Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Cobro de $18 en aduanas implica costos de hasta $120 por contenedor

Pago de horas extras por los retrasos son algunos de los costos

El colapso del sistema se dio en enero, con un paro de transportistas de carga. Foto EDH /Archivo

El colapso del sistema se dio en enero, con un paro de transportistas de carga. Foto EDH /Archivo

El colapso del sistema se dio en enero, con un paro de transportistas de carga. Foto EDH /Archivo

El cobro de $18 que la Dirección General de Aduanas realiza desde inicios de 2014 en siete pasos fronterizos y que son exigidos para hacer una revisión de la mercadería a través de un escáner de rayos X, incluido el Puerto de Acajutla, ha elevado los costos de las empresas.

Aunque el trámite de revisión solo representa $18 por contenedor, los atrasos que implica el proceso de revisión, provoca que los costos se incrementen por los requerimientos de transporte, pago de cuadrillas y almacenamiento, alcanzando hasta los $120 por contenedor para importadores y exportadores.

Omar Ramírez, presidente de la Asociación de Representantes de Empresas Navieras y Empresas Portuarias (Arenep), dice que la situación continúa y, en el puerto, se están dando problemas de comunicación, de capacidad, de coordinación, aunado a la deficiente capacidad de infraestructura de la terminal marítima.

Agrega que el puerto fue diseñado para el manejo de carga a granel, y con la cantidad de contenedores es difícil que un proceso tan sencillo como la inspección de rayos X pueda realizarse, si no se solventan las problemáticas antes mencionadas.

La situación, que comenzó a presentarse a inicios de 2014, podría agudizarse con la llegada de la "temporada alta", cuando comience a llegar la carga que se espera para las temporadas navideña y el final de año.

Los trámites tardados, engorrosos y hasta cierto punto costosos, ha obligado a algunos empresarios a mover sus mercaderías desde Puerto Quetzal, en Guatemala.

"Yo he escuchado de algunos importadores y exportadores que están analizando mover a Puerto Quetzal, porque en cuestión de tiempos y costos, les sale muy caro estar moviendo contenedores desde Acajutla", menciona.

Esta situación también la manifiesta Silvia Cuéllar, directora ejecutiva de la Corporación de Exportadores de El Salvador (Coexport).

"Carga de nuestro puerto se iría para Puerto Quetzal y no queremos eso, que El Salvador pierda carga por la ineficiencia que se está dando, ya que en Guatemala es más rápido", señaló Cuéllar.

El problema estructural con el que ya lidiaba el puerto de Acajutla, vino a agudizarse con los trámites y movimientos que requiere el uso del equipo no intrusivo de rayos X, dice el titular de Arenep.

Ramírez comenta que el manejo de volumen de carga de las navieras, desde 2010 tiene un aumento sostenido de 12 % , si las condiciones del puerto de Acajutla mejoraran, eso les permitiría mayor crecimiento. "Si existiesen las condiciones adecuadas como para poder manejar volúmenes mayores se podría crecer aún más, porque entiendo que hay gente que mueve contenedores a través de Puerto Quetzal", dijo.

Lamentó, además, que a raíz de los atrasos en la concesión del puerto de La Unión, haya impactado de forma directa para que no se destinen fondos para la modernización del Puerto de Acajutla. "Con lo de la concesión del Puerto de La Unión, se han retrasado las inversiones que se habían programado para Acajutla, y se han llegado a niveles insostenibles en manejo de los volúmenes", comentó.

Eliminar las limitantes

El pago de los $18 no son ningún problema, según el representante de Arenep, pero los señalamientos son para el proceso que se ha implementado como tal, aunado a la falta de acceso a las otras entidades de control como la PNC, para quienes no está permitido ver las imágenes de los sistemas de Rayos X, lo que genera doble inspección física.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación