Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Construyen la torre más alta del planeta

Alcanzará un kilómetro de altura con lo cual superará al Burj Khalifa en Dubái Los elevadores viajarán a 10 metros por segundo a la cima

Arabia Saudita inició la construcción, en abril pasado, de un ambicioso proyecto arquitectónico: la Kingdom Tower. El rascacielos, que se espera sea finalizado en 2018, alcanzará un kilómetro de altura, posicionándose como el edificio más alto del planeta hasta la fecha.

El proyecto fue anunciado en agosto de 2011 con el objetivo explícito de superar al Burj Khalifa, que hasta ahora mantiene el título de la torre más alta, con 828 metros, y se encuentra situado en Dubái, una ciudad de los Emiratos Árabes Unidos.

De hecho la construcción de la Kingdom Tower será responsabilidad de los arquitectos Gordon Gill y Adrian Smith, los mismos que edificaron el Burj Khalifa. El presupuesto aprobado es de $1,200 millones, cerca de $300 millones menos que el rascacielos de Dubái. La inversión es respaldada por el príncipe saudí Al-Waleed Bin Talal, quien con optimismo expresó a los medios que espera recuperar dichos fondos en un período de solo 10 años.

La torre de mil metros de altura requerirá 529,000 metros cuadrados de concreto y 72,500 toneladas de acero. La estructura será triangular y cambiará de forma cada ciertos pisos para soportar mejor las corrientes de viento.

La base de toda la construcción, en la cual se trabaja desde abril, utiliza dos tipos de pilotes: circulares de 1.5 metros de diámetro y rectangulares de 2.8 metros de largo y 1.2 de ancho. Los cimientos superarán los 60 metros de profundidad y ocuparán un área de 530,000 metros cuadrados.

El lujoso rascacielos albergará en su interior 200 pisos, 59 ascensores, un hotel de lujo de la cadena Four Seasons, 160 apartamentos y el observatorio más alto del planeta.

Los 59 ascensores también representan un adelanto tecnológico para desplazar a los visitantes por todo lo alto del edificio. Ascenderán a una impresionante velocidad de 10 metros por segundo. Se estima que tardarían un minuto y 60 segundos en llegar a la cima.

Kone Corporation es la empresa contratada para construir e instalar estos elevadores. El jefe de tecnología para grandes proyectos, Johannes de Jong, explicó en una entrevista para la cadena CNN que con técnicas convencionales serían necesarias 20 toneladas de cables de acero. Llevar todo ese peso a la altura necesaria para instalar los ascensores es algo que la empresa consideró imposible. En su lugar desarrollaron la Kone Ultrarope, hecha de fibra de carbón, que es más liviana y resistente. Con este nuevo material solo serán necesarias tres toneladas de cable para operar.

Johannes de Jong explicó que la reducción en el peso también ahorraría un 21 % en el consumo de energía para los elevadores.

A pesar de su imponente altura esta torre es solo la primera fase de un proyecto urbanístico que desarrolla la familia real de Arabia Saudita a través de la Kingdom Holding Company. El complejo es conocido como Kingdom City y ocupará un área de 5.2 millones de metros cuadrados. Constará de lujosas residenciales, centros comerciales, hoteles y áreas de oficinas.

La Kingdom City estará ubicada como puerta de entrada a la Mecca, la ciudad santa del Islam.

Competencia de altura

Arabia Saudita ya cuenta con representación en el listado de los edificios más altos del mundo que elabora el Council on Tall Buildings and Urban Habitat (CTBUH). De acuerdo con el ranking de septiembre de 2013, el segundo rascacielos de mayor altura es el Makkah Royal Clock situado en la Mecca, con 601 metros.

El primer lugar lo mantiene hasta ahora el Burj Khalifa, de los Emiratos Árabes Unidos, y es precisamente el edificio al cual la Kingdom Holding Company espera superar.

Según los planos originales, la Kingdom Tower alcanzaría una altura de 1,600 metros, pero el diseño fue modificado tras los estudios de suelo realizados en 2008 para quedar en un kilómetro.

Aunque la construcción recién inició y no terminará hasta 2018, esta torre ya tiene una competidora en las alturas. El HuaYan Group, en alianza con el londinense Chetwoods Architects, anunciaron los planes para edificar las Phoenix Towers en Wuhan, capital de la provincia china de Hubei.

En principio las Phoenix Towers también tendrían un kilómetro de altura, pero los planos pueden ser modificados. Una de las torres será destinada a establecimientos comerciales, mientras que la otra estará destinada a actividades de recreación y cultura.

Las Phoenix Towers serán construidas en una isla dentro de un lago de la región. La novedad en su diseño es que estarán cubiertas con paneles fotovoltáicos para que sean capaces de producir su propia energía.

Sin embargo estas torres esperan la aprobación del gobierno chino para iniciar su construcción. Mientras tanto, la Kingdom Tower avanza hacia su finalización en 2018.

Según el ranking del CTBUH la mayoría de los 10 edificios más altos se encuentran situados en Asia y el Medio Oriente.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación