Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Cuestionan a Sieca por pérdidas en café

La cosecha del café se ha visto altamente afectada por cambios climáticos y la plaga de la roya. foto edh/ ARCHIVO

La cosecha del café se ha visto altamente afectada por cambios climáticos y la plaga de la roya. foto edh/ ARCHIVO

La cosecha del café se ha visto altamente afectada por cambios climáticos y la plaga de la roya. foto edh/ ARCHIVO

Varias gremiales cafetaleras señalaron ayer que las pérdidas en la cosecha de café del período 2013-2014 rondan los 150 millones de dólares, lo cual discrepa con la información proporcionada por la Secretaría de Integración Económica Centroamericana (Sieca) en su informe "Mercado de café en Centroamérica: una revisión del estado actual", publicado en marzo pasado.

De acuerdo con el documento, El Salvador tuvo una pérdida de 25.9 millones de dólares; sin embargo, la producción de quintales en la cosecha 2013-2014 fue de 723,000 quintales, esto equivale a un millón de quintales menos en comparación a la cosecha anterior.

Marcelino Samayoa, director ejecutivo de la Asociación Salvadoreña de Beneficiadores y Exportadores de Café (Abecafé), expresó que este es un grave problema para la caficultura, ya que representa un millón de quintales que no se exportaron y de los cuales no se percibieron divisas.

Por otra parte, datos del Consejo Salvadoreño del Café (CSC) expresan que la cosecha del 2013-2014 es la más baja en los últimos 34 años, cifra que ha preocupado a los caficultores y que pone en riesgo la producción del grano.

Sergio Ticas, presidente de la Asociación Cafetalera de El Salvador, informó que las proyecciones para la próxima cosecha no son muy optimistas debido a que esperan una cosecha similar a la pasada, y si mejora no será por mucho.

La baja producción cafetalera ha impacto grandemente en las exportaciones del grano, según el Consejo Salvadoreño del Café, hasta enero de este año se exportaron 106,223 quintales. Aquí se puede ver una caída del 93.1 % en comparación al 1,530,204 quintales exportados en la cosecha 2012-2013, que tuvo un crecimiento del 10.5 %.

Para hacer un comparativo, al analizar las exportaciones mensualmente se puede ver el decrecimiento del sector.

El Consejo Salvadoreño del Café ofrece datos hasta diciembre de 2013 con 31,039 quintales exportados, 69,319 quintales menos que en diciembre de 2012.

Los bajos índices de exportación también se ven reflejados en la cantidad de países a los que se exporta. Cuando en la cosecha 2012-2013 se exportó a 36 países, según indican datos del Consejo Salvadoreño del Café, en la cosecha 2013-2014 solo se exportó a 18 países.

Marcelino Samayoa explica que la baja producción no sólo se debe a la roya sino también a una sequía que experimenta el país.

Según el directivo, no ha llovido en la zona occidental, la cual representa más de la mitad de la cosecha nacional, y reitera que, aunque ya hay daños, no son estimables.

Los cambios climáticos en la nación han venido a afectar en su mayoría a la cosecha del café; no obstante, Sergio Ticas expresó que El Salvador ha sido el más afectado por la roya en la región centroamericana con más del 74 % de afectación de la plaga.

Esto también discrepa con la información proporcionada por el informe de Sieca, que posiciona a Honduras con la mayor afectación de la roya y a El Salvador con un impacto de sólo el 11.1 % en su cosecha.

Más allá de los obstáculos que han mermado la producción cafetera, la cosecha reciente experimentó una alta tasa de desempleo.

En 2013-2014 se emplearon 36,150 personas, alrededor de 49,351 personas menos que en el periodo 2012-2013. Esto presenta una mayor tasa de desempleo cuando se compara con la cosecha de 2010-2011, cuando se emplearon a 130,700 personas.

La Asociación Cafetalera de El Salvador informó que ya están "viendo como mejorar el desempleo" en el sector, debido a que al incrementar la tasa de empleo se estaría contrarrestando la delincuencia.

Esto ha dejado a los caficultores en una posición vulnerable ya que para remediar la situación necesitan dedicarse al cuidado de las fincas y de la cosecha, pero el problema recae en que no hay créditos para caficultores, según explica Samayoa, y es necesario que se inyecte capital para poder salvaguardar las fincas y, aun más importante, el parque cafetalero.

En ese sentido los caficultores piden al nuevo gobierno que se ponga en marcha el "Pacto Nacional de la Caficultura". "Estamos preocupados, definitivamente estamos peleando por rescatar el parque cafetalero", informó Sergio Ticas. Añadió que "el problema de la caficultura es integral, nos urge comenzar con este pacto para que comience a caminar la caficultura", concluyó.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación