Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Fusades: “No se deben utilizar los ahorros de pensiones para resolver problemas fiscales”

Aseguran que el deterioro de las finanzas públicas no tiene como causa principal el pago de pensiones. REVISE EL DOCUMENTO COMPLETO.

Sistema mixto podría complicar las pensiones

Sectores sociales critican que al volver el ahorro de pensiones a un fondo estatal no habrá suficiente control sobre el uso del dinero.

Sistema mixto podría complicar las pensiones

Si bien la Fundación Salvadoreña para el Desarrollo Económico y Social  (Fusades) consideran que El Salvador necesita de manera urgente una reforma integral al actual sistema de ahorro para pensiones, también destaca que los problemas fiscales que enfrenta el Gobierno no deben justificar cambios apresurados al esquema previsional actual.

De acuerdo con Fusades, el Gobierno debe resolver los problemas de sus finanzas publicas, pero dejando de creer que una reforma al sistema de pensiones será la solución a todos sus problemas.

Un estudio de la Fundación, denominado: ¿Por qué debe respetarse el ahorro de los trabajadores para sus pensiones?, señala que “no se deben utilizar los ahorros para pensiones para resolver los problemas de las finanzas publicas; esto sería tratar de alcanzar un objetivo, pero con el instrumento equivocado”, advierte el tanque de pensamiento.

A raíz del proyecto de reforma de pensiones, propuesto por el ministro de Hacienda, Carlos Cáceres, y avalado por el Fmln, el cual pretende regresar a un sistema de reparto, como el que fracasó en el ISSS e INPEP, diversas organizaciones sociales y sindicales  han reaccionado al respecto y han salido al paso, advirtiendo que volver a un sistema como el que administraban esos institutos públicos, no solucionaría los problemas actuales del sistema de pensiones.

Consulte el documento de Fusades

 

Para Fusades, un cambio tan drástico como volver a un sistema que no funcionó no es lo recomendable, ya que esto aumentaría la deuda pública sustancialmente, se vulneraría a los trabajadores su derecho a la propiedad de sus ahorros y se perdería el potencial de este ahorro para financiar el crecimiento nacional;  además, de que la transición demográfica desfavorece el sistema de reparto. 

Pese a que en reiteradas ocasiones funcionarios de gobierno han señalado que la deuda que mantiene el Estado con las pensiones son una gran carga para el Estado, y que por ello deben buscar una solución inmediata, esa no es la verdad absoluta, de acuerdo con el análisis de Fusades.

Por el contrario, según los datos de la entidad, el deterioro de las finanzas publicas que enfrenta el Gobierno, se debe en buena medida a que cada año aumenta de manera desmedida  el gasto en diversos rubros.

Así entre 2007-2014 los gastos por remuneraciones, transferencias corrientes, así como  bienes y servicios, aumentaron 1.97, 0.74 y 0.64 puntos del Producto Interno Bruto (PIB), respectivamente, mientras que la erogación por pensiones sólo creció 0.29 puntos del PIB, y los gastos de capital y por intereses exhibieron leves reducciones. 

En 2014 los rubros de mayor peso relativo respecto al gasto total fueron: remuneraciones 40 %, bienes y servicios 19 %, gastos de capital 12 %, y el gasto de pensiones representó apenas el 8 %.

Esto demuestra que la brecha existente entre ingresos menos gastos públicos, resulta de todas las operaciones que realiza el sector público durante un ejercicio, es decir, el desembolso en el  tema de las pensiones es un agregado más en el gasto, por lo cual la deuda no se puede atribuir a un rubro especifico, ya que el gasto incluye una gama de conceptos, según lo refieren.

Fusades considera que no es justificable que el Gobierno se ampare en el problema de la deuda previsional, para tomar dinero de los salvadoreños y llevarlos a las arcas del Estado.

Sobre el tema, la Asociación Nacional de la Empresa Privada (Anep), apunta que el plan Cáceres es una confiscación que no puede hacerse, argumentando que significa “quitarle el dinero a la gente para resolver un problema fiscal”.

“Es evidente que se necesitan medidas de ajuste fiscal para resolver de manera comprensiva los problemas de las finanzas públicas, particularmente se debe reducir el déficit, estabilizarlo y posteriormente disminuir la deuda. Para lograrlo, es necesario realizar un análisis integral de los ingresos, gastos y el presupuesto y realizar medidas correctivas”, recomienda Fusades en su informe.

Hasta la fecha se conoce de dos diferentes versiones sobre el plan para reformar el sistema de pensiones, ambos hablan de buscar implementar un sistema mixto, pero en la práctica se trata de regresar al antiguo esquema del ISSS e INPEP; de ahí que los tanques de pensamiento señalan que una reforma debe estar basada en estudios técnicos, definiendo medidas tendientes a acrecentar el ahorro previsional.

Una reforma apropiada
Para Fusades, la viabilidad del sistema de pensiones del país, pasa por encontrar la manera más apropiada de gestionar la deuda del antiguo sistema publico de reparto, ya que el sistema actual por medio del Fideicomiso de Obligaciones Previsionales  (FOP) afecta negativamente la rentabilidad de los fondos de pensiones, limita las posibilidades de invertir este ahorro en instrumentos financieros más rentables y apoyar proyectos productivos que impulsen el desarrollo económico.

“El sistema de pensiones necesita reformarse pero respetando el ahorro de los trabajadores, ya que las cuentas individuales de ahorro para pensiones constituyen un ahorro sagrado, pues son fruto de mas de 16 años de cotizaciones de los trabajadores afiliados al Sistema de Ahorros para Pensiones”. 

Según lo destacan, a partir de la experiencia de otros países, se conocen un conjunto de herramientas y medidas para enfrentar el reto de las pensiones,  los cuales podrían evaluarse y cuantificarse, con el fin de posibilitar que estas puedan aumentar de manera responsable y sostenible en el tiempo.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación