Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

FMI recomendó a gobierno subir IVA del 13% al 16%

Ministro de Hacienda afirmó que no están de acuerdo con la recomendación

El IVA es el impuesto más eficiente, pero también de los tributos más impopulares, según economistas. Foto EDH / Archivo

El IVA es el impuesto más eficiente, pero también de los tributos más impopulares, según economistas. Foto EDH / Archivo

El IVA es el impuesto más eficiente, pero también de los tributos más impopulares, según economistas. Foto EDH / Archivo

El Fondo Monetario Internacional (FMI) quiere que el gobierno aumente el IVA en tres puntos, y que llegue al 16 %, afirmó ayer el ministro de Hacienda, Carlos Cáceres.

El titular del Fisco explicó que esa es una de las recomendaciones más agresivas del Fondo para lograr rebajar el déficit fiscal, que el año pasado cerró en el orden del 4 % respecto al Producto Interno Bruto (PIB), y que el FMI en su última visita al país, en marzo pasado, solicitó bajar al 3 %, en 2013.

No obstante, la petición de aumentar el tributo es inviable a juicio de Cáceres. "Nosotros no estamos de acuerdo para nada en que se suba el IVA, ni la administración ni el presidente Funes", recalcó.

Al cobrar tres puntos porcentuales más, las arcas del Estado podrían ajustarse con más o menos $600 millones, "pero es un ajuste que la población no resistiría", argumentó el funcionario.

No es la primera vez que el Fondo le pide a El Salvador un incremento del IVA. El analista económico y exdirector de Fitch Ratings en el país, Mauricio Choussy, dijo que el organismo internacional ha tenido por años la inquietud de nivelar el IVA en Centro América en alrededor del 15 %.

"Ya en varias ocasiones, el FMI ha planteado la necesidad de incrementar en dos puntos el IVA, por ser el impuesto más eficiente en términos de recaudación", explicó el analista.

Solo el año pasado, Hacienda recaudó más de $1,800 millones en concepto de este tributo, mientras que con el impuesto sobre la renta recibió $1,316.3 millones.

Analistas económicos y el sector privado han cuestionado que a pesar de contar con $900 millones adicionales entre 2010 y 2012 producto de dos reformas tributarias -el Gobierno no ha solventado sus problemas de caja y ha incrementado en un estimado de $4,000 millones la deuda pública total y la ha situado en 55 % del PIB.

Choussy opinó que el aumento del IVA es poco factible en estos momentos por dos razones: el periodo preelectoral y una economía débil.

La Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) dijo esta semana que mientras la región crecerá a un ritmo del 3.5 % este año, El Salvador tendrá un crecimiento de hasta el 2 %. La proyección del FMI fue menos optimista y aseguró, después de su visita de marzo, que el país crecerá a una tasa de 1.5 % en 2013 y 2014.

Dado el efecto que la subida de tributos tiene en el desempeño económico, explicó el exdirector de Fitch Ratings, "los gobiernos deberían buscar impuestos que dañen menos la actividad económica (...) y que sean lo menos regresivos posibles", remarcó el también expresidente del Banco Central de Reserva (BCR).

A juicio del analista, gravar las llamadas telefónicas o implementar un impuesto predial podrían ser alternativas menos dañinas para rebajar el déficit por el lado de los ingresos.

El Gobierno cocinó el año pasado un tercer paquete fiscal con el fin de recaudar $50 millones anuales; pero, en lugar aumentar el IVA, ha planeado gravar las transacciones financieras, los bienes suntuarios y una modificación a la ley de imprenta.

Cáceres dijo ayer que solo están esperando la aprobación del paquete de leyes para atraer la inversión para continuar la gestión de la tercera reforma.

Pero sobre el impuesto a las operaciones bancarias, analistas consultados han dicho que aunque es un mecanismo usado en Europa, podría ser contraproducente si afecta los ahorros de los salvadoreños.

Mas ingresos y más gasto

La creatividad oficial para rebajar la brecha entre gastos e ingresos se ha limitado al cobro de impuestos, pero se ha quedado corta en cuanto a la disminución de gastos, a pesar de que también ha sido una recomendación del FMI.

"Un objetivo deseable sería reducir la deuda pública en relación al PIB a los niveles a anteriores a la crisis global para fines de esta década. Esto implicará reformas para flexibilizar y reducir el gasto corriente", declaró Mario Garza, jefe de misión del FMI para El Salvador, según un comunicado de la organización.

Para el analista económico, Claudio De Rosa, el Gobierno es "un gastador compulsivo", que no vería resuelto su problema de deuda con un aumento del IVA si no ordena la manera en que gasta los fondos públicos.

El economista afirmó que el buen juicio indica que en una situación de caos fiscal como la que vive el país lo sensato es combinar la subida de impuestos con la reducción de gastos, una postura que en ocasiones anteriores también han defendido tanques de pensamiento como la Fundación Nacional para el Desarrollo (Funde).

Por cada dólar de impuestos, por ejemplo, $0.65 sirven solo para el pago de salarios, afirmó De Rosa, quien añadió que hasta la fecha tampoco ha notado claridad en el recorte de subsidios, a pesar de que fue contemplado en un balance fiscal del sector público no financiero que Hacienda compartió con los diputados, en diciembre del año pasado.

En ese documento, el Ejecutivo anunció que rebajaría en 46 % el subsidio del gas licuado, al pasar de $34.8 a $29.8 millones, dijo De Rosa; sin embargo, han transcurrido cuatro meses y el Ministerio de Economía continúa con el proceso de actualización de datos y la licitación de un nuevo mecanismo, que según advertencias de numerosos economistas tendrá repercusiones en los negocios que se dedican a la venta del producto.

Para economistas como Luis Membreño y Ricardo Esmahan, el Gobierno arriesga miles de empleos en el sector de venta de gas con tal de obtener financiamiento para pagar ese asistencialismo.

El fisco también planteó una drástica baja del subsidio a la energía. La ayuda estatal pasaría de gastar $201.4 Mlls. a $95.9, pero "de esa reducción nadie ha dicho absolutamente nada", dijo el analista.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación