Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Furgoneros son víctimas de asaltos

Cientos de choferes esperaban ayer, pasar la frontera entre El Salvador y Honduras en El Amatillo. Dicen que el lues por la noche asaltaron a varios camioneros

Furgoneros son víctimas de asaltos

Furgoneros son víctimas de asaltos

Furgoneros son víctimas de asaltos

Los transportistas de carga que están atascados en la frontera El Amatillo en La Unión, a consecuencia del auto bloqueo acordado por empresarios del sector a nivel regional, aseguran que son víctimas de asaltos en la zona conocida como La Vuelta del Soldado, en territorio hondureño.

Los choferes aseguran que desde la noche de lunes han registrado varios asaltos, tanto a sus pertenencias como a la mercadería que transportan y que se encuentra varada en el paso fronterizo ante la negativa de los transportistas de cancelarle 18 dólares a la Dirección de Aduanas de El Salvador, en concepto del escáneo de mercadería que entró en vigencia la semana anterior.

Hugo Hernádez es un chofer de transporte de carga de origen costarricense. Està atascado en la frontera junto a un contenedor cargado de leche liquida que debe transportar hasta Guatemala. Aseguró que él no ha sido víctima, pero que hay compañeros de profesión que fueron asaltados la noche del lunes.

"Los que estamos cerca de la frontera estamos bien, tenemos seguridad, electricidad, comida, agua y lo necesiaro. El problema es para quieens están más retirados, ellos no tienen esos beneficios y encima son asaltados por falta de seguridad en la zona en la que están", dijo.

Agregó que esos compañeros de los que habló "para comer le pagan a los mototaxistas de Honduras para que les lleven la comida a la zona a fin de no dejar sola su mercancia". Agregó que están haciendo grupos de vigilancia para evitar ser sorprendidos por los delincuentes.

Largas filas

Al igual que el costarricense Hernández, cientos de conductores de camiones y furgones estaban, ayer, parados a la espera de que se levante el autobloqueo del paso fronterizo que los transportistas de carga de la región acordaron.

Ayer, enormes filas de furgones, rastras y camiones se observaban a la orilla de la carretera, tanto al lado de El Salvador como de Honduras. En nuestro país, la fila se extendìa por no menos de tres kiómetros, mientras que en la república vecina, la fila sobrepasaba los seis kilómetros desde el sector del Puente La Amistad.

Los choferes aseguran que la medida les ha ocasionado el incremento en los gastos de alimentaciòn y estadía en la zona de la frontera, sin embargo, sostienen que deben apoyar para evitar que el gobierno de El Salvador, mediante el cobro de 18 dólares por escáneo de la carga que llevan, les "quite el dinero que tanto cuesta ganar".

Hernández dijo que "el paro afecta más a los exportadores, que son los dueños de la mercaderìa. Nosotros somos 26 furgones cargados de leche que viene de Costa Rica y va para Guatermala". Agregó que el problema que ellos como transportistas tienen es el incremento en los costos de manutenciòn y que son víctimas de robo en las zonas más alejadas de la frontera y hasta donde se extienden las filas de furgones.

Leonel Chávez, otro chifer, dijo que llevaba productos desde Costa Rica a un supermercado internacional radicado en Guatemala. "Gasto 20 dólares diarios en comida y estoy desde el domingo y al igual que el resto de motoristas, se niega a cancelar el "impuesto" salvadoreño.

Ayer por la tarde, los dirigentes del sector se reunirían para definir que harán en las próximas horas respecto al cierre y el pago de los 18 dólares. Raúl Alfaro, presidente de la Asociación Salvadoreña de Transporte Internacional de Carga (ASTIC), dijo que estaban negociando y buscando el apoyo de las fracciones legislativas mayoritarias a fin de dejar sin efecto el cobro por escáneo.

Agregó que ellos levantarían la medida una vez el gobierno se comprometa, con documentos, a abolir el cobro para los próximos meses.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación