Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Fenómeno de El Niño tiene 90 % de probabilidad de ser más fuerte a fin de año

Para los expertos, uno de los principales problemas que tiene la región es que más de un millón de hogares dependen de la agricultura de subsistencia

Los niveles de humedad del suelo continúan a la baja por la falta de lluvia. Foto EDH/ Archivo

La degradación es provocada en gran parte por la contaminación de la tierra con los productos químicos.

Los niveles de humedad del suelo continúan a la baja por la falta de lluvia. Foto EDH/ Archivo

De acuerdo con los datos proporcionados por el Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales, actualmente el país se encuentra ante la presencia del fenómeno El Niño de intensidad moderada, pero existe una probabilidad del 90 % que aumente su intensidad a finales de este año y que pueda alargarse hasta 2016.

Según lo destaca el informe, se ha observado que el Océano Atlántico está pasando de temperatura cálida a fría en las últimas semanas, lo que ha ocasionado el déficit de lluvia.

Según data de los registros históricos, cuando el agua del Atlántico tropical norte está fría y el agua del Pacífico ecuatorial central está en su fase cálida, se genera el fenómeno El Niño y la combinación de estos eventos en ambos océanos provoca sequías en El Salvador.

El comportamiento de la lluvia en el país bajo la influencia de las condiciones de ambos océanos en el estado descrito, suele tener acumulados de lluvia bajo los promedios históricos.

Pero la crítica situación que se experimenta no parece tener fin a corto plazo. Según las perspectivas del clima para julio y agosto continuaría la reducción o falta de lluvias y las altas temperaturas, como ya se había pronosticado desde inicios de año, donde se informó de una canícula que afectaría por 15 días entre estos dos meses.

El ministro Ortez, aseguró que se espera una canícula para la segunda o tercera semana de julio, lo que podría poner en mayor riesgo la producción local, ya que la mayoría de agricultores no cuentan con las condiciones para llevar agua a las plantaciones.

"En más de 10 años no se ha hecho nada para que los agricultores cuenten con sistemas de riego que les ayuden en esta situación", apuntó Ramón Arístides Mendoza, representante de la Unión Comunal Salvadoreña.

Además esto podría significar mayores problemas para los agricultores que ponen su fe en la cosecha postrera para recuperarse.

Un grave escenario si no se toman medidas

El año pasado, según las estimaciones de organizaciones internacionales, más de 500 mil familias centroamericanas no tuvieron acceso a alimentos como consecuencia de una sequía histórica: al menos 236,000 familias en Guatemala estaban en esta situación; unas 120,000 en Honduras, 100,000 en Nicaragua y 96,000 en El Salvador, según lo han referido medios internacionales.

Para los expertos, uno de los principales problemas que tiene la región es que más de un millón de hogares dependen de la agricultura de subsistencia, y como la mayoría de ellos se encuentran en los llamados Corredores Secos, "que abarcan el 30% de la superficie de Centroamérica", fenómenos como la sequía se traducen "en desnutrición y en menores oportunidades para salir de la pobreza".

En El Salvador se estima que existen más de 250 mil personas que tienen como fuente de ingresos las labores agrícolas.

De estos agricultores un buen porcentaje ya se encuentran preocupados porque podrían quedarse sin su inversión, sin obtener ganancias y sin el alimento para sus familias.Para los expertos, uno de los principales problemas que tiene la región es que más de un millón de hogares dependen de la agricultura de subsistencia

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación