Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Conapes afirma que 50 % de las pequeñas empresas han dejado de invertir por la inseguridad

Empresarios reiteran que el alto grado de inseguridad que vive el país afecta el clima de inversión, obligándoles a muchos a cerrar sus negocios.

delincuencia cierra negocios

Advierten que con la propuesta del Gobierno, varias empresas podrían pasar de la formalidad a la informalidad y esto reducir los ingresos del Estado.  | Foto por Archivo

martes 28 de febrero de 2012

Los altos indices de inseguridad que vive El Salvador continúan alejando inversiones y creando temor entre los empresarios locales, muestra de ello es que un 50 % de pequeñas empresas han dejado de invertir para salir adelante, según señaló ayer el Consejo Nacional de la Pequeña Empresa de El Salvador (Conapes).

De acuerdo con el último análisis empresarial de los representantes de la gremial, invertir en el país se ha vuelto incierto para todos los sectores, especialmente para las pequeñas empresas.

“El incremento de la violencia, ha generado una severa desmotivación en El Salvador, especialmente en las pymes, llevándolos a emigrar para trabajar y buscar la tranquilidad y protección de sus familias en el exterior. Conapes considera que la inseguridad, la economía y el alto índice de desempleo es lo que más está golpeando y hace más difícil su bienestar”, destacó la gremial en el informe.

Uno de los principales motivos por los que pequeños empresarios se han abstenido de realizar inversiones es porque las extorsiones continúan a la orden del día.

Conapes asegura que pese a que hay un avance en la prevención del delito, muchos empresarios se mantienen atemorizados por el acoso de los grupos delincuenciales y prefieren pagar antes que arriesgarse.

“El 70 % de las denuncias atendidas por las autoridades han sido investigadas y resueltas favorablemente, pero no quiere decir que por la cantidad de denuncias que reciben, las extorsiones han bajado; las cifras oficiales que manejan las autoridades no reflejan la disminución de las extorsiones”, aseguró Conapes.

Al 31 de diciembre del 2014, la gremial denunció que el 90 % de las pymes registradas estaban siendo extorsionadas a nivel nacional y, además, aseguró que desde el 2009 más de 350 pequeños empresarios han sido asesinados por negarse a entregar el dinero que les piden.

Panorama empeora para los emprendedores

En el informe que presenta, de manera regular, la gremial se toman como parámetros encuestas que realizan dentro del sector y que, además, para esta ocasión reflejan que ha aumentado la percepción que el país esta mal en términos de seguridad.

Según los datos presentados, de la población consultada por Conapes en el mes de agosto de 2014 , un 40 % consideraba que la seguridad en el país era mala, un 25 % señaló que era regular y un 35 % consideraba que era buena. Pero este año preocupa que un 80 % de los consultados dicen que la seguridad en el país es mala , un 15 % piensa que es regular y solo un 5 % considera que aún es buena.

Los datos proporcionados por la gremial destacan además que de los pequeños empresarios consultados, un 55 % desean abandonar el país por la inseguridad y el bajo crecimiento económico.

Conapes ha elaborado propuestas para que las autoridades correspondientes tomen cartas en el asunto y que pueda detenerse los crímenes que a diario sufren los comerciantes por grupos terroristas (como han sido declarados por la Sala Constitucional de la Corte Suprema de Justicia).

Continúan sumando dificultades

Las aflicciones que le toca vivir al sector no solo se ha visto reflejado en los indices de extorsiones, según los pequeños empresarios, sino que también en situaciones como el reciente boicot al transporte colectivo, que les afectó de manera significativa.

Las pérdidas fueron millonarias durante los 3 días del paro, pues minaron los pocos recursos que se obtienen en las pymes, apuntaron.

En esos días en los que la actividad del país se vio paralizada, las ventas en general llegaron a reducirse hasta en un 80 %, el sector informal de las pequeñas y medianas empresas señalaron que perdieron más de 40,000 dólares diarios y el precio de la canasta básica incremento casi 15 %.

Ante esta imparable situación de delincuencia que vive el país, la gremial recomienda que se derogue la ley antipandillas, que se busque la creación de una ley específica para el combate de las extorsiones, y además, que el Gobierno central incluya en los presupuestos anuales los suficientes recursos para la PNC y la Fiscalía para el combate a la delincuencia.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación