Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Deuda de Letes con tercer récord histórico: $838 Mlls.

En los últimos tres periodos de gobierno, la tarjeta de crédito ha rebasado el tope

La colocación de los bonos en los mercados internacionales se le está complicando al Gobierno. foto edh / archivo

La colocación de los bonos en los mercados internacionales se le está complicando al Gobierno. foto edh / archivo

La colocación de los bonos en los mercados internacionales se le está complicando al Gobierno. foto edh / archivo

La deuda en Letras del Tesoro (Letes) sumó hasta julio de este año $838.029 millones de acuerdo con los datos del Ministerio de Hacienda, cifra que representa el tercer récord histórico del saldo de las Letes en menos de tres periodos de gobierno.

En 2009, cuando el expresidente Antonio Saca entregó el mandato al expresidente Mauricio Funes, la Asamblea Legislativa dejó la "mesa limpia", con la que se redujo el saldo de Letes de $899.5 millones que el país tenía vigente.

Los datos de Hacienda apuntan a que al finalizar 2010, el saldo de las Letes era de $190.9 millones, pero a partir de 2011, la cifra comenzó a subir hasta alcanzar los $500 millones.

Al no contar con mecanismos de reducción de gastos y, por el contrario, aumentar estos aún más, el Gobierno, en cuestión de meses "topó" la tarjeta de crédito, llegando en 2012 a tener un saldo de $866 millones que solo fue posible bajar cuando emitió otros $800 millones en eurobonos, que permitió reducir el pago de deuda de corto plazo a la mitad.

De los $800 millones que se aprobaron en eurobonos, $404 millones fueron utilizados para el pago de Letes, lo que permitió que el saldo a inicios de 2013 fuera de $560.5 millones.

Aunque el Órgano Legislativo accedió una vez más a limpiar la tarjeta de crédito al Gobierno, esto se hizo con la condición de que el Ejecutivo se comprometiera a reducir sus gastos y administrar sus finanzas con "austeridad", a través de un "Acuerdo de Sostenibilidad Fiscal", que según señalamientos de varios sectores, nunca se cumplió.

Reflejo de ello es que en menos de dos años la deuda en Letes ha vuelto ha sobrepasar los $800 millones.

Desde 2012, cuando se redujo la deuda, la urgencia de dinero que ha tenido el Gobierno se ha podido constatar con la emisión de Letes que realiza mes a mes.

En 2013 la colocación más baja que se hizo fue en de abril por el orden de $14.4 millones y la más alta alcanzó los $104 millones en julio.

El 2014 no ha sido diferente, la colocación de deuda más baja que reflejan los datos del Ministerio de Hacienda han sido durante el mes de abril con $44.2 millones y la más alta se dio el mes pasado con la colocación de $186.3 millones.

Sin embargo, la colocación de Letes no es equitativa con el pago que emite el Gobierno. Muestra de ello se puede percibir en los datos de la deuda pública que corresponden al mes de julio, donde el pago por Letras del Tesoro apenas alcanzó los $88.1 millones.

Pese a que durante el gobierno de Mauricio Funes se habló en reiteradas ocasiones de temas de austeridad, de compromiso con las finanzas del Estado, su forma de administrar no tuvo relación alguna con los discursos políticos.

El exmandatario dejó al finalizar mayo de este año, una deuda en Letras del Tesoro por $681.4 millones.

No logran vender deuda

Aunque la Asamblea Legislativa por tercera ocasión (desde 2009), le permitió al Gobierno la emisión de $1,156.2 millones en bonos, aprobados el 11 de junio de 2014, justificando que se utilizarían $800 millones para reconvertir la deuda de corto plazo, los bonos aún no han logrado venderlos y, por el contrario, el saldo de Letes sigue al alza.

Desde junio, cuando Salvador Sánchez Cerén asumió la Presidencia, la deuda de Letes ha aumentado $157 millones, llegando a $838 millones hasta julio de este año.

De acuerdo con economistas, una de las causas que podría estar provocando que la deuda (bonos) no pueda colocarse, es que estuviera sujeta a precondiciones, como la aprobación de las reformas fiscales que permitiría asegurar a los inversionistas que el Estado cuente con los ingresos suficientes para pagar, y no como lo ha señalado el secretario Técnico de la Presidencia, Roberto Lorenzana, quien días atrás mencionó que no se había vendido porque los mercados europeos estaban de "vacaciones".

Otra de las causas que probablemente pueda estar influyendo, según los tanques de pensamiento, es que las tasas que se estén negociando no sean lo suficientemente atractivas para los inversionistas, ya que las condiciones económicas del país no son favorables para que sea sujeto de crédito.

Prevén violación de acuerdos

Cuando la Asamblea Legislativa aprobó el 11 de junio una emisión de nuevos bonos por $800 millones, el Ejecutivo cedió en aceptar distintas peticiones que tenían los legisladores, entre ellas, la propuesta del PCN de asumir la responsabilidad penal, civil o administrativa de los funcionarios que ocupen los fondos para otro destino que no sea el de pagar deuda.

El acuerdo refería que los $800 millones para reconvertir la deuda de corto plazo "en ningún caso podrán ser utilizados para financiar otro tipo de gastos, incluyendo el corriente. La contravención a lo dispuesto en el inciso anterior dará lugar a responsabilidad penal o civil, según sea el caso".

Pero dada la aguda crisis de caja por menores ingresos tributarios a los estimados en el Presupuesto 2014, los compromisos corrientes no incluidos y las dificultades para colocar los $800 millones, según los analistas, todo indica que se violará la cláusula de no pagar gastos corrientes con los recursos provenientes de estos nuevos bonos de largo plazo.

Según el economista Claudio de Rosa, en estos dos meses que lleva de mandato el gobierno de Sánchez Cerén, no tendrían que tener deficiencias económicas, dado que son los meses en que las arcas del Estado reciben pagos en concepto de renta. "Si tienen ingresos masivos, desde abril no debería haber necesitado emitir Letes", agregó.

De Rosa apuntó, además, que no se está haciendo un esfuerzo por recortar el gasto, para lo que habría sido necesaria la ley de responsabilidad fiscal, y que lejos de eso, se continúa con el mismo déficit y la necesidad de financiamiento sigue latente.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación