Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Funde propone subir la pensión a 50% del último salario

Presentan la primera propuesta de reforma que realmente mejora las pensiones de los futuros jubilados. El resto de la propuesta habla de elevar la edad de retiro y de la cotización.

Jubilados

El Gobierno y organismos internacionales han considerado antes subir la edad de retiro y la cotización, medidas que fueron rechazadas por la población. | Foto por elsalv

La Fundación Nacional para el Desarrollo (Funde) propuso ayer una serie de medidas para que la pensión suba de 30%  a 50% del último salario recibido por  el cotizante. 

Funde sugirió cuatro cambios en concreto para que el sistema actual de pensiones alcance la meta de una pensión equivalente al 50% del salario y no una de 30% como lo es en la actualidad.

Funde  pone el dedo en la llaga respecto a que el Gobierno pague más a los cotizantes por invertir sus ahorros obligadamente en los Certificados de Inversión Previsional (CIP). El interés a pagar debería ser de  5.87 % y no  de 3%, como actualmente.

Según cifras de las AFP, $56 de cada $100 ahorrados son invertidos de forma obligatoria en CIP, lo cual afecta las ganancias de los trabajadores.

 Obligados por decreto, el 70 % de los ahorros privados de las AFP’s  se invierte en  CIP y otros. Funde sugiere que ese porcentaje baje a 60 % y se permita destinar el dinero a otras inversiones con más ganancias.

Funde es el primer organismo que ha propuesto reformas para mejorar el monto de los futuros pensionados. Las propuestas conocidas hasta ahora, sólo plantean elevar la edad para jubilarse y las cotizaciones, algo que visto desde  la perspectiva de los afectados, representa solamente egresos y no ganancias.

No obstante, Funde sostiene que es necesario  subir de 13 % a 14.5 % el porcentaje de la cotización mensual de los trabajadores.  La idea es que el 7 % salga del bolsillo del cotizante  y el restante 7.5 % de la empresa empleadora.

A diferencia de otras propuestas, Funde plantea  que la comisión que cobran las Administradoras de Fondos de Pensiones (AFP)  por gestionar los ahorros se reduzca de 2.2 % a 2%.

No obstante, Funde no prescinde de proponer   que la edad de retiro suba a 62 años para los hombres y 60 para las mujeres.

Sacrificio

Ya que subir la cotización es una medida que sindicatos han rechazado antes, Funde razonó que el porcentaje que proponen no afectará mucho el bolsillo de las familias.

El documento “Líneas generales para una reforma previsional en El Salvador”, explica que un trabajador con salario  de $500 tendría que agregar $3.75 a su cotización y el empleador suma otros $5.

Respecto a la edad de retiro, la fundación explicó que la esperanza de vida en El Salvador ha crecido, por lo que jubilarse a mayor edad permite ahorrar durante más tiempo. 

En teoría eso debe permitir que si una persona vive más tiempo, la pensión no se termine al cabo de unos años.

Funde hizo estas recomendaciones en una conferencia conjunta con la Fundación Salvadoreña para el Desarrollo Económico y Social (Fusades), cuya  recomendación se enfocó en que el Estado mejore sus finanzas para que logre pagar las pensiones de sus empleados, en lugar de tocar los ahorros privados.

Fusades reseñó que de 2007 a 2014 el pago de pensiones que hace el Estado solo subió un 0.3 %, mientras el pago de remuneraciones creció un 1.9%.

Nacionalizar es inestable

Tanto Funde como Fusades coincidieron en que entregar todo o una parte de los ahorros de pensiones al Gobierno es una medida que en el largo plazo complicará las finanzas públicas, pues el Estado tendrá más deudas y compromisos por pagar.

En un ejercicio de cálculo hecho por Fusades, si las personas que eligieron pasar al sistema privado de pensiones regresaran al anterior esquema, el gasto de pensiones subiría a $16,776 millones. Si se regresara por completo a un sistema público el gasto se dispararía a $33,933 millones.

Las cifras son estimaciones, considerando que el cambio se hubiese hecho efectivo este año. Debido a que el Estado ya tiene problemas de caja, con una deuda que representa cerca del 60 % del Producto Interno Bruto (PIB), sumar los compromisos de pensiones en realidad sería una carga mayor para el Estado.

El deterioro además pondría en duda la capacidad del Gobierno para pagar las pensiones futuras.

Estas observaciones fueron apoyadas por Funde. El economista Carlos Pérez Trejo expresó que una reforma debe liberar al Estado de obligaciones futuras, y no añadirle más. Las organizaciones insistieron en que se debe continuar con el sistema de capitalización individual y fortalecerlo.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación