Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Empresa Sacyr pide confianza en negociaciones de Canal de Panamá

El grupo empresarial que realiza los trabajos de ampliación del canal pido paciencia a la Autoridad del Canal de Panamá.

Las empresas que ampliarán el canal panameño han decidido respetar estrictamente el contrato.

Las empresas que ampliarán el canal panameño han decidido respetar estrictamente el contrato.

Las empresas que ampliarán el canal panameño han decidido respetar estrictamente el contrato.

PANAMÁ. El presidente de la empresa española Sacyr, Manuel Manrique, dijo ayer que el consorcio GUPC, que lidera, finalizará el proyecto de ampliación del Canal de Panamá y pidió confianza en las negociaciones de las partes para superar el problema de flujo de caja que amenaza con paralizar las obras este mes.

Manrique aseguró que las conversaciones con la Autoridad del Canal de Panamá (ACP) son constantes y están avanzando.

Aclaró que una propuesta financiera divulgada esta semana por Impregilo, otro socio del consorcio, que planteaba a la ACP nuevos desembolsos de entre $500 y $1,000 millones es antigua y está desfasada.

"Esa propuesta (de Impregilo) que ha salido en los medios de comunicación es una propuesta antigua, que como la dinámica en este proceso es muy viva, muy activa, se ha quedado, se sobrepasó, eso fue hace mes y medio, dos meses", dijo Manrique.

La propuesta de Impregilo fue rechazada por el administrador de la ACP, Jorge Quijano, que la tildó de imposible por estar fuera del contrato, lo mismo que otra planteada por Grupo Unidos por el Canal (GUPC) el martes pasado que implicaba que la Autoridad desembolsara $400 millones.

La ACP se ha mostrado dispuesta a sacar un nuevo adelanto de $100 millones, adicionales a 784 millones ya desembolsados, otorgar dos meses una moratoria al pago de un anticipo de 83 millones, y que el GUPC aporte otros 100 para evitar la paralización y garantizar los trabajos por los próximos dos a cuatro meses.

La Autoridad del Canal también ha dicho que el contrato prevé mecanismos para finalizar la obra sin el contratista original y que está dispuesto a invocarla de ser necesario.

La prensa local ha especulado acerca de una supuesta crisis interna en el GUPC a partir de la propuesta de Impregilo, que pareció unilateral.

Al respecto, Manrique señaló que en un consorcio de cuatro compañías con diferentes nacionalidades, es lógico que haya diferentes maneras de enfocar los problemas.

"Pero no dude un momento que nos une el objeto del propio consorcio, que es acabar el proyecto", añadió.

Ante la situación "lo único que estamos pidiendo es ayuda. Estamos en la búsqueda de elementos dentro del contrato que nos puedan ayudar (...) estamos buscando las fórmulas y vamos avanzando", reiteró Manrique. —AGENCIAS

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación