Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Construcción pasó un año más esperando agilización de trámites

La industria continúa enfrentando serios retos para lograr crecimiento.

Construcción

La burocracia es uno de los principales problemas que enfrenta la industria. | Foto por elsalv

La industria de la construcción esta a las puertas de cerrar este 2015 con un panorama similar al del año pasado. Con altos niveles de burocracia, una Ley de agilización de trámites que no logra despegar y además sin obtener crecimiento en la actividad económica.

Pese a que la Ley de Agilización de Trámites entró en vigencia a principios de 2014, a la fecha no ha generado utilidad para las empresas constructoras quienes deben pasar varios meses esperando resoluciones de trámite, según representantes de la industria.

De acuerdo con el presidente de la Cámara Salvadoreña de la Industria de la Construcción (Casalco), Carlos Guerrero, la normativa es uno de los grandes inconvenientes que enfrenta la industria.

“La ley de agilizacion de trámites fue una herramienta que creímos que iba a ser la solución, pero lamentablemente no lo están aplicando, desconocemos el porqué y lo que nosotros necesitamos es resolver el problema de reducir el tiempo de respuesta en todo el proceso de tramitologia de la construcción”, apuntó Guerrero.

Para el representante de Casalco, la excesiva burocracia en el país ha sido por varios años el telón de Aquiles para la industria, pero además de eso, la desconfianza que se genera con la falta de reglas claras y además, todos los impuestos con los que se sigue cargando a los salvadoreños, solamente abonan más a alejar la inversión en esta industria.

“El sector construcción quiere invertir en este país, quiere generar fuentes de empleo y lo que requerimos son las condiciones necesarias. No se logró en el 2015 resolver el problema, así que hay una tarea pendiente con la excesiva burocracia“, señaló.

El decrecimiento que ha experimentado la industria los últimos años ha llevado a reducir significativamente empleos y a que varias empresas locales incluso tengan en la mira otros países de la región para invertir.

Según lo destacó Guerrero aunque por una parte pareciera que el gobierno pretende contribuir con el sector, lo que ha sucedido es que se ha dado un “doble discurso”. En algunas ocasiones algunos funcionarios hablan continuamente de ayudar al sector, pero otros se encargan de alejar inversiones.

“Es importante no mandar mensajes equivocados, el sector privado lo que necesita es confianza”, apuntó.

Con este ya son más de tres años en los que la construcción sigue presentando cifras negativas. Pese a que el presidente del Banco Central de Reserva destacó a finales de septiembre que la industria había mejorado el crecimiento, este aún seguía bajo cero.

Proyectos en espera

Algunos proyectos en los que albergan esperanza las empresas seguirán esperando hasta el próximo año.

Un ejemplo de ello es la ejecución de Fomilenio II aún tendrá que esperar para el segundo semestre del próximo 2016, de acuerdo con el presidente de la gremial de constructores.

Aunque la industria tenía altas expectativas de que este año pudiera llevarse acabo su ejecución y con esto lograr un mejor cierre al final de año, la realidad es que aún tendrán que esperar que a partir de junio de 2016 para que se lleven a cabo las licitaciones para las obras a realizar.

Otro tema que aún tienen pendiente es la alianza por la prosperidad que según destacó Guerrero, serán operaciones estratégicas importantes.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación