Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

CEL reiniciaría obras de El Chaparral, pero aún no tiene fondos

La autónoma hará al menos tres licitaciones para "ahorrar". La construcción costaría $290 millones

El hoyo de El Chaparral ha estado abandonado desde 2010, cuando CEL terminó el contrato de construcción con la empresa Astaldi. Foto EDH/ Archivo

El hoyo de El Chaparral ha estado abandonado desde 2010, cuando CEL terminó el contrato de construcción con la empresa Astaldi. Foto EDH/ Archivo

El hoyo de El Chaparral ha estado abandonado desde 2010, cuando CEL terminó el contrato de construcción con la empresa Astaldi. Foto EDH/ Archivo

La construcción de la presa hidroeléctrica El Chaparral podría reiniciarse entre noviembre y diciembre de este año, según confirmó ayer el presidente de CEL, David López Villafuerte.

Sin embargo, la autónoma aún no cuenta con los fondos económicos para financiar el proyecto, cuyo costo subirá a $290 millones y no $220, como originalmente se había planeado.

El aumento de presupuesto para la megaobra se tendría que conseguir a través de préstamos con entes financieros y también con fondos propios, según dijo ayer el presidente de la autónoma.

Además se están gestionando al menos tres diferentes licitaciones que tienen que ver con la instalación de las turbina, las máquinas y el suministro de concreto.

El funcionario dijo que se ha hecho un nuevo rediseño, se ha buscado el apoyo técnico de una empresa rusa y CEL también asumirá la supervisión de la obra, con el fin de ahorrar.

Hasta el momento CEL ha logrado un ahorro de $100 millones, dijo el funcionario.

"Vamos a manejar múltiples contratos. Lo que estamos haciendo es ahorrar", dijo López Villafuerte.

Además informó que en el rediseño se ha movido el dique a 670 metros arriba donde hay una consolidación del suelo y también se ha hecho un canal de derivación para alimentar las turbinas.

Los cambios, sin embargo, no modificarán la generación de energía, que se mantendría en 70 megavatios.

La presa está botada desde 2010, cuando la empresa constructora Astaldi y CEL terminaron el contrato de construcción, a raíz de un desacuerdo sobre el costo de la obra.

Astaldi solicitaba más pago por la obra y un plazo más largo, pero CEL se opuso y finiquitaron el acuerdo, tras un pago de $108 millones.

Desde entonces el proyecto de generación de energía ha caminado a paso de tortuga y ha sido cuestionado por el pago que CEL hizo a la compañía por una obra que no terminó.

La Corte de Cuentas ha revisado el pago que se hizo y ha encontrado una serie de inconsistencias. Paralelo a este estudio también está una revisión de la Fiscalía General de la República, que ya terminaron su proceso y avalaron que se continuara con la construcción de la presa hidroeléctrica.

También sigue ese paso una serie de proyectos de generación de energía renovable, como un parque eólico en Metapán y la ampliación de la presa 5 de noviembre.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación