Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

SC descarta haya habido especulación en mercado del frijol

La Superintendencia de Competencia (SC) descartó ayer que las seis comercializadoras de frijoles, investigadas desde el año pasado, hayan realizado prácticas anticompetitivas relativas a fijación de precios, limitación de cantidades o división de mercado, tipificadas en la Ley de Competencia.

Durante buena parte del año pasado, el ministro de Agricultura y Ganadería, Orestes Ortez, y el presidente de la República, Salvador Sánchez Cerén, denunciaron que los altos precios del frijol se encarecieron en buena parte de 2014, porque había acaparamiento en el mercado, cosa que los productores desmintieron rápidamente afirmando que lo que existía era una escasez del grano.

Según un comunicado de la Superintendencia de Competencia, luego de analizar la documentación sobre seis comercializadoras de frijol, no se encontraron indicios suficientes que den lugar a iniciar un procedimiento sancionador por prácticas anticompetitivas.

La conclusión se basa en el análisis de la información presentada el pasado septiembre por la Defensoría del Consumidor (DC), a raíz de las inspecciones efectuadas por dicha institución en torno al alza del precio de frijol rojo de seda y el frijol rojo tinto, registrada a mitad del año pasado.

En relación con la participación del mercado, la SC advirtió que los seis distribuidores poseen poca representatividad respecto de la demanda nacional de frijol rojo, al no superar entre ellos el 5 % del consumo nacional –participación calculada para ocho meses a partir del consumo nacional registrado por el Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG) en el periodo agrícola 2013/2014, que totalizó 2,439,234 quintales (quintales).

La entidad estatal dijo que el análisis corroboró la tendencia alcista en los precios del frijol rojo entre las seis investigadas, pero de forma individual y en distinta magnitud de unas respecto de otras.

Asimismo, evidenció que el precio del grano a escala nacional muestra la misma tendencia que en los países vecinos (Nicaragua y Honduras, exportadores de frijol rojo), lo que revela que el incremento de precios en el mercado salvadoreño no es una coyuntura aislada ni exclusiva del país. "El hallazgo debilita la hipótesis de un acuerdo entre competidores a escala nacional como posible explicación del incremento del precio del frijol rojo", confirmó la SC.

Señaló además que estos hallazgos servirán de insumo para el "Estudio sobre la caracterización de las agroindustria del frijol rojo y sus condiciones de competencia en El Salvador". En éste, se analizan diversas variables del mercado, como la oferta, demanda, producción y consumo, así como la exportación e importación en un enfoque regional. El estudio busca identificar qué otros factores o posibles restricciones pudieran estar afectando la dinámica competitiva de los mercados, la eficiencia económica y el bienestar del consumidor.

Los datos del Banco Central de Reserva (BCR) y del MAG señalan una tendencia alcista en el consumo aparente del frijol rojo en El Salvador, el cual se estimó en 2,803,365 quintales en 2013; mientras que, la producción local ha experimentado crecimiento.

En relación a las importaciones, El Salvador ha recibido menos grano en los últimos tres años; en 2012 recibió 591,817 quintales; en 2013, unos 287,524 quintales; y en 2014 cerca de 180,978 quintales; mientras que las exportaciones tuvieron un comportamiento variable, en 2012 se enviaron al exterior 45,978 quintales; en 2013 unos 75,909 quintales; y en 2014 alrededor 56,429 quintales.

La Superintendencia recordó que ante el alza en el precio de frijol de mitad de 2014, el Gobierno aprobó la importación de un contingente de frijol rojo de 9,000 toneladas métricas, así como la restricción temporal de las exportaciones y reexportaciones de frijol rojo, con vigencia durante 2015. —EDH

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación