Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Fusades critica que Gobierno presentó presupuesto falso

La solicitud de más préstamos por parte del gobierno comprueba que el Presupuesto 2014 carece de fondos

Una de las observaciones realizadas por expertos es el incremento de los ingresos tributarios durante el último quinquenio, con el agravante de que el gasto subió más rápido. Foto edh / archivo

Una de las observaciones realizadas por expertos es el incremento de los ingresos tributarios durante el último quinquenio, con el agravante de que el gasto subió más rápido....

Una de las observaciones realizadas por expertos es el incremento de los ingresos tributarios durante el último quinquenio, con el agravante de que el gasto subió más rápido. Foto edh / archivo

Ya para finalizar el quinquenio del presidente saliente, Mauricio Funes, su gestión se ve reflejada en un grave deterioro de las finanzas públicas del país.

Una de las causas de esta debilitada situación fiscal, según explica la Fundación Salvadoreña para el Desarrollo Económico y Social (Fusades), es que el presupuesto aprobado para el 2014 es falso y fue elaborado omitiendo y subestimando gastos .

Álvaro Trigueros, director del departamento de estudios económicos de Fusades, expresó que "la mejor prueba de que el presupuesto 2014 no era un presupuesto real y verdadero, y que estaba desfinanciado es que hoy, a cinco meses de haber iniciado el año, se están pidiendo más de mil cien millones de dólares en préstamos", lo cual incluye los 800 millones de dólares para el pago de las Letras del Tesoro (Letes) y 356.2 millones de dólares para pagar el vencimiento de los bonos.

Para Fusades, es necesario que el presupuesto se revise completamente para así revelar el desfinanciamiento y corregir el problema de las finanzas públicas. Trigueros añadió que, para resolver la situación de deterioro en el crecimiento económico y fiscal de El Salvador, se necesita lograr un ajuste integral que involucre medidas de ingresos, de gastos, de transparencia y de institucionalidad en el proceso presupuestario.

Sin embargo, la problemática recae en el proceso presupuestario, el cual omite y subestima gastos en su elaboración; esto ha sido criticado por la Fundación como el generador de un círculo vicioso que lleva al Estado a caer en una "trampa de desfinanciamiento".

Esto se explica al observar el presupuesto del corriente año, en donde se omitió el vencimiento de un préstamo por 335 millones de dólares y de devolución de impuestos por 197.8 millones de dólares.

Es este presupuesto el que "permite la emisión de Letes más allá de las necesidades de financiamiento de corto plazo, permitiendo que se financien gastos permanentes", según explica el documento.

También revela que el paquete tributario, presentado por Hacienda, no será suficientes para terminar el año. Este incluye el financiamiento por subestimación de gastos en 2014 (419.9 millones de dólares), por omisión del pago de vencimiento de deuda (335 millones de dólares), por sobrestimación de ingresos tributarios (138.7 millones de dólares), por sentencias de inconstitucionalidad (64.3 millones de dólares) y emisión de eurobonos para roll over de Letes (800 millones de dólares). Esto totaliza en 1,757.9 millones de dólares; es decir, que el financiamiento adicional al presupuesto requerido para este año sobrepasa los mil setecientos millones de dólares.

Por otra parte, el informe indica que existen señales de que en los próximos meses se finalizará el año con un déficit fiscal alto, ya que hay factores que frenan los ingresos, y otros que presionarán el gasto al alza.

La recaudación tributaria ha demostrado una desaceleración, disminuyendo de 8.3%, en el acumulado a abril de 2013, a 1.2 % en este año. Esto equivale a 116.3 millones de dólares por debajo de lo presupuestado. Si analizamos el deterioro fiscal, podemos ver cómo el déficit se mantiene alto y la deuda ha crecido rápidamente a representar casi el 60 % del PIB.

Desde 2007 hasta 2013 las finanzas públicas se han deteriorado, poniendo así en riesgo la estabilidad macroeconómica. Dos de los puntos más alarmantes son el déficit fiscal, el cual mantuvo un promedio de 4.1% del Producto Interno Bruto (PIB) en el período analizado; y el gasto público que incrementó cuatro puntos del PIB en el mismo período, comparado con un incremento de 1.9 puntos en los ingresos. Para Fusades este aumento se debe a las remuneraciones, que representan 1.7 puntos del PIB; las transferencias corrientes (1.1 puntos); y el gasto en bienes y servicios (0.7 puntos).

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación