Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Familias se ahorran $48 con bajos precios combustibles

Recomiendan al Gobierno aprovechar bajos precios para ahorrar en la entrega de subsidios

Los precios podrían bajar de los tres dólares para finales de diciembre y hasta los $2.50 para 2015. foto edh / huber rosales

Los precios podrían bajar de los tres dólares para finales de diciembre y hasta los $2.50 para 2015. foto edh / huber rosales

Los precios podrían bajar de los tres dólares para finales de diciembre y hasta los $2.50 para 2015. foto edh / huber rosales

El bajo precio del barril de crudo ha traído un efecto positivo para los países importadores de combustibles, y sobre todo para los consumidores.

En El Salvador se estima que las familias se están ahorrando $48 mensuales, en promedio, por el bajo valor de los combustibles, según indicó ayer Salvador Durán, presidente de la Asociación de Distribuidores en Estaciones de Servicio (Adepetro).

Explicó que este ahorro implica que ahora las familias tienen más dinero para gastos personales, lo que vendría a dinamizar el comercio a nivel nacional.

La repercusión del bajo precio también sería el desencadenante de que el parque vehicular incremente.

Esto significa que más personas podrían interesarse en adquirir vehículo, así como también personas que ya poseen vehículo estén decididos en manejar más.

Para el líder gremial, en los últimos años el parque vehicular se había reducido significativamente, debido a los precios altos del combustible, y el uso de vehículos se había limitado a tareas específicas para las familias.

Pero, desde hace unos meses eso comenzó a cambiar.

Desde julio pasado hasta la fecha, el precio de la gasolina especial ha disminuido $1.37, la regular bajo $1.20 y el diésel $0.88.

Durán informó que si el precio del barril de crudo, que hasta ayer se cotizaba en $64, continúa bajando, para finales de diciembre la gasolina tendría precios por galón más abajo de los tres dólares.

Añadió que esto podría llevar a precios de $2.70 por galón para finales de enero del próximo año; y mantiene optimismo que, incluso, para el próximo año los precios podrían regresar a $2.50 por galón.

El ejecutivo expresó que "a los distribuidores minoristas, nos convienen los precios bajos, ya que esto aumenta el consumo, nuestro margen de operación nunca ha dependido del precio".

Hizo hincapié en este punto, explicando que muchos consideran que menores precios implicaría menor ganancia para los distribuidores de combustible. Pero la realidad es que entre más bajo el precio hay mayor consumo de gasolina.

En los últimos años, una persona promedio calculaba cuántos galones de gasolina necesitaba ponerle a su vehículo para realizar tareas mínimas, ahora puede llenar el tanque.

En promedio, esto podría significar $10 semanales de ahorro en gasolina para una persona, lo que le permite tener más poder adquisitivo cada mes.

Consumo mensual

Mensualmente, el consumo de combustible es de 30 millones de galones. Se estima que para el próximo año habría un incremento de 18 millones de galones más para el final del año.

Para el sector de distribuidores de combustible también es buena noticia que los precios hayan disminuido. Desde la crisis de 2008, han experimentado una baja en el consumo de combustible.

De acuerdo con Durán, el crecimiento en ventas por los últimos años ha sido del 1 %, lo que implica pocas compras por parte de los dueños y usuarios de vehículos.

Sin embargo, con los bajos precios, los distribuidores estarían experimentando un crecimiento del 5 % en ventas.

En 2008 fue el primer desplome que experimentó el sector, junto con la crisis financiera y el alza en el precio del combustible (los cuales llegaron a casi $5 el galón), con lo cual las ventas de gasolina disminuyeron 8 %.

Pero, incluso ahora con precios bajos, la competencia se ha mantenido agresiva, sin embargo, la recepción del público ha sido mayor.

Por otra parte, la factura petrolera también se verá beneficiada. Con el tiempo esta ha ido aumentando, y para este año se podría ver una factura petrolera que se encuentra aproximadamente en 2,000 millones de dólares.

Pero, con el descenso de precios, para 2015 la factura petrolera sería 500 millones de dólares menos en comparación con este año, presentando un ahorro para los distribuidores minoristas.

"Hacemos un llamado al optimismo en este momento, debemos aprovechar el chispazo de precios bajos", reiteró el presidente de la gremial.

Para Adepetro esta es una oportunidad que debe ser aprovechada tanto por la población como por el Gobierno.

El empresario detalló que el bajo precio de la gasolina no significa que el Gobierno recaudará menos IVA.

"Los consumidores tendrán un ahorro en combustibles y consumirán en otros lados", añadió.

En ese sentido, Durán recalcó que el Gobierno debería aprovechar este momento para poder realizar ahorros en muchos de los subsidios que ofrece como el del gas y energía, cuyos precios están ligados al precio del barril de petróleo.

Este es el momento ideal para que el Estado logre ahorros en sus cuentas corrientes. También advirtió que menores precios de combustible no deberían ser una motivación para agregar impuestos a la gasolina.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación