Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Costa Rica mira de reojo a Petrocaribe seis años después

El partido de oposición asegura que el acuerdo podría tener sus desventajas

Costa Rica está considerando sumarse a Petrocaribe, como una posibilidad para reducir el precio de los combustibles.

Costa Rica está considerando sumarse a Petrocaribe, como una posibilidad para reducir el precio de los combustibles.

Costa Rica está considerando sumarse a Petrocaribe, como una posibilidad para reducir el precio de los combustibles.

SAN JOSÉ. Ante las constantes alzas en los precios internacionales de los derivados del petróleo, pero especialmente en los locales, el Gobierno de Costa Rica ha comenzado a mirar de reojo la posibilidad de pedir su ingreso a la iniciativa venezolana Petrocaribe, algo que inquieta a diversos sectores políticos del país.

Seis años después de que el entonces presidente, Óscar Arias, intentara sin éxito que Costa Rica formara parte de Petrocaribe, el actual mandatario, Luis Guillermo Solís, ha ordenado a sus funcionarios preparar un informe sobre lo que significaría ingresar a la iniciativa venezolana que brinda ventajas para la compra de combustibles.

Solís ha pedido un informe al Ministerio de Relaciones Exteriores, a la estatal Refinadora Costarricense de Petróleo (Recope) y al Ministerio de Hacienda sobre la conveniencia política, técnica y económica de una posible adhesión a Petrocaribe.

En la actualidad, el litro de gasolina súper vale en Costa Rica 816 colones (1.50 dólares), mientras el de gasolina regular 788 colones (1.44 dólares), precios nunca antes vistos en el país.

Y es que la posibilidad de ingresar a Petrocaribe, propuesta por el izquierdista Frente Amplio, no ha caído bien en varios sectores políticos y económicos del país, que consideran que no es conveniente una relación de este tipo con Venezuela.

Por ejemplo, el diputado y excandidato presidencial del derechista Movimiento Libertario, Otto Guevara, afirmó que Costa Rica correría el riesgo de comprometer su posición de política exterior en materia de derechos humanos, un tema por el que el Gobierno venezolano de Nicolás Maduro, y anteriormente de Hugo Chávez, ha sido duramente criticado a nivel internacional.

Otra de las preocupaciones de los opositores es que Costa Rica va a adquirir una deuda con Venezuela al comprar combustibles a crédito a largo plazo, en momentos en que en el país se debaten proyectos para reducir el déficit fiscal y frenar el crecimiento de la deuda externa.

Por su lado, el Frente Amplio (FA) ha destacado ventajas de Petrocaribe como la financiación del 50 % de la factura petrolera a 25 años plazo, a un interés fijo del 1 %, y que existe la posibilidad de que la deuda sea pagada con productos y servicios costarricenses.

Según el Frente Amplio, entrar al acuerdo Petrocaribe generaría una reducción en el precio del combustible de un 26 % y de la electricidad en un 40 %.—EFE

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación