Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Crece cultura y mercado de los Coffee Shop en el país

Los café de especialidades han iniciado una sana competencia del mercado local, y por supuesto, por atraer a amantes del buen café

The Coffee Cup abrió su primera tienda en 2001. La marca es considerada pionera en el rubro de coffee shop. foto edh / archivo

The Coffee Cup abrió su primera tienda en 2001. La marca es considerada pionera en el rubro de coffee shop. foto edh / archivo

The Coffee Cup abrió su primera tienda en 2001. La marca es considerada pionera en el rubro de coffee shop. foto edh / archivo

La primera tienda de café de especialidades nació hace 13 años en el Aeropuerto Internacional El Salvador bajo la marca: The Coffee Cup. Cabe mencionar que en la década de los 90 hubo intentos de establecer este tipo de negocios, pero sin mayor éxito.

The Coffee Cup, considerada la marca pionera en la venta de café gourmet, logró posicionarse rápidamente en el gusto de muchos salvadoreños, al mismo tiempo que abrió el camino a nuevos competidores, que ahora integran el mercado de los "coffee shop".

En su mayoría, los negocios se establecieron en sitios estratégicos, como plazas y centros comerciales, y muy pronto migraron a distintos formatos, incluyendo kioscos y autoservicio.

Dando un vistazo al pasado, Leyla Quirós, directora ejecutiva de The Coffee Cup, confirma que la oferta de tiendas de café de especialidades ha aumentado de forma significativa en el mercado salvadoreño, lo cual se evidencia en la cantidad de tiendas que han abierto en los últimos años.

En su opinión, la evolución de los coffee shop también se ha visto acelerada, gracias a la tecnología, pues cada vez hay más y mejores herramientas, las cuales antes no existían en el mercado.

"También se ha visto la llegada de nuevas tendencias en las recetas de café", expresa De Quirós, quien agregó que la oferta ha crecido, al ritmo que lo ha hecho la demanda.

Para el caso, en 2013 registraron crecimiento de 10 % con respecto a 2012. A pesar de la llegada de otros negocios de café la marca llegó a 37 sucursales; 26 en El Salvador, nueve en Honduras y dos en Estados Unidos.

A la marca le siguieran otras como Viva Espresso, que nació en marzo de 2006, cuando comenzó operaciones como Café Baristi. Mecafé y Coffee Station, llegaron luego.

En 2007, el canadiense, Benoit Gravel, decidió lanzarse al mercado de los café de especialidades, con la apertura de la primera Ben's Coffee.

Antes de la apertura, Gravel pasó tres años aprendiendo todo sobre la cadena del café, desde el tostado, beneficiado, catación hasta el barismo. Fue durante esos años cuando descubrió que los mejores cafés salvadoreños se destinaban a la exportación y el rezago se comercializaba en el país.

"Yo había probado cafés salvadoreños muy buenos, pero aquí no estaban disponibles. Ese fue la principal motivación para abrir Ben's Coffee. La idea era devolver a la población salvadoreña sus mejores cafés", comentó.

En la actualidad, esa sigue siendo la razón de ser de Ben's Coffee, en donde las bebidas están elaboradas con base a granos de café especiales de todas las regiones cafetaleras del país.

El empresario, que ahora posee cinco establecimientos, incluyendo una escuela de café, coincide con otros, al afirmar que el mercado ha registrado un crecimiento, pero en número de establecimientos, no así en las ganancias de los mismos, pues estos se han visto afectados por el bajo crecimiento económico del país y el ataque de la roya.

La expansión de la oferta, sin duda ha estado alimentada por el crecimiento de la demanda, pues el consumidor salvadoreño ahora busca un buen café. La demanda está clara, pero según Gravel, es necesario que la población amplié la cultura del café, por lo cual muy pronto comenzará a impartir clases sobre temas como: regiones productoras del país, beneficiado, variedades y métodos de extracción.

Sobre el crecimiento de la demanda, Ana Interiano, gerente de Macchiato Café El Salvador, asegura que los salvadoreños cada vez más están adquiriendo la cultura de consumir un buen aromático.

La exigencia de los consumidores propicia, a su vez, que los negocios se vayan diversificando cada vez más, incluyendo en sus servicios, atención de fiestas y banquetes, autoservicio, servicio a domicilio, entre otros.

Los formatos de los negocios han tendido a variar en los últimos años, como los kioscos que ofrecen siempre café de especialidades a precios más económicos. César Blanco, gerente de Bianco Café, explicó que el concepto es más informal, pero permite que cualquier persona pueda disfrutar de un buen café en un ambiente agradable.

El negocio permite a los clientes interactuar con los baristas, quienes amablemente muestran el proceso de preparación del café gourmet. Como un aporte a la cultura de esta bebida, Macchiato también realiza todos los meses, jornadas de catación.

El aumento en el número de negocios dedicados al rubro, ha propiciado la demanda de baristas, por lo cual muchos jóvenes se han comenzado a interesar en especializarse en esta materia. Esta carrera es impartida en la Escuela de Café del Consejo Salvadoreño del Café (CSC).

Eso también ha permitido el ingreso de marcas internacionales de café, como la estadounidense Starbucks, que abrió su primera tienda en suelo salvadoreño en 2010. En la actualidad posee un total de cinco tiendas.

Y en diciembre pasado, la marca de café colombiano Juan Valdez ingresó al país con un agresivo plan de expansión. La primera tienda abrió en centro comercial Galerías; y este mes abrió otra en el 'mall' Multiplaza. En el primer año, la marca proyecta abrir cinco tiendas y alcanzar un total de 20 en un período de cinco años. En cada tienda, la inversión ronda 250 mil dólares.

Las marcas foráneas llegaron al país, debido al alto consumo de café de los salvadoreños. Las nuevas inversiones, si bien han sido bien vista por los locales –pues amplían la competencia– también han sido criticadas, pues está propiciando la importación de café, siendo El Salvador productor nato del grano.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación