Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Fusades: economía con bajo crecimiento y vida más cara

Entre los principales problemas del país está el alto costo de la vida, que subió pese al lento crecimiento

El empleo informal sigue creciendo en el país debido al bajo crecimiento y la inseguridad ciudadana. foto EDH/Archivo

El empleo informal sigue creciendo en el país debido al bajo crecimiento y la inseguridad ciudadana. foto EDH/Archivo

El empleo informal sigue creciendo en el país debido al bajo crecimiento y la inseguridad ciudadana. foto EDH/Archivo

El Salvador continúa sufriendo los estragos del bajo crecimiento económico y sigue siendo uno de los países de menor rendimiento en Centroamérica.

La alta inseguridad ciudadana, el clima de inversión negativo, la insuficiente generación de empleo formal, el lento crecimiento y el alto endeudamiento público vienen a frenar el desarrollo integral del país.

La Fundación Salvadoreña para el Desarrollo Económico y Social (Fusades) determinó ayer, en su Informe de Coyuntura Económica del cuarto trimestre del año pasado, que "en 2014 el desempeño de la mayoría de indicadores económicos fue inferior que el de 2013".

El bajo crecimiento del país vino a afectar otros ámbitos de la economía nacional, entre ellos el poder de compra de la población. Álvaro Trigueros explicó que uno de los problemas es que la economía crece a un ritmo lento, mientras que el costo de la vida se ha ido incrementando.

El informe de Fusades detalla que "según cifras oficiales, en los últimos cinco años el poder de compra se redujo 8.7 %, el Producto Interno Bruto (PIB) per capita creció en promedio 1.2 % por año".

Adicionalmente, la confianza de los consumidores mostró una leve reducción, "el índice de confianza de los consumidores durante 2014 ha mostrado una tendencia errática", señaló Fusades en el informe. Explicó que el año inició con una reducción importante de la confianza durante el primer trimestre, luego en abril mostró una mejora considerable y desde ese mes ha tenido tendencia a la baja.

Uno de los ejes principales y más problemáticos fue la creación del empleo formal. Fusades establece que el empleo formal creado en 2014 fue de 27,000 promedio por año, frente a un crecimiento de la población económicamente activa de 60,000.

Esto significa que hay más personas económicamente activas que empleos formales en el país. No sólo esto, al observar el número de cotizantes al Instituto Salvadoreño del Seguro Social (ISSS) se puede ver que este aumentó en 1.4 %, es decir, 8,656 cotizantes hasta noviembre del año pasado.

Pero, al compararlo con el año anterior, se puede ver que los empleos crecieron menos, puesto que el 2013 este fue de 44,868 cotizantes, lo que equivale a un crecimiento de 6.4 %.

Otro elemento en donde no se ve claro es en la generación de negocios y ventas en las empresas.

La Encuesta de Dinámica Empresarial de la Fundación reveló que un mayor número de empresas reportó disminución de sus ventas.

No es casualidad, por tanto, que un sinnúmero de negocios en centros comerciales y almacenes ofrece descuentos y promociones de hasta el 70 por ciento.

Pese al bajo crecimiento del país, el Gobierno mantuvo alto el gasto corriente (ver nota aparte).

Fusades establece que el gasto total de las finanzas públicas disminuyó 0.2 %, pero las remuneraciones, es decir, el salario de empleados públicos incrementó en 115.6 millones de dólares (5.5 %).

Inversión extranjera bajó en el 50 %

El año pasado fue particularmente negativo para las inversiones en el país, tanto para el sector público como el privado. Aun más preocupante fue que para el cierre del 2014, el país experimentó una baja del 50 % en la inversión extranjera directa.

Según Fusades, hasta septiembre del año pasado el flujo de entrada de inversión extranjera directa fue de 113 millones de dólares más que el año anterior. Sin embargo, al compararlo con el flujo de inversión de 2012, año en el que el país tuvo un ingreso de 515 millones de dólares en inversión extranjera directa, se puede ver lo mucho que el país ha dejado de percibir.

Álvaro Trigueros, director del Departamento de Estudios Económicos de Fusades, explicó que sólo en el último trimestre del año pasado hubo una salida de inversión extranjera de 286 millones de dólares debido a la compra del gobierno de las acciones de Enel en La Geo, casos que vienen a lastimar aún más el ya deteriorado clima de inversión nacional.

Una de las principales críticas es que no hay seguridad jurídica para los inversionistas. Más preocupante aun fue que se dieran casos como el de Enel, en donde una empresa italiana retiró sus inversiones del país, ante el cambio de reglas del juego.

De acuerdo con el informe de coyuntura económica de Fusades, la percepción del clima de inversión fue negativa al cuarto trimestre del año anterior, reportando una caída de 34 %.

Por otra parte, la inversión pública se redujo en 101.9 millones de dólares, es decir, 14 % con respecto a 2013; lo que contradice el mensaje que el Gobierno ha estado emitiendo sobre el crecimiento de la inversión pública.

Fusades detalla en su informe que durante enero y septiembre del año pasado hubo variaciones con referencia a los países de donde proviene la inversión. De acuerdo con la Fundación las entradas provienen de Estados Unidos más que todo, con 62 millones de dólares, es decir 3% aproximadamente; y de Guatemala con 25 millones de dólares, equivalente a 12 %.

Sin embargo, es agravante ver la cantidad de capital que salió del país durante ese año: México tuvo salidas equivalentes a 48 millones de dólares, Luxemburgo sacó 23 millones de dólares y Japón 11 millones de dólares.

Los tres factores por los cuales el clima de inversión ha sido negativo han mantenido su presencia durante todo el año. La delincuencia es el factor más importante, este pasó a ser la variable que más afectó a los empresarios.

La incertidumbre fue otro factor que lastimó la confianza de los empresarios para invertir, tomando en cuenta que existen otros elementos que vulneran la toma de decisiones, tales como la tramitología (especialmente en el sector construcción donde hay mas de 1,000 millones de dólares en inversiones paralizadas) y la seguridad jurídica.

Finalmente se encuentra la incertidumbre que generan las próximas elecciones legislativas.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación