Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Dudas detrás de la venta de 80 % de reservas en oro

El dinero de la venta de oro se utilizó para adquirir certificados de depósito y papeles comerciales

La venta del oro representó un ingreso de $206 millones que fueron invertidos en certificados de depósito. Foto EDH / archivo

La venta del oro representó un ingreso de $206 millones que fueron invertidos en certificados de depósito. Foto EDH / archivo

La venta del oro representó un ingreso de $206 millones que fueron invertidos en certificados de depósito. Foto EDH / archivo

El Banco Central de Reserva (BCR) informó ayer que los $206 millones que se obtuvieron de la venta de las 5.412 toneladas de oro fueron invertidas en certificados de depósito, depósitos y papeles comerciales en el extranjero y que sus compradores fueron emisores bancarios internacionales con una calificación crediticia mínima de A- cuyos nombres no fueron divulgados.

Sin embargo, la venta ha generado suspicacias sobre el motivo que llevó a la entidad financiera a tomar esa decisión.

Un artículo de internet, publicado por el sitio Mining.com se pregunta qué hay detrás de la venta de este oro y liga la operación al litigio internacional que el estado salvadoreño tiene con la empresa minera Pacific Rim en Washington.

Esta compañía canadiense le exige al Estado una compensación de $301 millones por haber iniciado trabajos de exploración de yacimientos de oro en el país sin la posibilidad de explotarlos. El fallo de este litigio aún no se ha definido.

Sin embargo, la nota no hace ninguna conexión directa sobre la venta del oro y ese compromiso que le requerirá un gasto al Estado.

En otro artículo publicado por centralbanking.com también se retoma la nota de la venta explicando que la estrategia que utilizó el Gobierno para vender el oro no ha sido una estrategia usual pues no lo ha hecho con regularidad desde 2011 cuando se dio la más significativa venta de oro, en el gobierno del expresidente Antonio Saca.

Desde ese año el Gobierno solo ha hecho dos ventas más: una mínima, de apenas una fracción de una tonelada en diciembre de 2014 y ahora, en marzo, cuando vendió el 80 % de sus reservas.

Las suspicacias han crecido aún más luego de que se conociera que el Gobierno solicitara a la Asamblea Legislativa su autorización para emitir $900 millones en deuda, como parte de un problema de liquidez que se combina con los bajos ingresos que el Ministerio de Hacienda ha reportado en los últimos meses.

Los datos estatales indican que el Gobierno está urgido de obtener más dinero para financiar sus programas y dotar de más recursos a instituciones clave como la Policía Nacional Civil, que enfrenta una grave crisis de seguridad.

El Banco Central de Reserva, por su parte, informó que la venta de este oro es una medida prudencial ante la volatilidad del oro en los últimos meses y que en nada afecta las reservas internacionales.

Según precios del mercado internacional el oro está bajando y subiendo de precio constantemente y al compás de los cambios que está teniendo el dólar en Estados Unidos.

La entidad financiera estatal consideró que el precio comenzará a bajar aún más por lo que consideró conveniente venderlo para no tener pérdidas en el futuro.

El BCR ha aclarado que al vender esta materia prima no se reducen las reservas del país pues éstas están constituidas por los depósitos bancarios de los salvadoreños.

De acuerdo con la ley, los bancos que captan depósitos del público deben reservar el 20 % de ese dinero y entregarlo al BCR para que éste lo custodie y lo administre de tal manera que pueda tener buenos rendimientos (intereses).

El dinero se invierte en otras monedas de países desarrollados como en libras esterlinas, francos suizos y otras monedas fuertes que tienen una calificación crediticia estable. También se invierten en instrumentos financieros como bonos u otros certificados que generen rentabilidad.

Un informe del BCR a septiembre de 2014 indicaba que algunos de los tenedores de las reservas de liquidez del país son el Banco Central de República Dominicana, Bank of America, Citibank N.A. New York, The Bank of Tokio – Mitsubishi.

Dinero intocable

Pero este dinero es intocable. El exministro de Hacienda, Manuel Enrique Hinds, explicó que ese dinero no es del Gobierno, sino de los depositantes y que por tanto, no puede utilizarse más que para respaldar a los usuarios del sistema bancario si en dado caso ocurriera una corrida de capitales.

Otros países, como Venezuela, utilizan las reservas de liquidez para financiar sus presupuestos, pero El Salvador, que está dolarizado desde 2001 y que, por tanto, no puede imprimir dinero, no tiene necesidad de utilizar las reservas para otra cosa que no sea para los depositarios del sistema bancario.

Hinds explicó que a diferencia de El Salvador, Venezuela empeñó su oro para obtener un millonario crédito. Esto significa que Venezuela sigue siendo el dueño del oro, pero por tener dinero líquido, tendrá que pagar más intereses a un banco internacional y su déficit fiscal continuará creciendo año con año.

Según Hinds, en el país, las reservas de liquidez se controlan constantemente, por lo que cree que no hay manera de que el dinero se utilice para otro fin.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación