Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Se deterioran los indicadores económicos

En su informe, Fusades destacó los motivos por los que la economía continúa con un bajo crecimiento

El empleo formal en el país ha tenido un bajo crecimiento, anualmente reduciéndose significativamente

El empleo formal en el país ha tenido un bajo crecimiento, anualmente reduciéndose significativamente | Foto por Archivo

El empleo formal en el país ha tenido un bajo crecimiento, anualmente reduciéndose significativamente

El panorama económico nacional continúa deteriorado, según expone el último Informe de Coyuntura Económica,  del Segundo Trimestre de 2015, de la Fundación Salvadoreña para el Desarrollo Económico y Social (Fusades).

De acuerdo con la institución, hasta junio del 2015, se mantiene el bajo crecimiento económico  a pesar del efecto positivo de la caída de los precios del petróleo.

Fusades apuntó que, entre los principales problemas del país, se encuentran la poca generación de empleos debido a un crecimiento insuficiente; la inversión nacional y extranjera que han disminuido y las finanzas públicas continúan en desgaste (el déficit fiscal se mantiene elevado, hay un proceso presupuestario poco transparente y un alto endeudamiento).

Pedro Argumedo, analista del Departamento de Estudios Económicos de Fusades, expuso que el empleo formal, hasta mayo de este año, solo había crecido 0.2%. Esto implica que se generaron 1,709 plazas nuevas con respecto al mismo período del 2014; sin embargo, eso esta por debajo de las 60,000 plazas que el país demanda anualmente.

El informe de la Fundación establece que “el ritmo de crecimiento del empleo formal, medido por el número de cotizantes al ISSS, ha registrado una fuerte tendencia a la baja.

En el período de un año (mayo 2014 a 2015), el sector privado generó 7,335 empleos, lo que equivale a un poco menos de la mitad de lo que se habían generado un año atrás, que a su vez es la mitad de lo que generaron los doce meses anteriores a ese período”. Esto significa que la generación de empleo en el sector privado ha caído, anualmente, en un 50%.

Por otra parte, Fusades destacó que el Índice del Volumen de la Actividad Económica (IVAE) ha crecido “apenas 0.5%, similar al año pasado que fue 0.6%”. No obstante, el informe denota que las cifra revisadas del IVAE demuestran un crecimiento positivo pero aún muy bajo, tomando en cuenta que en diciembre del 2014, esta se mantuvo cercana al 0%.

Entre otros factores preocupantes, Fusades menciona el caso de la canasta básica, la cual aumentó 10.3% en el caso de la urbana, y 14.7% la rural.
En el rubro de las exportaciones, estas crecieron un 6%, esto se traduce en 2,827 millones de dólares. Dicha cifra implicaría que el país recuperó el nivel de exportación del 2013. En comparación al año anterior, en donde se reportó un flujo de 2,667 millones de dólares. Las exportaciones de este año crecieron en 160 millones de dólares.

No obstante, las importaciones mantienen un flujo negativo disminuyendo en un 3%; hasta junio de este año se percibieron 5,210 millones de dólares; cuando en ese mismo período en 2014 fueron 5,370 millones de dólares, cayendo en 160 millones de dólares.

Para los analistas del Departamento de Estudios Económicos, otro de los severos problemas que atraviesa el país es la fuerte caída de la inversión nacional y extranjera.

Luego de un sondeo de la Fundación, se reportó que el 59% de las empresas no tienen interés en invertir en El Salvador, el número más alto en los últimos cuatro años.

Más agravante es el tema de la Inversión Extranjera Directa (IED), la cual se ha desplomado en un 74.5%, registrando un saldo de 6.3 millones de dólares en el primer trimestre del año. Dicho valor está por debajo de los 24.7 millones de dólares invertidos en el primer trimestre del 2014.

El documento postula que “este bajo resultado, sigue reflejando la presencia de factores negativos que no atraen a los inversionistas extranjeros ni nacionales. Entre estos (factores) se encuentran la alta polarización y la falta de claridad en las políticas públicas, combinado con los incrementos en la delincuencia, que se han convertido en los frenos para invertir”.

Agrega que “la decisión de invertir depende de las expectativas futuras, las cuales determinan la rentabilidad y viabilidad de los proyectos productivos. Sin embargo, El Salvador experimentar una alta incertidumbre ha provocado una contracción de la inversión”.

Se explica que, los esfuerzos de instituciones dedicadas a la atracción de inversión como Proesa, se ven afectadas negativamente ya que deben competir con otras agencias centroamericanas que no poseen las desventajas de la incertidumbre política y la polarización.

De ahí que nuestra nación  sigue experimentando la inversión más baja de Centroamérica. Sólo en el primer trimestre de este año, Guatemala recibió 292 millones de dólares y Honduras 247 millones de dólares, lo curioso es que ambos países experimentan altos índices de delincuencia, narcotráfico y fuertes protestas sociales por corrupción, pero atraen más inversiones que el país.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación