Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Economía brasileña sigue débil

Brasil resiente hoy los fuertes estímulos económicos ofrecidos en el último año por el gobierno.

Las fábricas brasileñas tienen aún problemas para competir en el extranjero y más líneas de montaje quedaron ociosas.

Las fábricas brasileñas tienen aún problemas para competir en el extranjero y más líneas de montaje quedaron ociosas.

Las fábricas brasileñas tienen aún problemas para competir en el extranjero y más líneas de montaje quedaron ociosas.

SAO PAULO. La economía de Brasil sufrió en el tercer trimestre su mayor contracción desde inicios del 2009, nuevamente con un desempeño por debajo de lo esperado a medida que menores inversiones y un incremento en la capacidad ociosa de las fábricas diluyeron un tenue crecimiento.

La economía se contrajo un 0.5 por ciento en el tercer trimestre respecto a los tres meses previos, dijo ayer la agencia gubernamental de estadísticas IBGE, una vez más debajo de los pronósticos. El mercado apostaba a que el Producto Interno Bruto cayera un 0.2 por ciento, según la mediana del pronóstico de 40 economistas encuestados por Reuters.

El frágil trimestre reforzó los temores sobre Brasil, que en los últimos años ha tenido problemas para contener la inflación y mantenerse competitivo, ensombreciendo la reputación ganada en una década de robusto crecimiento.

Aunque la perspectiva de una recesión en la mayor economía de América Latina parece aún poco probable, el frenazo sugiere un escenario de débil crecimiento y también un posible recorte de la calificación de crédito en el 2014 antes de los comicios donde se espera que la presidenta Dilma Rousseff busque la reelección.

Tras conocerse los decepcionantes números, el ministro de Hacienda, Guido Mantega, reconoció que la recuperación demora más de lo que el Gobierno esperaba, pero dijo que la economía brasileña debe crecer en el cuarto trimestre frente al tercero debido a una gradual recuperación de la actividad.

Pero la contracción de la economía en el tercer trimestre, sumada a nuevas evidencias de un estacamiento entre enero y marzo, reforzaron las expectativas de que el banco central podría terminar pronto un ciclo de alzas de tasas de interés con el que busca domar la inflación.

El rendimiento de los futuros de las tasas de interés cayó el martes a medida que los operadores apostaron cada vez más por un tipo de interés menor y de un sólo dígito en enero.

La recuperación ha sido frágil y los economistas están recortando sus proyecciones para el 2013 y 2014, que debería ser todavía más débil.

"El cuarto trimestre comenzó débil y el crecimiento (este año) deber estar más cerca de un 2.2 o 2.3 por ciento que del 2.5 por ciento que teníamos antes", dijo Flavio Serrano, un economista de Espirito Santo Investment Bank. "No fuimos capaces de crecer a pesar de varias medidas de estímulo económico (...) debido al desbalance macroeconómico con poca producción y mucho consumo". —Reuters

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación