Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Frijol se dispara y prevén se escasee

El frijol de mejor calidad se vende a $1.78 y $1.80 en supermercados. Otro se oferta a $1.30

Frijol se dispara y prevén se escasee

Frijol se dispara y prevén se escasee

Frijol se dispara y prevén se escasee

La mala cosecha de frijol que hubo a inicios de año, sumado a la pérdida de 140 mil quintales del grano a raíz de la sequía en agosto y las inestables condiciones climáticas que atraviesa el país, según los productores nacionales, son los principales factores que mantienen a esta altura del año el precio de frijol elevado.

En un sondeo de precios realizado esta semana por El Diario de Hoy en los alrededores del mercado Central y la calle Gerardo Barrios, se constató que el precio del frijol en todas sus variedades continúa al alza, llegando a $1.40 en la plaza, y en supermercados ya ronda $1.80 el que se vende como de mejor calidad o según la marca.

Una semana atrás aún había vendedores en el mercado Central que ofrecían la libra de frijol de seda a $1.25, esta vez fue diferente, el precio mínimo que ofrecen los comerciantes —cuando los clientes objetan por precio más bajo— es de $1.30 por la misma cantidad.

Sin embargo, la mayoría de comerciantes exponen su mercancía por libra a precios que oscilan entre $1.35 y $1.40.

La problemática, según lo comentó don José Hernández —uno de los comerciantes de la Gerardo Barrios—, "es que en el país ya no queda cosecha propia".

"Están más caros, ya no hay (frijol) del nacional; este que tenemos es de Nicaragua, pero ya ni de allá van a poder traer porque allá ya no hay, así que lo que se espera es que aumente más de precio al menos mientras sale la cosecha en noviembre", advirtió el comerciante.

Don José Monjarás, también comerciante de la zona, explicó que no sólo el frijol de seda de la nueva cosecha está experimentando la fluctuación de precios al alza.

El frijol tinto ha pasado de costarle a los salvadoreños $1.15 a $1.25 por libra esta semana.

"Las ventas están super mal, la gente sale corriendo cuando uno le dice el precio", resintió Monjarás.

Tal como lo refiere el gráfico, con datos de la retrospectiva de precios que mantiene el Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG) en su sitio web, los precios del frijol —tanto el de seda como el tinto— no han logrado experimentar una tendencia a la estabilización ni mucho menos a la reducción.

Aun el frijol de la cosecha pasada se mantiene caro. Este lo encuentran en $1 la libra, y según lo apuntaron los vendedores, por la degradación de calidad no es de los preferidos para los clientes.

Los precios para los mayoristas también siguen elevándose.

El quintal de frijol rojo de seda pasó de costar $120 hace 2 semanas, a un mínimo de $125 y un máximo de $130 durante la presente.

Por su parte, el frijol tinto incrementó $10 en los últimos 15 días, pasando de $110 a $120 por quintal.

Mientras tanto, en las plazas donde se comercializa el grano, los vendedores se continúan quejando por las pocas ventas que tienen en los últimos meses, y los clientes por el alto costo de los productos de la canasta básica.

Don Marcos Ayala, un cliente del mercado Central, que llega desde Santa Tecla a hacer sus compras a la plaza, aseguró que el precio de los frijoles sigue igual de caro.

"Dijeron que iba a bajar, pero va subiendo cada vez más", resintió Ayala.

Sin frijol nacional

La poca producción que los agricultores nacionales lograron obtener en la cosecha de agosto ha hecho que no se tenga una tendencia de precios a la baja como lo había previsto el Ministerio de Agricultura.

Según lo declaró el presidente de la Cámara Agropecuaria de Pequeños y Medianos productores (Campo), Guillermo Quijano, la reducción del 20 % de la cosecha de ese mes ha dejado el mercado a la deriva de tener que buscar el frijol en otros países, porque lo que aquí se sacó no es suficiente para abastecer el mercado y menos para variar los precios.

"Nosotros dijimos en agosto que se había perdido buena parte de la producción. Esta situación puede mantenerse así hasta la tercera semana de noviembre, que es cuando comienza a salir la producción", dijo Quijano.

Pero el presidente de la gremial también advirtió que la cosecha de noviembre, que equivale a casi un millón de quintales de frijol, no está del todo garantizada.

Según lo refirió, con las condiciones climáticas que se han presentado en los últimos días no se puede garantizar que la producción salga sin complicaciones, aunque tampoco se atreve a pronosticar pérdidas en la cosecha.

"Posibilidad de la cosecha al 100 % no se tiene, porque efectivamente el invierno no se está comportando de una forma normal y la demasiada lluvia que está cayendo ahorita está afectando también la producción de frijol", aseguró el agricultor.

Adicional a esto, tal como lo refirió el presidente de Campo, muchos agricultores tampoco recibieron ayuda de parte del Gobierno para volver a sembrar y al no contar con las condiciones, no han podido hacerlo, y esto afectaría la producción total.

"Esta gente tiene que ver cómo sobrevivir, porque no tuvieron ningún tipo de ayuda", resintió Quijano.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación