Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Al final del periodo Proesa aún busca cómo incentivar las inversiones

La semana pasada Proesa lanzó las bases de un concurso público internacional para contratar la consultoría

Sólo una empresa del sector textil y de la confección ha llegado al país en los últimos tres años. foto edh / archivo

Sólo una empresa del sector textil y de la confección ha llegado al país en los últimos tres años. foto edh / archivo

Sólo una empresa del sector textil y de la confección ha llegado al país en los últimos tres años. foto edh / archivo

Después de 44 meses de administración, el Gobierno salvadoreño aún busca cómo incentivar las inversiones, tal como quedó en evidencia la semana pasada, cuando lanzó un concurso público internacional para la contratación de un consultor, quien deberá construir un "esquema de incentivos" para atraer nuevos capitales.

El concurso es promovido por la Agencia de Promoción de Exportaciones e Inversiones de El Salvador (Proesa), que en la presente gestión nada o muy poco ha hecho por atraer nuevas inversiones.

En lugar de reforzar la estructura operativa de Proesa, lo primero que hizo este Gobierno fue desmontarla y, al armarla de nuevo con empleados inexpertos descartó la promoción y atracción de la Inversión Extranjera Directa (IED). A la fecha ni siquiera han dado a conocer el total que llegó al país en 2012.

Al intentar aprender en el camino, Proesa dejó atrás los buenos resultados alcanzados durante la gestión pasada. En dicho quinquenio se establecieron en el país 105 empresas de los sectores textil y de la confección, financieras, agroindustriales y de turismo, entre otras.

En ese período también, las empresas extranjeras realizaron 63 expansiones, inspiradas en el buen clima para hacer negocios, que entonces se respiraba en el país. Eso permitió que en esos cinco años, la IED en el país totalizara los $1,048 millones.

Sin embargo, la actual Proesa hasta hoy dice que "El reto de El Salvador es ofrecer los incentivos adecuados y de valor agregado en los diferentes sectores para ser más competitivos", según el documento del concurso público.

La contratación del consultor procede de los fondos Fantel, con quien el 21 de mayo de 2012, el Gobierno suscribió para la ejecución de proyectos que generen la promoción de empleos, a través de la IED, las exportaciones y el turismo para 2012-2016, pero 2012 ya pasó.

La idea es disponer de incentivos para que nuevos proyectos de inversión se establezcan en el país. Este tipo de iniciativas, según el analista del sector Rigoberto Monge, revelan que se está reconociendo que no existen políticas adecuadas para atraer inversiones.

"Proesa está reconociendo que no existe el esquema de incentivos que tanto hemos dicho, y tanto hemos pedido para poder incentivar las actividades productivas", comentó.

En esta gestión los resultados han sido bastante "precarios", al compararla con registros pasados, dice Monge. Eso ha colocado al país en los últimos lugares con respecto a sus socios comerciales de Centroamérica.

De hecho, en octubre pasado la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), informó que los flujos de IED hacia El Salvador cayeron el 60 % en el primer semestre de 2012.

Según ese organismo, entre enero y junio del 2011, el país percibió $290 millones, pero el primer semestre de 2012 apenas atrajo $116 millones. Con esos resultados, El Salvador fue el país que menos atrajo a los inversionistas después de Bahamas, que vio reducida en el 75 % su inversión extranjera.

Urgente

Es obvio, según Monge, que con tan malos resultados hay una urgente necesidad de tener un nuevo programa más ágil, eficiente y moderno.

Sin embargo, las políticas o instrumentos legales se quedan cortos si el país no ofrece incentivos como seguridad jurídica y ciudadana, institucionalidad y un mejor clima para hacer negocios. "Sólo así los inversionistas extranjeros podrán poner la mirada en nuestro país", afirmó.

El analista reconoce que el paquete de leyes relacionadas a lo que el Gobierno llama "Nuevo Ciclo de Inversión" es positivo, pero espera que éstas puedan ser consensuadas con el sector privado cuando llegue el momento de discutirlo en la Asamblea Legislativa.

El director Ejecutivo de La Fundación Nacional para el Desarrollo (Funde), Roberto Rubio, sostiene que la falta de rumbo económico del país se refleja en este tipo de acciones, que son demasiado tardías, y que sustentan las razones por las cuales El Salvador ha dejado de ser atractivo para los inversionistas foráneos.

Agrega que eso mismo ocurrió con el Plan Quinquenal, que se comenzó a elaborar casi un año después de haber iniciado la gestión de Gobierno, dejando en claro que no había una apuesta de país lo suficientemente clara.

Los economistas insisten que de continuar con tan bajos niveles de inversión, será difícil elevar las tasas de crecimiento del país.

Las ofertas para participar en la licitación deberán presentarse el 22 de abril próximo, y tener claro que diseñarán un esquema de incentivos para la atracción de IED, acorde al presupuesto económico del Gobierno salvadoreño, según el documento, que se encuentra colgado en el portal www.comprasal.gob.sv.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación