Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

EE. UU. desconoce cifras emitidas por Gobierno en Plan Prosperidad

b Presidente Sánchez Cerén dijo el 10 de febrero que EE. UU. donaría $3 mil millones

Michael Barkin, ministro consejero de la Embajada, dijo que la ayuda de EE. UU. no sería de $3 mil millones. Foto EDH / Cortesía

Michael Barkin, ministro consejero de la Embajada, dijo que la ayuda de EE. UU. no sería de $3 mil millones. Foto EDH / Cortesía

Michael Barkin, ministro consejero de la Embajada, dijo que la ayuda de EE. UU. no sería de $3 mil millones. Foto EDH / Cortesía

Un funcionario de la Embajada de Estados Unidos en El Salvador señaló, la semana pasada, que desconocía de donde se había sacado el Estado salvadoreño la cifra de que el Gobierno norteamericano iba a cooperar con $3 mil millones al Plan de Alianza para la Prosperidad, cuando ese país únicamente había ofrecido $1,000 millones.

El Presidente de la República, Salvador Sánchez Cerén, en un discurso ofrecido a raíz de la visita del presidente de Honduras, el pasado 10 de febrero, indicó : "... es una alianza en la cual Estados Unidos se ha comprometido a asignar fondos que han sido presentados al congreso, 3 mil millones de dólares repartidos en tres años, eso va a inyectar recursos a todos esos esfuerzos que vamos a hacer", mencionó.

Sin embargo, Michael Barkin, ministro consejero de la Embajada de Estados Unidos en El Salvador, aclaró que en ningún momento el Gobierno del país norteamericano se ha comprometido en financiar $3 mil millones a El Salvador.

"Desconozco de donde proviene esa información, esa no es la información que nosotros tenemos", dijo.

Según declaraciones del canciller hondureño, Arturo Corrales, durante la reunión de los tres países, efectuada el jueves pasado en Tela, Honduras, el Plan tendrá una duración de cinco años y costará $5 mil millones. Pero, de ese monto, Estados Unidos solo otorgará el 20 % de los fondos, es decir, $1,000 millones y el resto serán fondos propios de los gobiernos, con ayuda internacional e inversiones del sector privado.

No se ha estipulado que Estados Unidos repetirá su ayuda financiera para el siguiente año.

La Alianza para la Prosperidad tiene como objetivo impulsar el desarrollo económico y social de los tres países que forman el Triángulo Norte de Centroamérica (Guatemala, Honduras y El Salvador).

Dicho plan, denominado Plan Maestro en varias publicaciones de los gobiernos hondureño y salvadoreño, pretenden abordar temas de seguridad y crecimiento económico, siendo uno de sus principales componentes desarrollar el Golfo de Fonseca.

Barkin hizo hincapié en que todavía se está discutiendo la posibilidad de liberar estos fondos en el Congreso norteamericano. Esto se debe a que los $1,000 millones que serán inyectados al Plan de la Alianza provienen de los impuestos de los ciudadanos estadounidenses, motivo por el cual aún se está evaluando por los congresistas.

Empero, es posible que no haya respuesta sobre la aprobación de los fondos hasta septiembre de este año, lo que significa que dichos recursos no serían desembolsados hasta octubre próximo.

Barkin aseveró: "$1,000 millones es nuestra contribución y es para los tres países, tampoco se ha definido cómo será la distribución del monto entre los países".

Y añadió : "No estamos en la etapa para elegir ningún proyecto".

Cuando se le cuestionó al funcionario de la Embajada sobre el uso que tendrán los fondos estadounidenses en el Plan Maestro; explicó que por el momento no se ha discutido si habrá un proyecto en específico o el número de proyectos que serán financiados.

Adicionalmente detalló que el Gobierno de Estados Unidos no ha anunciado que el desembolso de esta suma se volvería a repetir el próximo año.

Asimismo el Gobierno norteamericano no conoce específicamente cuáles son los proyectos que se llevarán a cabo dentro de la Alianza para la Prosperidad.

En el documento de lineamientos para el desarrollo del Triángulo Norte, los gobiernos de Honduras, Guatemala y El Salvador han estipulado cuáles son los principales retos de la región y lo que se debería hacer, pero no especifican qué proyectos o cómo se realizarán.

El representante del Gobierno norteamericano reiteró que la ayuda de Estados Unidos no debería ser la única necesaria para la elaboración de los proyectos del Plan y que es importante que estas naciones busquen otras fuentes de financiamiento adicionales.

El pasado jueves, el Secretario Técnico de la Presidencia, Roberto Lorenzana, expresó que el Gobierno espera tener listo el diseño del plan de la Alianza para la Prosperidad el próximo 9 de abril.

De igual manera, el Gobierno de Estados Unidos, en conjunto con el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), busca definir un mecanismo para fiscalizar la ejecución de los fondos aportados para la implementación del Plan.

El objetivo de esto es garantizar el uso rápido, eficiente y transparentes de los recursos inyectados; es decir, que se diseñe un sistema que permita vigilar los recursos otorgados.

Este martes, el secretario de Estado de EE. UU., John Kerry, dijo que su Gobierno gestionará de forma "cuidadosa" los $1,000 millones que prevé conceder a los países del Triángulo Norte de C.A.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación