Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Discurso de Arturo Zablah en premios ASI

El empresario, presidente de Industrias Capri, agradeció el Premio ASI 2014, que dijo los motiva a seguir adelante

Discurso de Arturo Zablah en premios ASI

Discurso de Arturo Zablah en premios ASI

Discurso de Arturo Zablah en premios ASI

Señor presidente de la Asamblea Legislativa.

Señor presidente de la Corte Suprema de Justicia.

Señor vicepresidente de la República.

Diputados, miembros del gabinete de Gobierno, alcaldes, miembros del cuerpo diplomático y organismos internacionales.

Junta directiva de la ASI y representantes de gremiales empresariales.

Señores de la prensa.

Amigos todos.

A nombre de la Junta Directiva de Industrias Capri, de todo su personal, del cual me siento muy orgulloso, y de mi familia que tanto me apoya, queremos agradecer a la Junta Directiva de ASI, presidida dignamente por el Dr. Javier Simán, y al comité de adjudicación del premio ASI 2014 por honrarnos con este galardón que nos motiva a seguir adelante después de 61 años de dura labor en medio de situaciones difíciles.

Especial agradecimiento a nuestros proveedores y clientes que nos apoyan día a día. Un reconocimiento a la familia Simán Jacir, con quienes estuvimos asociados en Capri por más de 25 años.

Felicito a Doña Celina de Kriete por el Premio al Empresario Benefactor y a la familia Tona por el de Empresario Emprendedor.

Una felicitación a todos los industriales salvadoreños por estar celebrando este día, el de la industria.

Nuestro querido El Salvador está viviendo momentos muy difíciles de violencia, divisionismo y estancamiento económico. No me cabe duda que los industriales, y en general la empresa privada, es clave para superar estos graves problemas.

Cuando en el país se percibe inestabilidad política, social e inseguridad física y patrimonial, simplemente no hay inversión, no hay desarrollo y el futuro está secuestrado. Nadie le apuesta a un proyecto que, a todas luces, fracasará.

Pero los salvadoreños amamos a El Salvador, y los empresarios salvadoreños hemos apostado por El Salvador y seguimos apostando por El Salvador.

¿Pero cómo lograr más inversión?, ¿cómo conseguir que realmente las buenas intenciones se conviertan en proyectos, los proyectos en inversiones, estas en realidad y la realidad en empleos, crecimiento y desarrollo?

Me atrevo a recomendar algunos puntos claves para lograr lo anterior y propiciar el desarrollo integral de nuestro pueblo.

En los puntos a continuación, los últimos tres gobiernos, y especialmente el que acaba de terminar, han fracasado estrepitosa e irresponsablemente.

Energía no contaminante y a precio competitivo. No se ha hecho nada a pesar de las enormes ventajas de El Salvador con una energía natural privilegiada.

Infraestructura física para transporte terrestre (vean el fiasco de SITRAMSS), marítimo (La Unión sin equipo para manejo de carga, con azolve en su acceso y sin canal seco con Honduras), y aéreo, desde la ampliación de 1998 no se ha hecho nada en el aeropuerto internacional sólo demagógicamente cambiarle el nombre.

TRAMITOLOGÍA y simplificación de burocracia.

Los trámites en aduanas se están complicando cada vez más, restando competitividad. Vean por ejemplo el rosario de requisitos para la importación de químicos.

SEGURIDAD FÍSICA Y JURÍDICA. Simplemente donde hay miedo e incertidumbre no hay inversión.

ROL ACTIVO DE NUESTRAS REPRESENTACIONES DIPLOMÁTICAS para fomentar exportaciones, turismo e inversión.

Más y mejores CRÉDITOS a tasas reducidas para pequeños y medianos empresarios.

CAPACITACIÓN técnica y tecnológica.

RELACIONES LABORALES estables y respetuosas, brindando oportunidades para el primer empleo. El discurso de ricos contra pobres, empresarios contra trabajadores, sólo genera división y pobreza. Los trabajadores necesitan de la empresa, tanto como los empresarios del talento de los trabajadores salvadoreños.

REFORMA FISCAL no regresiva. La solución no es más si no menos impuestos, para no afectar al pueblo ni a las empresas. Esas mesas de diálogo Gobierno-empresa privada deberían abarcar muchos temas aquí expuestos, no sólo más impuestos y endeudamiento que es un círculo vicioso degenerativo. Buscar reducir la burocracia y eliminar gastos innecesarios. Solución retiro voluntario, revisión de hojas de servicio para renovar contratos y subcontratar servicios, entre otros. Denle el poder al pueblo no a un reducido grupo de burócratas y políticos.

TRANSPARENCIA y rendición de cuentas, acceso del ciudadano y los medios informativos sin bloqueos ni pretextos ridículos.

UNA PRESIDENCIA consciente de su capacidad y limitaciones; el grave error de los tres Presidentes anteriores fue sobrevaluar su capacidad, las funciones de Presidente y la posición real de nuestro país. Los salvadoreños votamos para elegir un Presidente democrático, no un monarca absolutista.

MECANISMOS DE PAGOS: al dolarizar y con los tratados de libre comercio, no tenemos manejo de política monetaria, cambiaria, crediticia ni comercial por lo tanto la única política macroeconómica es la fiscal. Un mecanismo ágil y ampliado de notas de crédito del tesoro público para mayor uso de pagos de impuestos y otros pagos relacionados con el gobierno, ayudaría ante esta carencia de instrumentos económicos.

Puede convertirse la zona del Puerto de la Unión en una zona de desarrollo económico, libre de impuestos por un tiempo para fomentar la inversión productiva.

Petrocaribe

No se puede creer que con préstamos de 40% de la factura petrolera con Venezuela se saldrá adelante, no es serio ni correcto. Primero son empréstitos que hay que pagar y restan capacidad de endeudamiento en organismo financieros internacionales; además la factura de derivados del petróleo de Venezuela fue en 2013 de $287MM, el 40% son $115 y el agujero fiscal es de $600. En 2014 esta factura es más baja lo cual es peor: refinerías obsoletas y otros compromisos de exportación de Venezuela.

No es posible dialogar, negociar y acordar con el gobierno si siguen algunos elementos del nefasto y confrontativo gobierno anterior.

En el gobierno anterior decían que habían crecido las exportaciones pero NO dijeron que habían crecido mucho más las importaciones y que la actividad económica no se debía a ellos, SI NO A PESAR DE ELLOS. En estos últimos cinco años hemos tenido el crecimiento más bajo de toda Centroamérica: 0.8% promedio anual que no compensa ni el crecimiento poblacional, entonces ¿cómo reducir la pobreza con ese crecimiento? El País que le sigue en bajo crecimiento ha triplicado al de El Salvador. Entonces el problema no es regional.

Los salvadoreños estamos hartos de los mismos discursos políticos, politiquería de la peor categoría. Los empresarios de que el gobierno trabaje contra ellos en lugar de con ellos. Seamos profesionales, no hay crecimiento sostenido que beneficie a todos si el gobierno no se asegura que existan las mejores condiciones para la inversión, no hay desarrollo si los empresarios no apostamos valientemente por El Salvador y por los salvadoreños ofreciendo trabajo digno y bien remunerado. No hay futuro si en el país no trabajamos juntos todos: dejemos atrás la lucha de clases y la confrontación permanente.

Ya lo decía el famoso filósofo libanés-americano Jalil Gibrán Jalil en una frase corta que va de lo material a lo espiritual "El trabajo es la manifestación más palpable del amor"

Muchas Gracias y que Dios nos bendiga.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación