Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Cenizas en pastizales afectan la producción lechera en Oriente

Ganaderos preocupados por la manutención de los animales debido a falta de pasto y maleza

Según datos recopilados por autoridades, el 80 % de los pastizales ha sido dañado por la ceniza. Foto EDH/Carlos Segovia

Según datos recopilados por autoridades, el 80 % de los pastizales ha sido dañado por la ceniza. Foto EDH/Carlos Segovia

Según datos recopilados por autoridades, el 80 % de los pastizales ha sido dañado por la ceniza. Foto EDH/Carlos Segovia

A todo eso se suma que las ganaderías de la zona han visto una reducción en su producción lechera, según datos de la Asociación de Ganaderos de El Salvador( AGES).

Danilo Fuentes, presidente de AGES, confirmó que debido a la erupción y a la lluvia de ceniza posterior, los pastizales fueron afectados y eso tuvo, como consecuencia, la reducción en la producción lechera, de inmediato.

Agregó que las reses estuvieron sometidas a mucho estrés, lo que abonó para que la producción mermara al punto que, de 45 mil botellas que se producían por día en las ganaderías migueleñas en general, ahora solo han podido producir 25 mil. Buena parte de las lecherías que se ubican en el volcán tuvieron producciones ínfimas.

Mirna Ulloa, que reside en la zona y que posee algunas cabezas de ganado en su terreno, explicó que "los potreros quedaron llenos de ceniza y los animales no pueden comer el poquito de monte que había quedado; el pasto que teníamos ya cortado también se llenó de ceniza y ahora los animales no tienen qué comer", dijo la mujer.

Agregó que antes de que el volcán hiciera erupción, la vaca que ordeñaba le generaba ocho botellas diarias, ahora sólo tres y, por como ven la situación, puede empeorar.

"Estamos comenzando el verano y estos animales ya no tienen que comer, les estamos dando el pasto sacudido. Con hambre se lo comen, pero tememos que les haga daño a ellos y a nosotros a largo plazo", continuó.

Este temor es el de cientos de ganaderos de la zona de Usulután que resultaron afectados por la expansión de la ceniza que llegó hasta sus ganaderías. Fuentes indicó que "a los ganaderos de Usulután les afectó, incluso, mucho más que a los ganaderos que estamos del lado oriente del volcán, y si el ganado no quiere comerse el pasto con ceniza, muchos recorreremos a invertir en la compra de comida para evitar que se nos mueran", es un gasto extra, dijo el ganadero.

Candelario Espinoza, un pequeño ganadero, explicó que "resultamos afectados de todas formas con la erupción, ahora tenemos que enfrentar como mantener vivos a nuestras vacas, porque no tienen qué comer y cada día la producción es menor", dijo.

Aseguró que antes de la erupción ordeñaba dos vacas que le producían 10 botellas de leche cada una, pero después de lo ocurrido solo le dan tres botellas cada una.

"Nosotros, con esa leche, una parte la vendíamos y otra era para nosotros, pero ahora ni para nosotros sale", indicó el pequeño grangero.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación