Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Depósitos bancarios incrementan en 2015

Esto se debe a que las tasas de interés para los depósitos percibieron un aumento

Rafael Barraza, presidente de Banco Agrícola explicó el comportamiento del sistema financiero del país, particularmente los depósitos y créditos. foto EDH/Mauricio cÁceres

Rafael Barraza, presidente de Banco Agrícola explicó el comportamiento del sistema financiero del país, particularmente los depósitos y créditos. foto EDH/Mauricio cÁceres

Rafael Barraza, presidente de Banco Agrícola explicó el comportamiento del sistema financiero del país, particularmente los depósitos y créditos. foto EDH/Mauricio cÁceres

Los depósitos en el sistema financiero han experimentado una tendencia de crecimiento significativa en los últimos meses, teniendo un crecimiento de 4.5 %, cuando el año pasado se habían mantenido sin crecimiento alguno, destacó Rafael Barraza, presidente de Banco Agrícola.

Explicó que este punto es fundamental para el sistema financiero, puesto que ofrece liquidez al sector. "(Los depósitos) están nuevamente creciendo, eso es la principal fuente de fondeo para que siga creciendo el crédito", añadió el directivo.

Aunque esta es una buena noticia para los bancos, Barraza desconoce de los motivos por los que se ha visto esta tendencia, puesto a que "todavía está por analizar qué es lo que está haciendo crecer los depósitos"; sin embargo, considera que un factor que podría explicar el crecimiento es el aumento de las tasas de interés locales.

"Observamos el comportamiento de las tasas de interés y estas han subido, en cuanto a depósitos, en alrededor de 50 puntos base. Hace un año estábamos en 3 % a 30 días y en este momento el promedio está más cercano al 3.8 %", explicó Barraza.

Adjudica el nulo crecimiento de los depósitos a las reformas tributarias ejecutadas por el Gobierno durante el año pasado, especialmente cuando se estuvo en discusión la Ley de Impuesto a las Operaciones Financieras que establecía que aquellas operaciones financieras que superaran los $1,000 estarían sujetas a un impuesto de 0.25 %. En aquel momento, esto causó incertidumbre hacia el tratamiento de los depósitos en el país.

De igual manera, se mantuvo en discusión diversos temas tributarios que generaron incertidumbre en las personas, limitando de esta forma los depósitos; no obstante, con el tiempo se fueron aclarando y "se vio superado el bajo crecimiento en estos primeros meses y de nuevo vemos una tasa de crecimiento más favorable".

Fue este estancamiento la principal preocupación del sector, pero ante la nueva tendencia, Barraza califica al sistema financiero como "muy sano y saludable", añadiendo que "es favorable para el crecimiento futuro y el sistema financiero es un reflejo de lo que pasa en el país, por lo tanto, a menos que el país empiece a crecer a tasas significativamente más altas, debería ver un crecimiento similar en el sistema financiero salvadoreño".

Por otra parte, el comportamiento de los créditos ha tenido un camino negativo, estos en comparación al año pasado han tenido un decrecimiento desfavorable para el sistema. "Hace un año estaba creciendo el crédito total en 8 % y ahora alrededor del 3.7 % a mayo, esa desaceleración en el ritmo del crecimiento es más acorde al nivel de actividad económica que estamos viviendo", detalló el presidente del banco.

Pero la demanda de crédito se ha visto más tangible en los sectores económicos, por ejemplo, existe una importante demanda por parte de la industria, especialmente las industrias exportadoras que están aprovechado la relación del país con Estados Unidos, los menores precios del petróleo y disminución en los costos de electricidad. Barraza determinó que "vemos una expansión en esos sectores". Así también se ha percibido una "actividad interesante" en el sector agroindustrial, específicamente ingenios y también en el sector de servicios, los cuales han tenido actividad en la demanda crediticia.

Barraza expuso que uno de los sectores que aún mantiene una demanda crediticia baja es el de la construcción y considera que se debe a que la demanda de proyectos de construcción de vivienda privada ha sido bastante limitado para el sector.

También se ha visto una disminución pequeña, pero significativa, en la inversión pública que podría explicar ese menor dinamismo de las obras públicas.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación