bajo que no supera el 1%.

Pero tras la caída de precios, los empresarios han visto una nueva luz y esperanza de poder percibir crecimientos del 5 % en ventas. Es por esto que gremiales como Adepetro advierten que no deberían aplicar nuevos impuestos.

"Hacemos un llamado al optimismo en este momento, debemos aprovechar el chispazo de precios bajos", añadió Durán, explicando que la baja de precios debe ser visto como una oportunidad para el crecimiento económico, puesto que la disminución implica ahorro familiar y esto incita a que las personas consuman más.

Actualmente, el combustible ya posee una diversidad de impuestos que incluye el Valor Agregado (IVA) que es del 13%, 16 centavos del Fondo de Estabilización y Fomento Económico (FEFE), 20 centavos del Fondo de Conservación Vial (Fovial), y 10 centavos del Cotrans. De ejecutarse el impuesto se le agregaría un 1 % al precio.

Carrillo ejemplifica diciendo que "contra una baja de 18 o 20 centavos en el precio, se verán dos o tres centavos de impuesto". No obstante, Adepetro advierte que no se debería aplicar ningún tipo de gravámenes.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación