Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Fracasa la licitación del Puerto La Unión

Ninguna de las cuatro empresas presentó una oferta

El Puerto sigue sin funcionar a plenitud desde hace más de seis años. foto EDH / René Quintanilla

El Puerto sigue sin funcionar a plenitud desde hace más de seis años. foto EDH / René Quintanilla

El Puerto sigue sin funcionar a plenitud desde hace más de seis años. foto EDH / René Quintanilla

La esperanza de que el Puerto de La Unión por fin comience a funcionar se esfumó ayer por la tarde con la misma rapidez con la que el presidente de la Comisión Ejecutiva Portuaria Autónoma (CEPA), Nelson Vanegas, explicó lo sucedido.

Ninguna de las cuatro empresas que habían precalificado para participar de este proceso de licitación presentó sus ofertas ante la Unidad de Adquisiciones y Contrataciones Institucional (UACI) de CEPA.

La UACI habilitó su oficina desde las 8:00 de la mañana y hasta las 3:00 de la tarde para recibir una propuesta de al menos una de las cuatro compañías internacionales que se mostraron interesadas en administrar la terminal.

El mismo vicepresidente de la República, Óscar Ortiz, dijo ayer por la mañana, en un evento público, que la concesión de la terminal marítima sería cuestión de días.

Pero llegada la hora no apareció ninguna de las empresas precalificadas y la UACI tuvo que redactar un acta declarando desierto el proceso público.

Una hora después y en una apresurada conferencia de prensa en la que se dejó por fuera a varios medios de comunicación, el presidente de la autónoma, Nelson Vanegas, confirmó que la licitación se declara desierta y que, de ahora en adelante, se buscarán los "mecanismos legales" enmarcados en la Ley de Adquisiciones y Contrataciones de la Administración Pública (Lacap) para continuar con el proceso.

"Esto tendrá su seguimiento enmarcado en la parte legal de la Lacap", dijo. "Vamos a continuar con el proceso cerrando este capítulo", agregó.

La entrega de ofertas fracasada ayer fue retrasada anteriormente en otras cuatro ocasiones diferentes bajo el argumento de que las compañías precalificadas tenían dudas y aún hacían preguntas sobre la infraestructura.

Las dudas estaban relacionadas al movimiento comercial del puerto, sus márgenes de utilidad y además sobre fisuras que presentaba la infraestructura, cuya construcción inició en 2005 y fue terminada en 2008.

Estos fueron algunos de los motivos que Vanegas aceptó ayer como parte de los factores que no atrajeron a las empresas precalificadas.

"Sí fuimos atractivos. Hay un esfuerzo muy grande, pero cuando usted se enfrenta a situaciones como que no tiene desarrollado un movimiento permanente, eso hace que los modelos financieros sean diferentes. Eso hace difícil el desarrollo de un puerto", señaló.

Agregó que también se cree que no hubo participación por la competencia que tiene del Puerto de Acajutla, que es actualmente la terminal marítima de la que entra y sale la mayoría de productos, así como el bajo desarrollo de la zona oriental.

Vanegas agregó como punto en contra que "el marco legal que tenemos no permite una interacción con los participantes, es muy rígido", por lo que añadió que se revisará el marco legal y posteriormente se tomará una decisión junto al Presidente y Vicepresidente de la República. "Se van a considerar todos los planes", agregó el funcionario.

Las cuatro empresas interesadas en participar eran Grup Maritim TCB, SL, de España; Bolloré Ports and Logistics, de Francia; International Container Terminal Services INC, de Filipinas y Saam Puertos S.A, de Chile.

Ante este panorama y de acuerdo a la Ley Lacap, CEPA puede volver a abrir un nuevo proceso de licitación y solo se requerirá de una contratación directa, si esta segunda oportunidad también se declara desierta.

El presidente Vanegas dijo en otra ocasión que ya tenían un plan B si la licitación se declaraba desierta. Al preguntarle ayer sobre este plan, el funcionario no quiso adelantar nada ni confirmó si sería posible hacer una concesión de forma directa.

Empresa china y despidos

Como contexto de la fracasada licitación de ayer está el interés de la empresa china CITIC Group, que visitó a inicio del año las instalaciones de la terminal marítima y se ha reunido con Vanegas tanto en El Salvador, en una reunión con todo el Gabinete económico, como en Venezuela, cuando viajó con Luz Estrella Rodríguez, viceministra de Economía, para firmar un carta de entendimiento con la empresa china.

También está como contexto una serie de despidos que la institución ha realizado desde que asumió la presidencia Nelson Vanegas.

El gerente del Puerto de La Unión, Milton Lacayo, así como el asesor de concesiones, Carlos Federico Paredes, y otros funcionarios de menor rango, fueron despedidos de su cargo en cuanto Vanegas asumió la presidencia.

La construcción del Puerto de la Unión inició en 2005 y fue terminada en 2008. Desde esa fecha hasta hoy, no tiene una constante actividad comercial. Por el contrario, el Estado gasta un aproximado de $10 millones anuales para pagar el crédito y su mantenimiento.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación