Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Frijol se mantiene a $1.25 la libra, pese a "medidas"

Los comerciantes están ofreciendo producto de primera, segunda y tercera calidad para que el cliente pueda comprar según sus posibilidades. Foto EDH / Miguel Villalta

Los comerciantes están ofreciendo producto de primera, segunda y tercera calidad para que el cliente pueda comprar según sus posibilidades. Foto EDH / Miguel Villalta

Los comerciantes están ofreciendo producto de primera, segunda y tercera calidad para que el cliente pueda comprar según sus posibilidades. Foto EDH / Miguel Villalta

Aunque ya pasaron más de dos meses desde que el Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG), junto al Ministerio de Economía (Minec), anunciaron la paralización de las exportaciones de frijol, como "una medida que permitiría estabilizar y reducir el precio del producto", lo cierto es que desde que se anunció hasta la fecha, la libra del grano ha aumentado $0.35.

Cuando las autoridades del Minec y el MAG tomaron esa decisión, el pasado 15 de mayo, el frijol aún se comercializaba entre $0.80 y $0.90 la libra, pero este ha aumentado.

Los comerciantes consultados en la calle Gerardo Barrios de esta capital señalaron que, en lo que respecta al frijol rojo de seda, muchos están ofreciendo de dos tipos, el de cosecha anterior a $1.15 y el nuevo a $1.25.

Mientras que el precio por quintal, el de seda de la cosecha anterior se encuentra a $110 y, el de la nueva, a $112.

En el caso del frijol tinto es similar, los vendedores están ofreciendo producto de la producción anterior a $100 por quintal y $108 el nuevo.

De acuerdo con Jenifer Herrera, comerciante de la zona, algunos clientes han aprovechado a comprar bastante producto antes que siga incrementándose su precio.

Lo que les está ayudando a mitigar los impactos del alza, de acuerdo con los vendedores, es que están logrando ofrecer producto de primera, segunda y tercera calidad, según lo pueda pagar el cliente.

Don Ricardo Maldonado, otro comerciante del centro capitalino, dijo que "se está vendiendo más poquito", desde que los granos han aumentado exageradamente su costo; pero la mayor preocupación que enfrentan en este momento no es que la gente está comprando menos, sino que, aunque el gobierno ha dicho que la cosecha de agosto vendría a reducir los altos precios, "esta es incierta".

Tal como lo han destacado algunos productores nacionales, la sequía ha provocado que se pierda una parte de la cosecha que sale este mes, lo que no permitiría que el precio pueda estabilizarse a la brevedad.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación