Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Concesión de Puerto La Unión va a etapa final en medio de cambios

CEPA hizo cambios en la gerencia y ahora evalúa retrasar proceso de licitación

La concesión del Puerto La Unión entrará en su etapa final en medio de dudas por parte de las empresas. Foto EDH / Evelyn Linares

La concesión del Puerto La Unión entrará en su etapa final en medio de dudas por parte de las empresas. Foto EDH / Evelyn Linares

La concesión del Puerto La Unión entrará en su etapa final en medio de dudas por parte de las empresas. Foto EDH / Evelyn Linares

La Concesión del Puerto de La Unión se encamina a su etapa final en medio de una serie de cambios institucionales y el retraso en el proceso de licitación, que están ligados a dudas sobre la infraestructura de la terminal portuaria y que tienen a la Comisión Ejecutiva Portuaria Autónoma (Cepa) corriendo a mil por hora, para resolverlos lo más pronto posible.

Por una parte, todo el personal del equipo de concesión, que trabajó en el proyecto hasta elaborar las bases de licitación, fue cesado de sus cargos hace unos meses y sustituido por otros funcionarios al llegar el nuevo presidente de la autónoma, Nelson Vanegas.

Y, por otra, se ha detectado una fisura en la parte sureste del muelle, que si bien no es una falla estructural, ha puesto en alerta a las empresas que participan del proyecto, y les ha puesto a pedir todo tipo de información que les dé seguridad de la infraestructura que recibirán cuando una de ellas gane el contrato.

De hecho, el 2 de diciembre era la fecha estimada para que las cuatro empresas que pre calificaron al proyecto presentaran sus ofertas y, ese mismo día, sería la apertura de los sobres con la documentación.

Sin embargo, esa fecha podría retrasarse un mes más, pues ayer el presidente Vanegas informó que una de las cuatro empresas ha pedido una prórroga de no menos de 30 días, porque quiere conocer las condiciones en las que se encuentra el puerto.

"Necesitan hacer mayores evaluaciones del puerto, tienen otras interrogantes que quiere subsanarlas. Acuérdese que es un matrimonio para 30 años y es asumir la responsabilidad de un puerto que no está operando al 100%. Es natural que las empresas pidan una prórroga para estar seguros del negocio en el que se van a meter", dijo Vanegas.

La fisura, el compromiso del Gobierno para dragar el canal de acceso, el mercado potencial, su capacidad y hasta la legislación interna del Puerto son algunas de las preguntas que las compañías han efectuado a Cepa y que ésta ha tenido que ir respondiendo en todo este tiempo.

La Junta Directiva de la autónoma decidirá esta semana si otorga el plazo solicitado, pero Vanegas está consciente de que con ello se modificará toda la programación del proyecto portuario. De acuerdo con la programación original, la empresa ganadora se daría a conocer en enero próximo, y tendría que firmar contrato en marzo de 2015.

Cambio de personal

Los cambios alrededor de la licitación del puerto iniciaron en junio de este año.

Justo después de tomar las riendas de la autónoma, Vanegas decidió cesar de su cargo al gerente general de la autónoma, Salvador Villalobos; al gerente de concesiones, Carlos Federico Paredes; y al gerente del Puerto La Unión, Milton Lacayo.

Este último fue contratado en 2009 para que administrara la terminal, recién inaugurada por el presidente Mauricio Funes.

Lacayo era graduado de la Universidad Golden Gate de California (EE. UU.) y tenía una experiencia de más de 40 años en el puerto de Oakland, de ese mismo estado.

En su lugar asumió el cargo Emérito de Jesús Velásquez, quien es ingeniero agrícola y además es representante de la empresa de transportes de carga "Velmont", según las referencias del Centro Nacional de Registro.

Otro de los miembros del equipo de concesión del Puerto fue Carlos Federico Paredes, quien además era asesor del entonces presidente de Cepa, Alberto Arene.

El cargo de gerente de concesiones, así como de gerente general de la autónoma, también fue asumido por Velásquez.

"Nadie es imprescindible en la institución" y en temas como el Puerto de La Unión, "se trabaja en equipo y es éste el que vale a la hora de desarrollar un proyecto", dijo Vanegas cuando se le cuestionó sobre el cambio de gerentes en la institución.

El equipo cesado de sus puestos logró redactar las bases de licitación, participó de las reformas a la ley de concesión e inició los trámites de financiamiento para dragar el puerto.

A estos cambios le antecedió la destitución de Alberto Arene, quien salió de la presidencia de Cepa apenas dos meses antes de que terminara el periodo presidencial de Mauricio Funes. Fue sustituido por Hugo Barrientos, quien solo estuvo dos meses en el cargo.

Vanegas también prescindió del trabajo de la gerente del Aeropuerto Internacional, Yicsi Rodríguez, así como el del gerente de Fenadesal, Mauricio Castro. Ambos fueron sustituidos por Neftalí Ramírez y Walter Alemán, respectivamente.

En total son más de 30 los despidos desde que Vanegas llegó a esa autónoma.

La fisura del Puerto

La fisura en el muelle tampoco preocupa a los funcionarios. De acuerdo con el gerente general y del puerto de La Unión, Emérito Velásquez, esta fisura no es significativa y se está reparando, tal como si fuera un "repello en su casa", dijo.

La fisura ha estado en el Puerto desde hace algunos años. Según fuentes dentro del Puerto, la fisura está en la capa externa de la superficie del relleno del concreto, cuyo deterioro ya estaba previsto en la construcción de la obra.

De acuerdo con Velásquez, en estos momentos Cepa está revisando toda la infraestructura de la terminal marítima y haciendo las reparaciones necesarias para entregarle a la empresa concesionaria una infraestructura adecuada. "Estamos viendo todo: paredes, piso, todo. Le estamos dando mantenimiento a todo", dijo el funcionario.

Según Velásquez, la fisura pudo haberse generado debido al movimiento de la tierra, producto de los constantes temblores que sufre el país, pero afirmó que no es significativa.

La construcción del Puerto de La Unión comenzó en 2005 y terminó en 2008, por lo que a la fecha ya tiene más de seis años resistiendo los constantes temblores que el país reporta cada año. El último de 7.4 grados Ritcher se registró hace unos meses y tuvo su mayor impacto en la zona oriental del país.

Velásquez también negó que una de las empresas precalificadas haya renunciado a continuar en el proceso, debido a esta fisura, como se había especulado semanas atrás.

Cepa también está corriendo con la licitación de las empresas que harían el dragado del canal de acceso al puerto.

Para Vanegas, el Gobierno es el responsable de dragar el puerto. Así quedó establecido en la ley de concesiones del Puerto y así se le ha prometido a las empresas precalificadas. Según la programación de la licitación, el contrato del puerto debería estar listo en marzo de 2015, e igual sería con el contrato con la empresa dragadora.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación