Lee la versión Epaper

Cosecha de café 2015-2016 caerá a 800 mil quintales

Las predicciones del MAG indican que la cosecha caerá  100 mil quintales, afectando cerca de 20 mil empleos.

Café

El Salvador pasó de producir 1.5 millones de quintales hace cuatro años a un poco más de medio millón actualmente. | Foto por Archivo

El Salvador continuará elevando las cifras de desempleo este año no solo por el cierre de empresas, sino que también por la reducción en la producción de café local que en esta cosecha 2015-2016 podría llegar a 800 mil quintales, de acuerdo con declaraciones del Viceministro de Agricultura y Ganadería, Hugo Flores.

El representante de la cartera de Estado reconoció ayer que como resultado de los daños en la caficultura se perderán empleos, sin embargo aseguró que la reducción no  será tan exagerada como lo han declarado representantes del sector en estos últimos días.

“Producto de los daños en la caficultura y por el dato mismo que bajará la producción nosotros creemos que se perderán entre 15 a 20 mil empleos”, afirmó Flores pese a que representantes del sector afirmaron recientemente que estas pérdidas serán de más de 200 mil empleos.

Los productores del grano  han  señalado en ocasiones anteriores que la reducción de empleos lleva detrimento al sector, ya que muchos de los cortadores buscan migrar a la ciudad y se van quedando sin mano de obra.

“Lo que la gente hace es buscar el alimento y con esto la mano de obra en el campo se está reduciendo y cada vez se hace mas difícil tener mano de obra y producir”, aseguró Atilio Magaña, representante de Procafé.

Según lo explicó, el problema no solo se basa en que la gente ya no quiera aguardar por un empleo en el campo, sino que cuando hay oportunidad laboral en el parque cafetalero, no hay disponibilidad de la gente y esto conlleva a que el grano se caiga, se pierda, baje la producción y continúe el ciclo negativo.

En esta cosecha 2015-2016, que se espera que concluya entre marzo y abril de este año, el MAG había previsto una producción de más de 900 mil quintales, sin embargo, por las declaraciones dadas ayer por el Viceministro de la entidad, el panorama para el sector seguirá siendo desalentador.

La producción de café local continuará siendo una de las más bajas de la región, mientras que países como Honduras tiene expectativas que superar los 8 millones de quintales de café, en nuestro país se aplaude seguir cosechando menos de un millón de quintales.

Con esta producción, El Salvador ya sumaría tres cosechas en las que no logra recuperarse y volver a producir más de 1.5 millones de quintales que logró tener hace cuatro años.

Pese a que la cosecha de café sigue siendo de las más bajas en la región, el Viceministro de Agricultura dijo que la cartera de Estado ha venido trabajando para incrementar la producción.

Preocupan precios internacionales

Para los productores del aromático el tema de las malas cosechas no es el único problema que les aqueja, también el precio internacional que se ha mantenido entre los $111 y los $120 los últimos días, es un factor que puede llevar a hundir más al sector.

En este tema la analista de mercados de la Asociación Nacional del Café de Guatemala (Anacafé), Esther Eskenasy, aseguró ayer que los productores tendrían que resistir un poco más vendiendo el grano a precios que en muchos casos no cubren sus costos.

Según lo explicó la representante de Anacafé, el precio del café para entrega a futuro ha mantenido una tendencia a la baja que ha sido influenciada principalmente por la situación macroeconómica a nivel mundial.

El bajo precio internacional de petróleo que ha llegado a cotizarse hasta los $26 el barril mantiene en zozobra los mercados y esto ha influido para que se mantenga especulación en los precios de otros commodities, entre ellos el café. Pero, a esta situación se suma el hecho de que ya van cuatro años en los que se han registrado altas temperaturas que ha elevado el precio de algunos productos. El cambio climático ha tenido un impacto significativo en diversas áreas y ha creado incertidumbre en el sector alimentos.

Además señaló que la recesión económica en Brasil (uno de los principales productores del grano) también se ha unido al panorama desalentador.

Todos estos problemas a nivel mundial han generado  que los mercados mantengan una tendencia especulativa y los precios continúen bajos, aseguró Eskenasy.

Los productores reciben menos dinero

De acuerdo con el representante de la Asociación de Beneficiadores y Exportadores de Café (Abecafé), Marcelino Samayoa, aunque el precio en el mercado externo sea de $115, el productor tiene descuentos por rendimientos, es  decir que por cada quintal oro del grano (500 libras  uva), se debe verificar el porcentaje de café oro fino, café oro resaca (inferior) y café oro venta local, y basados en estos porcentajes se le da precio final.

Según lo explicó anteriormente Samayoa, si a la hora de clasificar el grano, el productor solamente tiene la mitad de un quintal en café oro fino, se le hace precio por ese porcentaje y por los demás se le otorga otro precio.

Pero además de ese descuento los cafetaleros tienen que deducir alrededor de $30 por cada quintal en concepto de transformación del producto. En ese proceso de transformación el productor debe pagar para que el beneficio realice el proceso de húmedo a seco, lleve a cabo la clasificación del grano, transporte el producto y lo coloque en sacos. Todos estos procesos en los que debe invertir el sector hacen que la ganancia que se les entregue al final no alcance ni siquiera a cubrir los costos que les genera su trabajo. Cada año los productores deben continuar invirtiendo  para lograr controlar las enfermedades que hasta la fecha continúan agobiando el parque cafetalero, tales como la roya, la broca y la antracnosis.

Esto también influye en que la ganancia que podrían tener al final de la cosecha, solo sirva para intentar sacar una mejor producción de café. 

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación