Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

La deuda de pensiones sería reestructurada

Los funcionarios de gobierno aún no ofrecen lineamientos concretos para abordar el tema Es una de las opciones evaluadas por el GOES

GOES buscaría nuevo acreedor para la deuda del sistema previsional público. Foto edh / Archivo

GOES buscaría nuevo acreedor para la deuda del sistema previsional público. Foto edh / Archivo

GOES buscaría nuevo acreedor para la deuda del sistema previsional público. Foto edh / Archivo

En diferentes declaraciones públicas, funcionarios de gobierno han ofrecido pocos detalles precisos sobre la reestructuración de la deuda que ha propuesto el Presidente de la República, Salvador Sánchez Cerén. Para empezar, según han señalado diversos economistas, no se trata de una "venta" sino de reestructuración o refinanciamiento de la deuda pública.

El ministro de Hacienda, Carlos Cáceres, ha ido más allá al expresar que entre las diferentes opciones que analiza el gobierno una involucra al sistema de pensiones. "Pudiéramos negociar otra parte de la deuda que nos permita dar mayor liquidez, incluso la deuda previsional pudiera ser soportada por alguien", comentó.

Sin embargo, al igual que el anuncio de buscar una reestructuración de la deuda, el ministro no brindó detalles sobre cómo se podría renegociar la deuda previsional.

El consultor macroeconómico de la Fundación Nacional para el Desarrollo (Funde), Rommel Rodríguez, expresó que esta es una afirmación amplia que necesita ser abordada a profundidad. Además recalcó que las AFP son acreedoras del Estado a través de los Certificados de Inversión Previsional (CIP) y pueden decidir si es rentable venderlos como parte de una renegociación.

Los miembros del gobierno tendrían que aclarar si se refieren a una renegociación con las AFP o a buscar un nuevo acreedor para las futuras emisiones de los CIP.

Por otra parte, el ministro Cáceres reconoció que no será posible reestructurar toda la deuda. "El caso de los eurobonos, eso está en manos de inversionistas privados internacionales que no sabemos si lo quieren vender o no", señaló.

En una publicación anterior de El Diario de Hoy, Rommel Rodríguez expresó que solo el 46% de la deuda podría renegociarse. El resto se encuentra en manos de acreedores privados con quienes un proceso de este tipo sería muy complicado, pues influyen las tasas de interés y las condiciones de mercado.

La complicación reside en ofrecer condiciones atractivas a los nuevos acreedores de la deuda. El ministro Carlos Cáceres ya mencionó que "habría que ver si los nuevos interesados en la deuda van a conformarse con una tasa de interés más baja que la que pagamos a los bancos multilaterales".

Asimismo, el secretario Técnico de la Presidencia, Roberto Lorenzana, expresó que el gobierno planea una negociación global "que puede abarcar varios caminos, no es que solo un país la pueda comprar".

El gobierno aún no ha presentado un lineamiento claro sobre los mecanismos para reestructuración de la deuda.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación