Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Economía venezolana hace aguas mientras se aferra al dólar

El total de la deuda pública bordea los 150,000 millones de dólares y equivale al 50 % del PIB. La incertidumbre continúa.

CARACAS. Todo parece indicar que el presidente Hugo Chávez, aún en su lecho de enfermo, se sigue aferrando al dólar, para que no salgan del país y como instrumento para cubrir los gastos del gobierno y así tratar de eliminar los desequilibrios macroeconómicos que aquejan la nación bolivariana.

"A partir del 9 febrero de 2013, se fija el tipo de cambio en seis bolívares con dos mil ochocientos cuarenta y dos diezmilésimas (Bs. 6,2842) por dólar de los Estados Unidos de América para la compra, y en seis bolívares con treinta céntimos (Bs. 6.30) por dólar de los Estados Unidos de América para la venta".

Con esas palabras, plasmadas en el artículo primero del Convenio Cambiario Número 14, el Banco Central de Venezuela (BCV) y el gobierno encaminaron la economía de ese país por un rumbo incierto, que luce poco alentador.

La economía se basa en los recursos petroleros, que cerró 2012 con exportaciones por cerca de 70,000 millones de dólares, y tiene a la vez una gran dependencia de las importaciones. Ese rubro superó los 56,000 millones de dólares el año pasado.

La devaluación nominal acumulada desde 1999 hasta la fecha alcanza el 649 %.

Allí se incluyen las importaciones de gasolina que, dicho sea de paso, es un bien subsidiado por el gobierno, convirtiendo el combustible en el más barato del mundo para el consumidor final. El tanque de un auto, con unos 50 litros de capacidad, puede ser llenado por menos de 1.5 dólares.

En ese contexto, devaluar de la manera en que lo acaban de hacer equivale efectivamente a dar un paso hacia adelante, pero con la salvedad de que lo que hay al frente es un precipicio fiscal, monetario e inflacionario. Lo primero que hay que tener en cuenta es que con el mismo dólar que, de un plumazo, el gobierno pretende usar para pagar sus múltiples gastos. —AP

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación