Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Costos por impuesto subirán para pymes

La banca se está adecuando para hacer las retenciones

Las pequeñas empresas son las que más costos tendrán por los trámites que harán. Foto EDH/

Las pequeñas empresas son las que más costos tendrán por los trámites que harán. Foto EDH/

Las pequeñas empresas son las que más costos tendrán por los trámites que harán. Foto EDH/

Las pequeñas y medianas empresas son las que más costos tendrán que asumir, por los trámites que deberán realizar, ahora que está vigente el impuesto a las operaciones financieras.

De acuerdo con el economista Miguel Lacayo, las empresas grandes pueden sobrellevar los trámites que implican abrir o modificar cuentas bancarias, debido a que regularmente tienen personal y recursos tecnológicos suficientes para hacerlo.

Sin embargo, serán los pequeños negocios los que tendrán que hacer más trámites, que implicarán más costos para su compañía.

"Se hace un trabajo que es improductivo para muchas empresas a las que, por el contrario, se necesita que se les faciliten las cosas", dijo.

Además, Lacayo asegura que el resultado de esta reforma fiscal le saldrá al país más caro de lo que el Gobierno espera recaudar al final de año.

"El beneficio fiscal es relativamente pequeño", dijo.

De acuerdo con la ley, que entró en vigencia desde el 1 de septiembre, los usuarios del sistema financiero tendrán que crear o habilitar cuentas especiales para gozar de las exenciones que establece la ley. Por ejemplo, no se cobrará el impuesto cuando se tengan que hacer los depósitos de planilla de los empleados en una empresa, cuando tengan que hacer los desembolsos de seguridad social y previsional o pagos de suministro del agua y energía eléctrica, entre otros.

La ley aplica el 0.25 % de cargo a los depósitos y transacciones que superen los $1,000.

No obstante, la asociación de pequeños empresarios, Unión Mipyme asegura que en el país no hay un negocio que por pequeño no tenga que hacer, en más de una ocasión, una transacción que supere la cantidad señalada.

Los casos serán diferentes de acuerdo al tipo de empresa o persona natural.

La banca se prepara

La Asociación Bancaria Salvadoreña (Abansa) ha emitido esta semana comunicados en los que solicita a sus clientes que se acerquen al sistema financiero, se informen y gestionen las cuentas que tengan que abrir, para que no les cobren los impuestos.

En ese sentido, la directora ejecutiva de Abansa, Marcela de Jiménez, dijo que "cada banco ha decidido su propio plan" para hacer las retenciones.

La compra de un software especializado que sistematice la información así como si se requerirá de más horas de trabajo para los empleados del sistema financiero serán decisiones que tomará cada banco de acuerdo con su actividad. Algunos, probablemente, tengan que hacer las retenciones de forma manual o semi manual.

Esto ha sido así porque la ley no dio tiempo a la banca para prepararse con varios meses de anticipación, y publicó el reglamento el mismo día en que la ley entró en vigencia.

De Jiménez dijo que, de acuerdo con la ley, se prevé que la mayoría de personas que tengan que abrir cuentas especiales serán empresas aunque también habrán personas naturales que tendrán que hacer estos trámites de acuerdo a su capacidad económica. "No toda la población tendrá que abrir estas cuentas especiales", afirmó.

Por su parte, el Ministerio de Hacienda publicó en su página web una guía de orientación general que explica con más detalle cómo se harán las retenciones de ley.

El instructivo da detalles del cobro del impuesto en transacciones con cheque, en efectivo, depósitos y liquidación de préstamos o de primas de seguros, entre otros.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación