Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Fisco quiere percibir cotización de pensión de 130 mil personas

Economista critica solo es maquillaje que busca aliviar deudas del Estado con trabajadores

Se buscaría que las cotizaciones de algunos trabajadores regresen al INPEP y al ISSS.

Se buscaría que las cotizaciones de algunos trabajadores regresen al INPEP y al ISSS. | Foto por Archivo

Se buscaría que las cotizaciones de algunos trabajadores regresen al INPEP y al ISSS.

El ministro de Hacienda, Carlos Cáceres, explicó que uno de los puntos de la reforma de pensiones pretende que el Estado reciba las cotizaciones de aquellos trabajadores que recibirán una pensión mínima vitalicia, pagada con fondos públicos, cuando se les acaben los ahorros que tienen en las AFP.

La propuesta fue presentada, el jueves pasado, a la Asamblea Legislativa, durante la visita del ministro para la ratificación de algunos préstamos.

Cáceres dijo a la prensa que la propuesta de reforma busca "corregir todas las deficiencias que se han acumulado en el tiempo de dejarle responsabilidades al Estado".

El titular de Hacienda dijo que no se contemplan cambios paramétricos como aumentar la edad de jubilación o bajar el monto de las pensiones. En cambio, se buscaría "arreglar los flujos" en los casos en que el Estado debe utilizar fondos públicos para pagar algunos beneficios a cotizantes de las Administradoras de Fondos de Pensiones (AFP).

"Lo que se requiere es un ajuste de orientación de los flujos. Lo que se requiere es que si el Estado tiene la responsabilidad de darle al sector privado sus pensiones, lo lógico es que las cotizaciones vengan a este fondo que tendría que pagar las pensiones", explicó el funcionario.

Con ello se refirió a una reforma de 2006 que benefició a cerca de 130 mil trabajadores con la asignación de una pensión mínima pagada por el Estado.

Este grupo consiste en los trabajadores que ya estaban afiliados al Sistema Público de Pensiones (SPP) pero que debido a su edad o años laborados se les dio la oportunidad de pasar al Sistema de Ahorro de Pensiones (SAP) y guardar sus ahorros en una AFP.

En 2006 se hizo una reforma para que este grupo recibiera una pensión mínima vitalicia en caso de que sus ahorros en las AFP se terminaran.

Ya que las pensiones en el sistema actual dependen de los ahorros, se temía que estas personas se quedaran sin pensión al cabo de unos años.

El ministro Cáceres dijo a la prensa que este beneficio representaba un costo de $7,500 millones para las finanzas públicas. Además calificó la medida como un regalo del expresidente Elías Antonio Saca en un momento en que las finanzas públicas ya enfrentaban dificultades.

"Las cotizaciones y el dinero van para el sector privado pero la responsabilidad de pagarla es del sector público... es una pensión que no dependía de los ahorros que ellos habían acumulado", expresó.

"No es ni parche"

El economista Rafael Lemus calificó la medida como una falsa solución. "Eso no es ni parche. Es caerle al dinero de la gente. No están arreglando el flujo de pensiones", expresó.

De acuerdo con este economista, implementar la iniciativa equivaldría a revertir parte de la reforma de pensiones de 1998. En esa ocasión se le permitió a estas personas escoger entre afiliarse a una AFP o mantener su cotización en el ISSS o el INPEP.

Lemus dijo que de aplicarse la propuesta, significaría que los ahorros de estas personas y todas las futuras cotizaciones terminarían en las arcas públicas. Además, dentro de la compleja contabilidad de pensiones, esto representaría un alivio a las deudas del Estado. El gobierno actualmente toma prestados ahorros de los afiliados a las AFP y los usa para pagar las pensiones a los jubilados del sistema antiguo. Hacer que las cotizaciones de estas 130 mil personas se dirijan al Estado equivaldría a hacer un borrasaldo de la deuda, dijo Lemus.

Aunque esto signifique un alivio momentáneo, el Estado siempre tendría que lidiar con una gran cuenta al momento que estas personas lleguen a la edad de jubilación. Por ello, el economista dijo que la medida en realidad es un maquillaje y no resuelve los flujos de pensiones.

La diputada del partido ARENA, Mariella Peña Pinto, criticó la propuesta que mencionó el ministro Cáceres.

La diputada de la comisión de Hacienda de la Asamblea dijo que el Gobierno debería preocuparse por asegurar que los trabajadores reciban un mayor rendimiento (ganancias) por sus ahorros de pensiones. Esto evitaría que los jubilados se queden sin pensión y tengan que recibir fondos del Estado.

También recordó que se debe cumplir con la sentencia de la Corte Suprema de Justicia (CSJ) para que el gobierno pague una mayor tasa de interés cuando toma prestado el dinero que los trabajadores ahorran en las AFP.

El titular de Hacienda se negó a hablar sobre más propuestas de reforma. Alegó que por el momento aún no ha sido revisada por el Presidente de la República, ni se ha sometido a aprobación con la población o los sectores políticos.

En sus declaraciones, Cáceres solo habló de corregir deficiencias. Negó que la reforma implique cambios paramétricos o reducir las prestaciones que los trabajadores ya tienen para su pensión.

Por ahora solo el secretario Técnico de la Presidencia, Roberto Lorenzana, y representantes del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) habrían revisado la propuesta de reforma de pensiones.

Lorenzana ya anunció que este año iniciarán un proceso de diálogo para presentar la propuesta completa a diversos sectores de la sociedad.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación