Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Deuda seguirá modificando el plan de gastos

La Asamblea Legislativa gestiona la aprobación de $300 millones que no están incluidos en el presupuesto 2015.

El presupuesto 2015 aún no se ha aprobado y ya está en riesgo de sufrir sus primeras alteraciones.

De acuerdo con los datos del Ministerio de Hacienda, para el próximo año solo se requerirá de $205 millones para financiar los gastos estatales.

Sin embargo, la Asamblea Legislativa está gestionando un préstamo por $375 millones con el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) que no está contemplado en el presupuesto 2015.

De aquí saldrían los $88 millones que el Gobierno necesita para colocar como contrapartida en la ejecución del Fomilenio II.

También hay otro préstamo de $100 millones con el Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE).

De ser aprobados, estos empréstitos sumarían a la deuda del próximo año y aumentarían el déficit fiscal del 4 %, que se suponía, debía haberse reducido hasta 2 % este año, según acuerdos que el país suscribió con organismos internacionales.

Y si el país necesita más financiamiento también seguirá modificando el presupuesto con otros créditos.

El economista de Funde, Romel Rodríguez, dijo que mientras el presupuesto siga subestimando gastos, el país seguirá necesitando préstamos para sufragar ese dinero que no tiene por ahora.

Este año el Gobierno necesitó emitir $1,156 millones en bonos para pagar un saldo de $800 millones en Letras del Tesoro (Letes), un instrumento financiero con el que ha estado pagando a proveedores y beneficiarios de subsidios, a pesar de que muchos de estos gastos debieron estar incluidos en el presupuesto.

Por este desequilibrio, la deuda del país ha aumentado hasta representar el 60 % de su producto Interno Bruto.

El Ministerio de Hacienda asegura que este nivel de deuda todavía es manejable, pero la oposición afirma que no puede apoyar deuda que vaya dirigida a gasto corriente.

Sin fondos a pesar de más dinero

La cantidad de $205 millones en deuda con la que el Gobierno pretende financiar sus proyectos el próximo año es la misma que ha adeudado en 2014 a proveedores de zapatos, uniformes y otros, a quienes aún sigue pagando.

Rodríguez dijo que si el Gobierno no incluye estos gastos fijos en su presupuesto volverá a tener problemas de financiamiento para 2015 y se presentarán inconformidades en el sector productivo.

Hacienda asegura que el 95 % de todos los gastos serán financiados con los ingresos tributarios. Han puesto sus esperanzas en las reformas tributarias y en una mayor fiscalización de las empresas para obtener este dinero.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación