Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Ciudadanos pagan 62 impuestos y “nada mejora”, dice Cardenal

Unos 23,000 de un total de 700,000 ciudadanos activos pagan impuestos cada año.

Tr·fico centro

San Salvador, 17 de diciembre de 2014. | Foto por CC

San Salvador, 17 de diciembre de 2014.

Unos 23,000 ciudadanos y empresas formales, de un total de 700,000 de la población económicamente activa, pagan un total de 62 impuestos que representan medio año de trabajo, según calculó ayer el presidente de la Cámara de Comercio e Industria de El Salvador (Camarasal), Luis Cardenal. 

De acuerdo con el empresario, 23 de estos impuestos se han aplicado en los últimos seis años, sin que a la fecha los ciudadanos estén satisfechos por los servicios que les retribuye el Estado. 

Cardenal dijo que la inseguridad, la salud y la educación son garantías ciudadanas que no están cubiertas, a pesar de que el Gobierno recibe ahora más dinero a través de impuestos. 

Según el empresario el pago de impuestos está concentrado en el 30% del comercio pues el resto opera en el sector informal, donde no pagan renta ni IVA pues los trámites burocráticos les desaniman a hacerlo. 

“Hay gente que pudiendo y debiendo no pagan”, señaló el empresario. 

Mencionó que a pesar de que se ha hablado en otros años sobre la aplicación de un monotributo, el Gobierno nunca se ha interesado en ampliar la base tributaria, y al final resultan ser el mismo grupo de trabajadores el que paga más impuestos. 

“Uno trabaja para el Gobierno de enero a junio de choto”, para que ellos tengan carros blindados y buena salud”, dijo el empresario, en una entrevista radial matutina. 

Sus declaraciones se dan en el marco del nuevo impuesto a las telefonías, que ahora cobra un 5% adicional a todas las llamadas y a la compra de productos electrónicos con el fin de obtener más dinero para combatir la inseguridad. 

El empresario recrimina que sea siempre la empresa privada a la que se le achaque que no quiere pagar impuestos, cuando hay un gran sector informal que no paga aún teniendo los ingresos económicos para hacerlo. 

La economía no crece como se espera

Y a solo dos semanas para que termine el año, Cardenal dijo que la economía no ha crecido como se esperaba. 

Pese a que los datos preliminares del Banco Central de Reserva auguran un crecimiento económico de 2.6% al final del año, Cardenal aseguró que este crecimiento no es suficiente para satisfacer las necesidades elementales de los salvadoreños ni para crear los empleos que requiere el país.

“Estamos mejor que el año pasado, pero no significa que estemos bien. “La pregunta es si esos resultados son satisfactorios para la población”, manifestó.  

Según Cardenal, aunque las cifras dicen que el país está mejorando, hay indicadores que demuestran lo contrario, como por ejemplo, la atracción de inversión, que sigue siendo la cifra más baja en relación a todos los países de la región.

“Una de las señales más básicas es si nosotros atraemos inversión”, dijo Cardenal, quien está convencido que aún hace falta mucho por hacer.

En resumen, aseguró que El Salvador aún no logra ser confiable para otros países pues está cambiando constantemente las reglas del juego y generando incertidumbre a los empresarios. 

Recordó que hace unas semanas la calificadora de riesgo estadounidense Moody’s bajó su perspectiva económica desde “estable” hasta “negativa”, con lo cual el país se vuelve menos confiable. 

Uno de los problemas que señala es que el país no cumple con las cosas que promete, entre ellos lo impuestos, que se han aplicado a pesar de que se han discutido otras alternativas en mesas de trabajo. 

“La raíz de los problemas económicos son políticos. No se define el sistema, no hay reglas claras”. 

Puso como ejemplo que durante el gobierno del ex presidente Mauricio Funes, se crearon muchas mesas de trabajo en las que se discutieron todo tipo de temas, pero de las que nunca salió una decisión concreta. “Se hacen mesas falsas donde lo tienen a uno perdiendo el tiempo”, dijo. 

El empresario dijo que ahora desconfía de hasta las cifras económicas que el Gobierno divulga pues hay sectores que han enfrentado sequías o problemas como el sector azucarero o la construcción, que ahora están reportando datos positivos. 

“Creo que las cifras son muy bajas para lo que el país necesita”, concluyó. 

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación