Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Encuentran irregularidades en préstamo para metro de Caracas

El préstamo no habría cumplido las garantías crediticias y el dinero entregado era mayor al acordado.

SAO PAULO. El Tribunal de Cuentas de la Unión (TCU), uno de los entes fiscalizadores de Brasil, apunta irregularidades en la financiación del país al Gobierno de Venezuela para las obras de ampliación y remodelación del metro de Caracas, informó el sábado la revista Época.

Un informe del TCU, al que tuvo acceso Época, indicó que el préstamo de 747 millones de dólares otorgado por el estatal Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social (BNDES), la principal institución pública de fomento de Brasil, para que la constructora Odebrecht ejecutara las obras no obtuvo garantías crediticias.

Según la revista, el negocio se concretó el 26 de mayo de 2009 en la nororiental ciudad brasileña de Salvador, capital del estado de Bahía, entre los entonces presidentes Luiz Inácio Lula da Silva, de Brasil, y Hugo Chávez, de Venezuela.

Los documentos reservados del TCU, detalló la publicación, indicarían que la constructora y el Gobierno venezolano recibieron más dinero del que inicialmente contemplaba el proyecto, sin, además, presentar las garantías exigidas para esa cantidad de crédito por las propias normas del BNDES.

De acuerdo con la revista, el TCU vio "incompatibilidad entre los avances físicos y financieros del proyecto", al BNDES entregar dinero sin el cumplimiento del cronograma de las obras.

Así -apuntó Época-, unos 201 millones de dólares fueron "anticipados sin justificativa en la regular evolución de la obra" de la línea Los Teques, el más caro de los proyectos en el metro de la capital venezolana.

Entre enero y abril de 2010, relató la revista, Odebrecht sólo había gastado el 8.15 % del valor total del proyecto, pero seguía recibiendo de los recursos otorgados por el BNDES a través del Gobierno de Venezuela, encargado de realizar los pagos.

El plazo de 28 meses de la ejecución también fue considerado como "corto" por parte de los fiscales del TCU, que de acuerdo a la información de la revista, fueron impedidos por el BNDES de conocer detalles a fondo de los contratos.

Época señaló también que la operación que investiga el gigantesco escándalo de corrupción en la petrolera estatal Petrobras, por medio del cual se sobrevaloraban contratos con constructoras para luego repartir el dinero entre políticos, tiene "fuertes evidencias" de que Odebrecht pagaba sobornos en el exterior.

Odebrecht, junto con la empresa Queiroz Galvão, están implicadas en el escándalo Petrobras. Ambas fueron seleccionadas por la CEL, durante el gobierno de Mauricio Funes, para ejecutar obras en El Salvador.

Queiroz Galvão fue contratada para ampliar la presa hidroeléctrica 5 de Noviembre y Odebrecht fue preseleccionada para construir El Chaparral.—EFE

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación