Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Expansión Aeroman requiere ampliación del aeropuerto

La compañía invierte $2.5 millones anuales en la capacitación de su capital humano

Contar con el personal capacitado le ha permitido a Aeroman ampliar la cartera de clientes internacionales. Foto EDH

Contar con el personal capacitado le ha permitido a Aeroman ampliar la cartera de clientes internacionales. Foto EDH

Contar con el personal capacitado le ha permitido a Aeroman ampliar la cartera de clientes internacionales. Foto EDH

Las proyecciones de expansión de la compañía Aeroman se están quedando cortas, pues está llegando a un punto en que encuentra limitantes de espacio y de condiciones para operar, razón por la cual requiere que se acelere la modernización del Aeropuerto Internacional de El Salvador.

Pese a dichas limitantes, y a que cada vez atrae más clientes internacionales para que la firma les preste sus servicios de mantenimiento, "existe un acercamiento con el gobierno y las diferentes áreas interesadas en la atracción de inversiones, y estamos conversando, con la esperanza de que podamos llegar a un acuerdo pronto", aseguró ayer el CEO de Aeroman, Ernesto Ruiz.

El gran problema es que pese a que la compañía sigue capacitando al recurso humano, la infraestructura actual del aeropuerto no está acorde con las proyecciones de crecimiento de la empresa.

"Se debe preparar la infraestructura, porque el gobierno le apuesta a crear un cluster aeronáutico en El Salvador, después pueden venir otros (compañía de mantenimiento), pero se necesita la infraestructura en todo el aeropuerto", concluye Ruiz.

Debido a la expansión lograda en los últimos años, Aeroman posee un nuevo cliente internacional: la línea aérea Delta, con la que comenzaron a trabajar desde 2013.

Pero para Ruiz, la competencia en el rubro del aeromantenimiento es globalizada, y los parámetros a mantener son similares a los de las demás empresas a nivel mundial. "Las líneas aéreas han pasado tiempos difíciles y se han tomado en cuenta iniciativas para bajar los costos, y nosotros tenemos que hacer lo mismo para mantenernos competitivos", señaló.

Actualmente, la competencia más cercana e importante, la constituyen las compañías norteamericanas, en donde cualidades como la calidad y tiempo de entrega son claves crecer, y para ellos también es importante la atracción del personal capacitado.

Ruiz destacó que se han hecho alianzas importantes con la Universidad Don Bosco, que ayudó con la creación de la carrera de mantenimiento aeronáutico, y con el Instituto Técnico Exsal, que recién inició con el bachillerato aeronáutico.

Sin embargo, cuando se llega el momento de una expansión, Aeroman demanda por lo menos 150 personas para el mantenimiento de cada línea. "Obviamente los que tienen más probabilidades de llenar esa necesidad son los provenientes de la Universidad Don Bosco, pero nosotros tenemos nuestro propio centro de entrenamiento", apuntó el ejecutivo.

La empresa prepara al personal novato por un periodo de ocho meses, para que aprendan los principios básicos de aviación, matemática, inglés, física y el tipo de avión en el que les tocará trabajar, entre otros.

Después de dos años en la compañía el personal está autorizado para trabajar en la supervisión en los aviones.

$4 Mlls. en capacitación

El trabajo de preparación que Aeroman realiza con su personal ha permitido que El Salvador esté aventajado en comparación con los demás países del Istmo.

Aeroman invierte cada año $2.5 millones en la formación de su personal; sin embargo, a lo largo de la carrera también reciben capacitaciones recurrentes en las que se invierte un promedio de $1.5 millones adicionales.

"En el resto de países existe la limitante de acceso a mano de obra calificada, Aeroman tienen un plan de desarrollo, que yo no he visto en otros lados, y eso garantiza que van a permanecer en el mercado competitivo ", dijo Alejandro Salaverría, vicepresidente de operaciones de la firma.

Para la empresa es vital contar con personal preparado, por eso cuentan con un plan de carrera para sus técnicos, tratando de mantener un equilibrio entre la calidad que ofrecen a los clientes y la preparación del capital humano.

"Hoy en día no tendríamos los clientes que tenemos, si no es porque estamos haciendo los trabajos en el tiempo que lo está haciendo la industria mundial", comentó Ruiz.

A principio del 2007, la firma solo contaba con cuatro líneas de producción, y hoy, en 2013, cuentan con 11 líneas de producción.

En el mismo periodo el personal creció de 800 a 2,200 empleados, y en los siguientes dos años podrían crear 1,300 nuevas plaza de trabajo.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación