Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Empresarios en EE. UU. ven en inseguridad un obstáculo

Señalan la inseguridad, corrupción y burocracia como los obstáculos para invertir en el país.

WASHINGTON. La situación de inseguridad que vive el país, la excesiva burocracia para hacer negocios y la corrupción son algunos de los inconvenientes que observan algunos empresarios salvadoreños residentes en Estados Unidos, ante el llamado del presidente Salvador Sánchez Cerén a que vengan a invertir a El Salvador.

Un grupo de hacedores de negocios comentaron a El Diario de Hoy cómo reciben el llamado del presidente Sánchez Cerén a invertir y las expectativas que tienen de la gestión presidencial recién estrenada.

El propietario de la cadena de supermercados Todos, en el área de Virginia, Carlos Castro, y quien intentó establecer negocios de bienes raíces en la zona costera del país, durante la administración anterior, dijo que hay luces de esperanza a partir del discurso del presidente entrante.

Sin embargo, consideró que hay muchos retos por delante para generar la verdadera confianza que se necesita para mover capitales al país. Considera de vital importancia reducir los altos índices de criminalidad y la impunidad asociada a la vorágine de violencia que atraviesa El Salvador.

A ello, agregó que la nueva administración presidencial debe tener certeza para neutralizar a los grupos desestabilizadores engendrados dentro de su propio partido, el FMLN, así como en fracciones radicales que podrían desencadenarse en la derecha.

La empresaria Ana Pilato, presidenta de la empresa de alta tecnología informática en Washington, Pillar System Corporation, quien diseña y maneja plataformas de seguridad virtual para el gobierno de Estados Unidos, coincidió también en que la inseguridad ciudadana y jurídica es un factor clave que limita a la hora de buscar horizontes para hacer negocios; aunque exista en ella, como en otros empresarios, un vínculo emotivo con el país que le vio nacer.

De las palabras a las acciones

El llamado que hiciera el presidente Sánchez Cerén debe ser visto como un gesto positivo, pero con cierto grado de cautela, explicó el empresario salvadoreño Elmer Díaz, dedicado a una empresa intercontinental de transporte, desde su sede en Maryland.

Para este hombre de negocios, no se puede solo valorar un discurso de inauguración presidencial sin tomar en cuenta si este será coherente con las acciones y el rumbo que tome la administración con el paso de los días, donde los salvadoreños dentro y fuera del país sean testigos de nuevas políticas y medios que hagan posible crear inversiones en El Salvador o aumentar las existentes. —EDH

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación