Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

El financiamiento de Canal de Nicaragua genera serias dudas

b La ejecución del proyecto despierta entusiasmo pero también hay inquietudes por el tema medio ambiental

El empresario chino Wang Jing (izquierda), propietario de HKND Group, presentó esta semana en Nicaragua la ruta definitiva que seguirá la construcción del canal interoceánico.

El empresario chino Wang Jing (izquierda), propietario de HKND Group, presentó esta semana en Nicaragua la ruta definitiva que seguirá la construcción del canal interoceánico.

El empresario chino Wang Jing (izquierda), propietario de HKND Group, presentó esta semana en Nicaragua la ruta definitiva que seguirá la construcción del canal interoceánico.

El proyecto del Gran Canal Interoceánico en Nicaragua ha tomado fuerza desde que el lunes pasado se autorizó la ruta que se seguirá para la construcción de la vía. En el vecino país centroamericano, sin embargo, aún existen muchas dudas en torno a cómo se financiará el megaproyecto y en cuál será su verdadero impacto ambiental.

El representantes de HKND Group, Dong Yunsong, y el presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, anunciaron el lunes que el canal tendrá 278 kilómetros de largo. La vía se construirá desde la desembocadura del río Punta Gorda, en el Océano Atlántico, hasta el río Brito, en el Océano Pacífico, atravesando el gran lago de dicho país.

La construcción esta planificada para tardar cinco años, iniciando a finales de 2014 e inaugurando las operaciones en el 2020. De acuerdo a estadísticas oficiales se estima que la obra requerirá una inversión de $40,000 millones como mínimo.

Durante la presentación, sin embargo, no se tocó a profundidad el tema del financiamiento para una construcción que se espera aumente el crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) en un 15 % para 2016. El gobierno de Nicaragua solo ha mencionado que, según sus proyecciones, la operación de esta vía interoceánica duplicaría la economía del país.

"Obviamente, el sector privado no va a estar en la capacidad de un proyecto de esa magnitud. Tendríamos que hacer consorcios y otro tipo de inversión", dijo el pasado martes el titular del Consejo Superior de la Empresa Privada (Cospe), José Adán Aguerri.

Según la gremial, el sector privado necesitará alianzas con empresas internacionales para poder participar en la construcción.

Por su parte la Cámara Nicaragüense de la Construcción ve con optimismo el proyecto debido a los beneficios que puede representar para el sector. El plan aprobado en junio del año pasado por la Asamblea Nacional del vecino país incluye también la construcción de dos puertos de aguas profundas, uno en cada océano, aeropuertos, un ferrocarril, un oleoducto e instalaciones para dos zonas de libre comercio.

El canal poseerá una profundidad máxima de 30 metros, el ancho variará entre 230 y 520 metros en diferentes tramos. A través de él se espera que transiten 5,100 barcos al año de un tamaño superior a los que permite el Canal de Panamá. El tiempo de tránsito a través de Nicaragua sería de 30 días para estas embarcaciones.

La construcción de esta obra requerirá de 50,000 trabajadores mientras que, según el HKND Group, generará otros 200,000 empleos indirectos.

Impacto ambiental

Grupos ambientalistas no gubernamentales, como el Centro Humboldt, criticaron que la presentación de la ruta no ahondó sobre el impacto que la ruta tendrá en los ecosistemas y las medidas de contención que serán implementadas.

La principal preocupación es que 105 kilómetros de la trayectoria atraviesan el Lago Cocibolca, también conocido como el Gran Lago de Nicaragua. Además, se creará el lago artificial Atlanta, con una extensión de 400 kilómetros cuadrados para abastecer de agua al canal.

El propietario del grupo chino, Wang Jing, salió al paso de estas críticas. "Les doy mi palabra de que el canal de Nicaragua será un canal ecológico, amigable al medio ambiente... Ninguno de nuestros resultados viene de nada, de lo vacío. Por todo esto hemos invertido una fortuna considerablemente grande" expresó.

El presidente Ortega también apoyó estas declaraciones al decir que "Si se hubiera escogido la ruta más barata se habría escogido la ruta más costosa en provocar daños ambientales y costosa para reparar esos daños".

Las autoridades aseguran que se han tomado las medidas necesarias para reducir el impacto en los ecosistemas. Además, según la presentación del HKND Group, el lago artificial también servirá como centro de ecología, turismo y acuicultura. La construcción del proyecto requerirá solventar las dudas sobre financiamiento y ecosistemas antes de fin del año.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación