Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Empresas buscan armonía entre familia y trabajo

Es una iniciativa de Responsabilidad Social orientada a los públicos internos

La instalación de centros de lactancia materna es una de las iniciativas del balance familia-trabajo que varias compañías ya han adoptado. EDH/ Archivo

La instalación de centros de lactancia materna es una de las iniciativas del balance familia-trabajo que varias compañías ya han adoptado. EDH/ Archivo

La instalación de centros de lactancia materna es una de las iniciativas del balance familia-trabajo que varias compañías ya han adoptado. EDH/ Archivo

La Responsabilidad Social Empresarial (RSE) en El Salvador ahora tiene un nuevo enfoque, orientándose cada vez más a los públicos internos (colaboradores) de las empresas.

Anteriormente, la RSE buscaba satisfacer públicos externos, como los proveedores, clientes y comunidades; pero hoy tiende a fortalecer el vínculo empresa-colaborador, for ta leciendo la armonía familiar y laboral de los empleados

Este tipo de programas nació en Europa, y luego se expandió con éxito a países latinoamericanos como Argentina.

En El Salvador, esta novedosa filosofía se ha puesto en marcha de la mano del Comité Nacional de Balance Familia y Trabajo de la organización Empresarias por la Responsabilidad Social (EMPREPAS), en coordinación con la Asociación Nacional de la Empresa Privada (ANEP).

En el país ya hay siete compañías que trabajan en un plan piloto para implementar este balance familia-trabajo, con el apoyo de la especialista Patricia Debeljuh, quien comparte sus conocimientos y casos exitosos de empresas que ya ejecutan dicho programa en Argentina. "Lo principal es que reconozcan que tienen una responsabilidad con la familia de sus empleados. La realidad indica que los salvadoreños trabajan mucho, pero también es verdad que el trabajo a veces puede invadir el ámbito familiar", detalló Debeljuh.

Comentó que es importante que las empresas tomen conciencia de que la gente fuera del trabajo también tiene una vida y una familia que constituyen la verdadera razón del por qué se trabaja.

Las iniciativas deben estar relacionadas con el rubro de la empresa. Algunas líneas de acción que podrían implementarse en el país son los horarios flexibles, con un rango de dos horas para que el empleado se ajuste en qué horario le resulta mejor desplazarse hacia el trabajo.

También se pueden ampliar los días de licencia por paternidad, que en el país son de tres días, y que a veces resultan insuficientes para apoyar a la pareja, lo ideal es que las medidas adoptadas superen las condiciones que manda la ley. Otra medida es la instalación de pequeños centros de lactancia para las madres, beneficiando así la continuidad de la lactancia materna.

La especialista agrega que no es recomendable realizar reuniones de trabajo en día viernes, porque por lo regular acarrean temor, presiones y preocupaciones para los empleados y pueden terminar por arruinar su fin de semana.

Lo bueno del balance familia-trabajo es que muchas veces requiere cero inversión para las empresas y es de alto impacto para los colaboradores.

En El Salvador existe un interés creciente por el programa y, en la actualidad, hay siete empresas que trabajan en el plan piloto y otras tres están a la espera para iniciar.

El programa se realiza gracias a un convenio con la Organización Internacional del Trabajo (OIT), con el cual El Salvador se compromete a trabajar en el balance familia- trabajo, como forma de dar calidad de vida al empleado.

Para implantar este proyecto cada empresa requiere de una inversión de $27 mil, otorgados por la OIT, en donde la firma que adopta dichos principios solo aporta el 10 %.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación