Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

La entrega de subsidios no necesariamente llega a los más pobres

Un estudio de 2012 del BM y el BID indica que muchos de los subsidios siguen siendo regresivos

La pregunta clave en este tema es determinar si los subsidios estatales están cumpliendo la función de ayudar a las familias más pobres.

Pero la respuesta no es un "sí" rotundo, pues el sistema de entrega de cada uno aún tiene fallas.

El economista Luis Membreño asegura que buena parte de los subsidios están llegando a personas con posibilidades de pago y, por el contrario, hay familias pobres que ni siquiera están registradas como beneficiarias de la ayuda estatal.

Un reciente estudio elaborado por el Banco Mundial y el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) denominado "Incidencia Distributiva de los Subsidios en El Salvador", señala que uno de los subsidios más regresivos es el del agua potable, pues está llegando a las familias que se ubican en la zona metropolitana del país, las cuales tienen mejor poder adquisitivo que una familia que viva en la zona rural, donde ni siquiera hay conexión de agua.

Lo mismo ocurre con el subsidio a la energía eléctrica, que abarca a familias que consumen hasta 200 megavatios, que se consideran familias de clase media.

El estudio propone que el Gobierno mejore el sistema de subsidios y que se depure de tal forma que se asegure que la subvención será dirigida a las familias más pobres.

Otra medición que puede ayudar, en parte, a analizar si estos subsidios están ayudando a las familias es el dato de ingresos por familia que recoge cada año la Dirección General de Estadísticas y Censos (Digestyc).

En 2008 el ingreso mensual por hogar era de $599.03 en la zona urbana y de $305.76 en la zona rural. Cinco años después, estos ingresos disminuyeron en la zona urbana pues el ingreso mensual bajó a $594.97 y subió en la zona rural, donde pasó a $338.55.

Sin embargo debe recordarse que en estos datos pueden influir otros como las remesas y el empleo, entre otros.

Para el también economista Manuel Enrique Hinds, los subsidios no están elevando el poder adquisitivo de las personas pues solo les están regresando los mismos impuestos que ya pagaron.

Para Membreño el tema es más complejo pues para hacer este análisis hay que considerar que muchas familias, sobre todo las más pobres, solo pagan impuestos como el IVA, a través del consumo, pero no así, el de la renta u otros que ya son cobrados a personas asalariadas o las empresas. "Hay que analizar subsidio por subsidio, su costo y beneficio", afirmó el economista.

El tema es ahora mucho más importante en momentos en que ha iniciado una campaña electoral en la cual los candidatos que aspiran a la silla presidencial están proponiendo una mejor administración de dichos recursos.

El presidente de la República, Mauricio Funes, ha propuesto institucionalizar los subsidios a través de un decreto legislativo.

Su vicepresidente y candidato a la presidencia para 2014 por el FMLN, Salvador Sánchez Cerén, asegura que dará continuidad a estos programas sociales y que, además, los extenderá. Antonio Saca, por el Movimiento Unidad, también piensa extenderlos sin decir cómo los financiará.

El candidato de ARENA, Norman Quijano, apuesta por una institución rectora que administre y evalúe estos subsidios.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación